Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué duele estar lejos de las personas que amas?

U.S. Navy

Fr Robert McTeigue - publicado el 04/06/16

... y qué alegría cuando lo vuelves a ver

¿Cuáles son los mayores sufrimientos y alegrías de la vida humana? Entre los sufrimientos más intensos seguramente deberíamos contar el añorar a un ser querido. Y entre las mayores alegrías, la reunión con ese ser amado al que tan dolorosamente echamos en falta. Agustín de Hipona lo explica así:

“Había un montón de detalles por parte de mis amigos que me hacía más cautivadora su compañía: charlar y reír juntos, prestarnos atenciones unos a otros, leer en común libros de estilo ameno, bromear unos con otros dentro de los márgenes de la estima y respeto mutuos, discutir a veces, pero sin acritud, como cuando uno discute consigo mismo. Incluso esta misma diferencia de pareceres, que, por lo demás, era un fenómeno muy aislado, era la salsa con que aderezábamos muchos acuerdos. Instruirnos mutuamente en algún tema, sentir nostalgia de los ausentes, acogerlos con alegría a su vuelta: estos gestos y otras actitudes por el estilo, que proceden del corazón de los que se aman y se ven correspondidos, y que hallan su expresión en la boca, lengua, ojos y otros mil ademanes de extrema simpatía, eran a modo de incentivos que iban fundiendo nuestras almas y de muchas se hacía una sola”.

¿Quién no querría formar parte de una hermandad como esta? (¿Sabemos los cristianos que así es como deberíamos ser?).


WOMEN CHATTING OVER COFFEE

Te puede interesar:
Cómo ganar más amigos según el santo más simpático de la historia

A veces, cuando llevamos mucho tiempo separados de un ser querido, no nos damos cuenta de cuánto le hemos añorado hasta que nos reunimos de nuevo con él. Y entonces la alegría del encuentro tiene un tinte de tristeza.

¿Por qué? Porque el dolor de la separación ha terminado por fin. Experimentamos una especie de conmoción al final de ese dolor, al igual que cuando nos quitan un diente en mal estado y, con él, también se llevan el dolor que causaba.

No éramos conscientes de cuánto dolía hasta que por fin cesó el dolor. Y entonces surge una tristeza, una especie de lástima hacia nosotros mismos, cuando podemos ver, con el fin de ese sufrir, con cuánto dolor habíamos estado conviviendo durante tanto tiempo.

Nos impacta la tolerancia que tenemos para nuestro propio dolor, que no notamos por completo hasta que el malestar llega a su fin, como en la reunión con un ser querido.

Todo el dolor de la añoranza del ser amado parece surgir a flote, todo a la vez, cuando nos reencontramos con él o ella.

Y, al igual que con el fin del dolor de muelas con el que habíamos aprendido a vivir, también termina el dolor de la separación cuando nos reunimos con los seres queridos, un dolor del que no somos plenamente conscientes hasta que la dicha de la reunión lo hace manifiesto, al tiempo que lo termina.

Por tanto, una reunión tras un largo periodo de distancia puede resultar agridulce, pues abrazamos por fin a esa persona tan amada como añorada y notamos, con piedad y compasión, nuestro propio dolor por echar de menos a aquellos que queremos.

¿Qué quiere decir añorar a alguien? ¿Es el mero reconocimiento de una ausencia? No. Yo mismo podría decir que la mayoría de las personas que he conocido están ausentes hoy, pero no puedo decir que las eche de menos, al menos no a la gran mayoría.

Los franceses tienen una maravillosa forma de expresar esta pena activa de añorar a alguien, una forma más explícita que nuestro acostumbrado “te echo de menos”. Los franceses dicen “tu me manques”, que es, literalmente, algo parecido a “me faltas”. Mucho mejor, ¿verdad?

Es una forma más directa de manifestar que alguien está presente en su ausencia. Señala a ese pedazo que está ausente de uno y que es, justamente, ese otro al que se añora.

De alguna forma, aprendemos a vivir día a día con el presente dolor de aquellos que están ausentes, mientras anhelamos su compañía y nos esforzamos por una feliz reunión con los amigos lejanos.


Kiedy latem pada deszcz. Czyli 10 sposobów na wakacyjną nudę!

Te puede interesar:
Amigos para siempre

Los cristianos tenemos una esperanza de feliz reencuentro incluso con los que están separados de nosotros a través de la muerte. Esperamos una reunión feliz y eterna con ellos en el paraíso.

Es bien posible que haya lágrimas de lamento ahora que, como cristianos, nos dolemos por los nuestros y sufrimos por los que nos faltan. Prometamos consolarnos mutuamente y prometámonos ayuda mutua para llegar al hogar de nuestro Padre Celestial, nuestro único hogar verdadero.

En este consuelo mutuo, para mantener la fe en nuestros amados fallecidos rezando diariamente por su descanso eterno, quizás estas palabras de san Ignacio de Loyola nos sean de ayuda. Poco antes de su muerte, san Ignacio escribió:

Si en este mundo habitarannuestra patria y verdadera paz interior,qué gran pérdida sería para nosotroscuando se nos arrebatancosas o personas quenos aportan tanta felicidad.Pero como peregrinos que somos en esta tierra,con nuestra eterna ciudaden el Reino de los Cielos,no debiéramos tener porgran pérdida el queaquellos que amamospartan algo antes que nosotros,puesto que pronto habremos de seguirlesal lugar donde Cristo, Señor y Redentor nuestro,nos tiene preparada en su dicha la más feliz de las moradas.




Te puede interesar:
¿Cómo es el cielo? 10 santos te lo cuentan

Tags:
amistadoracionseparaciónser humanosufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.