Aleteia

Su familia no lo quería por sus deformaciones y ellos hicieron esto

Comparte

Una inspiradora historia de amor

¿Has oído alguna vez hablar de Adam? Nació con graves deformaciones físicas. Por eso su familia decidió abandonarlo o matarlo. Pero una pareja que trabajaba en el hospital donde se encontraba, Raja y Jessica Paulraj, decidió adoptarlo.

Ocurrió en el Burrows Memorial Christian Hospital de la ciudad india de Silchar hace casi cinco años. Un bebé sin párpados, ni nariz, ni manos y con las piernas fusionadas.

“Cuando conocimos a Adam fue muy inesperado para mí pero desde el comienzo sentí que Dios escogió a este niño para que lo cuidáramos”, recuerda Jessica.

La familia se mudó a Carolina del Norte para poder atender mejor al pequeño. El médico John Val Aalst, que le operó del paladar, asegura que “si Adam se hubiera quedado en India, hoy no estaría con vida”.

Personal médico, conocidos y desconocidos colaboraron generosamente en la atención médica del niño. En sólo una semana se recaudaron cien mil dólares y muchas personas se unieron y oraron.

“He orado, mi familia ha orado, Jessica y Raja han orado”, explica a CBN Val Aalst, y añade: “¿Será perfecto? Sí, ya es perfecto. ¿Alguna vez será normal según los estándares del mundo? Nunca”.

Aunque al nacer los médicos le daban sólo unos meses de vida, Adam tiene hoy cuatro años y su familia comparte en internet una historia de amor para quedar con la boca abierta.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.