Aleteia

El “mártir de Armero” camino a los altares

Comparte

Anuncian la beatificación del colombiano Pedro María Ramírez

Fabio Duque Jaramillo, obispo de Garzón (Colombia), ha compartido a través de un comunicado la noticia de la proximidad de la beatificación del siervo de Dios Pedro María Ramírez, conocido como el “mártir de Armero”.

“El parecer de los teólogos sobre la causa del martirio ha sido por unanimidad positivo”, expresó Duque, respondiendo un poco a los numerosos inconvenientes que presentó su proceso.

Ramírez murió durante la revuelta de abril de 1948 luego de que se negase huir de la ciudad de Armero ya que considerara su presencia necesaria para ayudar a la población.

El contexto en el que se desarrolla su vida sacerdotal y muerte es el de la lucha entre liberales y conservadores, lo que ha generado cierta lentitud en aclarar su vida virtuosa ya que se desenvolvió en un clima muy violento para el país hasta el punto de contar entre los asesinados a 200.000 colombianos.

Se acusaba a Ramírez de aprovechar las prédicas y actividades pastorales para perseguir a los simpatizantes del Partido Liberal. Y se ha dicho también de él que echó una maldición profética frente al pueblo de Armero que se concretó 37 años después de su muerte.

“Deseo morir por Cristo y su fe”

Ramírez nació el 23 de octubre de 1899 en el municipio de La Plata (Huila). Fue bautizado el día siguiente de su nacimiento en la parroquia de San Sebastián de La Plata.

Al cumplir los 12 años ingresó al seminario del municipio de Elías y el 4 de octubre de 1915 se matriculó en el Seminario Mayor de Garzón. Se ordenó como sacerdote el 21 de junio de 1931, logrando celebrar su primera misa en la parroquia donde fue bautizado.

Su vida pastoral inició cuando en 1934 fue enviado como párroco en Cunday, en 1943 estuvo en Fresno y finalmente llegó a Armero en 1946.

Murió el 10 de abril 1948 en la plaza principal de Armero amacheteado por las turbas antirreligiosas del Tolima. Solía decir: Deseo morir por Cristo y su fe”.

 ¿Primer mártir colombiano?

Luego de conocerse en el país la noticia del asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán en Bogotá, gran parte del pueblo de Armero, que era en su mayoría liberal, se unió a la revuelta nacional pidiendo la caída del gobierno conservador y acusando a la Iglesia católica de tomar partido a favor del conservatismo.

Es por eso que el 9 de abril un grupo de liberales se dirigió a la casa cural con intención de matar al sacerdote, pero se vieron frenados por una monja mexicana, la madre Miguelina, de la comunidad de las Mercedarias Eucarísticas.

Estos nos lograron su objetivo pero saquearon toda la casa, destruyendo lo que había en ella y amenazando con su pronto regreso.

Frente a esta compleja situación, las monjas le pidieron a Ramírez que se fuera del pueblo pero se negó. Al día siguiente ofició su misa matutina, dio la comunión, confesó y visitó a más de 170 conservadores detenidos en la cárcel.

Antes del mediodía repartió las hostias consagradas que quedaban, guardó una en caso de necesidad y escribió a lápiz un testamento.

“De mi parte, deseo morir por Cristo y su fe. Al excelentísimo señor obispo mi inmensa gratitud porque sin merecerlo me hizo ministro del Altísimo, sacerdote de Dios y párroco hoy del pueblo de Armero, por quien quiero derramar mi sangre. Especiales memorias para mi orientador espiritual, el santo padre Dávila. A mis familiares que voy a la cabeza para que sigan el ejemplo de morir por Cristo. Con especial cariño los miraré desde el cielo. Profunda gratitud con las madres eucarísticas; desde el cielo velaré por ellas, sobre todo por la madre Miguelina (la superiora). En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Armero, 10 de abril de 1948”.

Al regreso de la turba, las monjas escaparon y quedando el sacerdote indefenso fue sacado en medio de insultos, golpes y puñetazos y llevado a la plaza principal del pueblo donde fue entregado a un tumulto de por lo menos mil hombres y mujeres exaltados y entre machetazos y ultrajes pudo pronunciar sus últimas palabras: “Padre, perdónalos. Todo por Cristo” para finalmente dar su último respiro.

 Alegría para los huilenses

Hasta el día de hoy la Santa Sede no se ha pronunciado respecto a la fecha en la que el papa Francisco hará pública la declaración.

Sin embargo, el pueblo del Huila junto a su pastor celebra y espera la proclamación solemne de la beatificación del Padre Pedro María Ramírez.

“Alegrémonos por el don que el Señor nos ha dado en el Padre Pedro María Ramírez, que desde ahora puede ser considerado venerable sin que se pueda tener todavía ninguna expresión de culto, hasta el día en que la Iglesia proclame solemnemente su beatificación”, dijo Duque en la carta dirigida a los sacerdotes, religiosos, seminaristas y fieles de su iglesia diocesana.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.