Aleteia

Mi hermano Down, un cromosoma más de alegría y dinosaurios

Comparte

Es la historia de Gio que tiene trece años y una sonrisa más larga que sus ojos. Que roba la gorra a un mendigo y sale corriendo; que ama los dinosaurios y el color rojo….

Giacomo es un joven italiano de 20 años. Un día se le ocurre realizar un video de cinco minutos titulado The Simple Interview; el protagonista es su hermano, Giovanni (Gio) de 13 años que nació con síndrome de Down.

Los hermanos Mazzariol que solo querían divertirse se vuelven famosos en redes sociales. Así, sin avisar, la fama toca a la puerta después de la publicación del video, el 21 de marzo de 2015. Sucesivamente, Giacomo escribe un libro sobre Gio y se preanuncia la realización de una película.

Ironía, ternura y fantasía en el universo paralelo de Gio, contado por su hermano mayor. Una historia difundida por diarios y páginas web italianas del calibre de: Il Corriere della Sera, La Repubblica, Huffington Post, entre otros.

«Desde ese momento, nos han llamado las editoriales y ha nacido la idea de hacer una película el próximo año», confirmó.

Entrevistado por Aleteia, Giacomo recorre la génesis de su deseo de expresarse. «Yo hice el video no para hablar de personas Down, sino para hablar de mi hermano Gio».

«Es como hablar de personas con cabellos negros. Es algo que puede caracterizar una persona pero no es lo que determina a una persona».

Giacomo minimiza el dato del número de visualizaciones de su video (son miles y miles). Para él es suficiente que cada vez más personas le manifiesten que aprecian su obra sin pretensiones. «Me escriben para dar lecturas que jamás imagine que ellos encontrarían».

Mi hermano persigue dinosaurios (publicado en español por Nube de Tinta) es un libro honrado; Giacomo describe en forma de diario su crisis de adolescente, no se acepta a sí mismo e incluso llega a esconder a sus amigos y a la chica que le gusta que tiene un hermano Down.

«No me aceptaba a mí mismo. Era el periodo de la adolescencia». «Hasta que decidí mirar a Gio por lo que es y no por lo que esperaba que fuera». «¿Cómo hacer para convivir con la fragilidad de mi hermano?» se cuestiona en el texto.

«Cada uno es un genio. Pero si se juzga un pez desde su habilidad de subirse en los arboles, él pasará toda la vida a creerse estúpido», es la cita de Albert Einstein que abre el libro.

Este joven que mide sus palabras al hablar explica, «hay que apreciar a cada persona por lo que es. Gio es Gio, mi hermana es mi hermana, mi papá es mi papá».

Le pregunté si cree en Dios, si acaso este cariño por su hermano es cuestión de fe, pero en cambio me sorprendió al poner su sentimiento por Gio en un plano concreto y para nada abstracto.

«Mis padres son muy creyentes y nos han dado muchos valores… yo estoy buscando. Este año estoy leyendo varios filósofos. Mis padres creen en la familia unida. Nos queremos mucho. Ellos nos infunden valores de fraternidad, de aceptación y amor incondicional«, declara.

De hecho, sugiere, «no se puede elegir todo en la vida, no se puede elegir a quien amar. Hay que elegir amar y ¡basta!«, cita Giacomo a su mamá que es ama de casa y ha dejado el trabajo para dedicarse a la familia. Su papá es un director de escuela y sus tres hermanas completan el cuadro familiar.

«Quiero que este libro sea considerado como una historia, no como una manifestación sobre la minusvalía, me gusta que las personas que viven varias situaciones le saquen provecho».

«No es sólo para familias con hijos con síndrome de Down, hay personas que me han escrito que tienen un hermano como Gio o que no tienen hermanos diciendo: gracias por haberme hecho entender que la vida es demasiado breve para dejarse condicionar por el juicio de los demás y sobre como las personas juzgan tu vida».

En suma, agregó, es la historia de «la vida de dos hermanos. Yo no hablo de teorías. Hablo de mi convivencia con Gio». «Creo en la potencia del bien. Y sí hay una sola cosa en la vida por la cuál ser feliz, creo que esa sea la cosas más importante y por la cual vale la pena vivir».

WEB-Giacomo Mazzariol BROTHER-DOWN--Facebook-Cruz Lab Production

Me despido, el día de la entrevista, de Giacomo Mazzariol deseándole lo mejor para su examen final de bachiller con el que culmina sus estudios antes de la universidad. En Italia se inicia entre los 19 y los 21 años. Unos años más que en América Latina.

Es curioso que en italiano ese examen se llame ‘maturitá’, una palabra que sabe en castellano a madurez, esa que expresa en su plenitud vital este joven de veinte años que es capaz de imaginar y apreciar los dinosaurios colorados de Gio y hacer, al mismo tiempo, que otras personas se enamoren de ese ‘universo paralelo’.

A continuación, una muestra de ese universo, en la síntesis descriptiva que hace Giacomo de su hermano menor en el libro.

«Es la historia de Gio. Giovanni que tiene trece años y una sonrisa más larga que sus ojos. Que roba la gorra a un mendigo y sale corriendo; que ama los dinosaurios y el color rojo; que va al cine con una compañera y regresa a casa y anuncia a todos: ‘me he casado’.

 Giovanni que baila en plena plaza solo, al ritmo de la música de un artista callejero, y uno después de otro transeúnte llegan a relajarse y comienzan a imitarlo. Giovanni es uno que hace bailar las plazas».

«Giovanni que todo el tiempo del mundo está concentrado en veinte minutos, nunca más de veinte minutos: si uno va de vacaciones por un mes, ha estado apenas veinte minutos.

Giovanni que sabe ser cansador, extenuante, que cada día va al jardín y trae una flor a mis hermanas. Y si es invierno y no la encuentra les trae hojas secas.

Giovanni es mi hermano. Y esta es también mi historia. Yo tengo 19 años, me llamo Giacomo»…

 

Si quieres comprar el libro, pincha en la portada

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.