Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 20 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: ¿Se puede orar con arrogancia? ¡No!

Aleteia Team - publicado el 01/06/16

Texto completo de la audiencia del Papa Francisco 1 de junio 2016

Yo me pregunto:¿Se puede orar con arrogancia? ¡No!

Pasaje bíblico: Lucas 18 10-11.13-14

Queridos hermanos y hermanas, buenos días!

El miércoles oímos la parábola del juez y la viuda, sobre la necesidad de orar con perseverancia. Hoy en día, con otra parábola, Jesús quiere enseñarnos lo que es la actitud correcta para orar e invocar la misericordia del Padre. Y ‘la parábola del fariseo y el publicano (Lc 18,9-14).

Ambos protagonistas suben al templo a orar, sino que actúan de maneras muy diferentes, obteniendo los resultados opuestos.

El fariseo reza «de pie» (v. 11) y utiliza una gran cantidad de palabras.

La suya es, sí, una oración de agradecimiento dirigida a Dios, pero en realidad es un despliegue de sus propios méritos, con un sentido de superioridad sobre los «otros hombres», descritos como «ladrones, injustos, adúlteros», como, por ejemplo, y señala a «este publicano» (v. 11).

Pero aquí está el problema: el fariseo ora a Dios, pero en verdad mira a sí mismo. Reza a sí mismo. En cambio, tener delante a Dios es tener un espejo.

El fariseo “aunque se encuentra en el templo, no siente la necesidad de inclinarse ante la grandeza de Dios; de pie, él se siente seguro, ¡como si él fuera el patrón del templo!

El enumera las buenas obras realizadas: es irreprochable, observa la Ley más de lo debido, «dos veces por semana» y paga el «décimo» de todo lo que tiene.

En resumen, más de orar, el fariseo se complace de la propia perseverancia en la observancia de los preceptos. Sin embargo, su actitud y sus palabras están lejos de su forma de actuar y de hablar de Dios, que ama a todas las personas y no desprecia a los pecadores. El fariseo “desprecia a los pecadores cuando señala al otro que está allí”.

En resumen, el fariseo, que se siente justo, deja de lado el mandamiento más importante: el amor a Dios y al prójimo.

No es suficiente, por lo tanto, preguntarnos cuánto oramos, también hay que preguntarse cómo orar, o más bien, cómo es nuestro corazón: es importante examinarlo para evaluar los pensamientos, sentimientos, y erradicar la arrogancia y la hipocresía.

“Yo me pregunto:¿Se puede orar con arrogancia? ¡No! ¿Se puede rezar con hipocresía? ¡No! Solamente debemos rezar a Dios así como nosotros somos, pero el fariseo rezaba con arrogancia e hipocresía”.

Todos somos presa del frenesí del ritmo diario, a menudo a merced de sentimientos, aturdidos y confundidos. Es importante aprender a encontrar el camino hacia nuestro corazón, recuperar el valor de la intimidad y el silencio, porque ahí es donde Dios se encuentra con nosotros y nos habla.

Sólo a partir de ahí podemos, a su vez, conocer a otras personas y hablar con ellos. El fariseo se ha encaminado hacia el templo, es seguro de sí mismo, pero no se da cuenta de que ha perdido el camino de su corazón.

El publicano se presenta en el templo con un corazón humilde y con animo arrepentido», de pie a la distancia, no osaba alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho» (v. 13).

Su oración es muy corta, no es tan larga como la del fariseo: «Oh Dios, ten piedad de mí, pecador».

Y el Pontífice invitó a los 15.000 fieles presentes a repetirla en coro tres veces: «Oh Dios, ten piedad de mí, pecador».

De hecho, los cobradores de impuestos – llamados «publicanos» – fueron considerados impuros, sumisos a los gobernantes extranjeros, fueron mal vistos por la gente y por lo general asociados con los «pecadores».

La parábola enseña que se es justo o pecador, no por la propia pertenencia social, sino por la forma en que se relacionan con Dios y los hermanos.

Los actos de penitencia y unas simples palabras del publicano dan testimonio de su conciencia acerca de su miserable condición. Su oración es esencial. Actúa como un humilde, confiado sólo ser un pecador necesitado de compasión.

Si el fariseo no pedía nada porque lo tenía todo, el publicano sólo puede pedir misericordia de Dios. “¡Esto es bonito, mendigar la misericordia de Dios!

El publicano se presenta con las «manos vacías», con el corazón desnudo y el reconocimiento de ser un pecador, nos muestra todas las condiciones necesarias para recibir el perdón de señor. Al final, precisamente él así de despreciado se convierte en un icono del verdadero creyente.

Jesús concluye la parábola con una frase: «Les digo que éste descendió a su casa justificado pero aquél no; porque todo el que se engrandece será humillado, pero el que se humilla será engrandecido.”» (v 14. ).

De estos dos, ¿quien es el corrupto? El fariseo. Es el icono del corrupto que finge de orar. Pero solo logra pavonearse (presumir) de sí mismo frente a un espejo: ¡Es un corrupto y finge de orar!

Por lo tanto, en la vida quien se cree justo y juzga a los demás y los desprecia es un corrupto e hipócrita.

El orgullo afecta a toda buena acción, vacía la oración, aleja de Dios y de los demás.

Si Dios prefiere la humildad no es para degradarnos: la humildad es más bien la condición necesaria para ser realzados por Él, con el fin de experimentar la misericordia que viene a llenar nuestros vacíos.

Sí la oración del soberbio no llega al corazón de Dios, la humildad del miserable lo abre de par en par. ¡Dios tiene una debilidad por los humildes! Delante a un corazón humilde, Dios abre su corazón.

Y es ‘esta humildad que la Virgen María expresa en el canto del Magnificat: «Ha mirado la humildad de su esclava. […] De generación en generación su misericordia para los que le temen «(Lc 1,48.50). Que nos ayude ella, nuestra madre a rezar con corazón humilde y nosotros repitamos: “¡Oh, Dios, ten piedad de mí, pecador¡”.

(traducción, edición: Ary Waldir Ramos y Patricia Navas)

Tags:
documentopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.