¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: Me hace mal el corazón cuando veo un horario en las parroquias

the_nautilus
Comparte

Jubileo de los Diáconos y Angelus en la Plaza de San Pedro

Papa Francisco presidió, esta mañana, la Celebración Eucarística en el Jubileo de los Diáconos y les mostró que “el servidor descuida los horarios”.

Durante su homilía hizo una reflexión sobre el horario de las parroquias y mostró que le hace mal el corazón cuando hay uno horario “de tal hora a tal hora”. “¿Después? No hay una puerta abierta, no está el sacerdote, no está el diácono, no hay un laico que reciba a la gente… esto hace mal”, continuó el obispo de Roma: “Descuidar los horarios: tienen esta valentía, de descuidar los horarios. Así, queridos diáconos, viviendo en la disponibilidad, vuestro servicio estará exento de cualquier tipo de provecho y será evangélicamente fecundo”.

En su homilía comenzó explicando la carta del Apostol San Pablo a los Galanas: “Servidor de Cristo” y mostró cómo los términos “apóstol y servidor, están unidos, no pueden separarse jamás; son como dos caras de una misma moneda: quien anuncia a Jesús está llamado a servir y el que sirve anuncia a Jesús”.

“El discípulo de Jesús no puede caminar por una vía diferente a la del Maestro, sino que, si quiere anunciar, debe imitarlo, como hizo Pablo: aspirar a ser un servidor”, continuó el Papa Francisco.

Papa Francisco se preguntó: “¿Por dónde se empieza para ser «siervos buenos y fieles»?” y puso como primer paso “la disponibilidad”: “El siervo aprende cada día a renunciar a disponer todo para sí y a disponer de sí como quiere”.

“Quien sirve no es un guardián celoso de su propio tiempo, sino más bien renuncia a ser el dueño de la propia jornada”, mostró.

También el Papa Francisco habló de la humildad y la mansedumebre, que debe ser la gran virtud de los diáconos: “imitar a Dios en el servicio a los demás: acogerlos con amor paciente, comprenderlos sin cansarnos, hacerlos sentir acogidos, a casa, en la comunidad eclesial, donde no es más grande quien manda, sino el que sirve. Y jamás gritar: ¡jamás!”.

Finalizó su intervención explicando que deben ser mansos de corazón y estar en constante diálogo con Jesús: “No tendréis temor de ser servidores de Cristo, de encontrar y acariciar la carne del Señor en los pobres de hoy”.

Rezo del Ángelus

Tras la celebración Eucarística el Papa rezó con los fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro. En sus mensajes recordó la celebración de la Jornada Nacional del Consuelo, que tiene por objetivo ayudar a las personas a vivir bien la fase final de la su existencia terrena y  la tradicional peregrinación que hoy se realiza en Polonia al Santuario mariano de Piekary.

También quiso destacar que el próximo miércoles, 1° de junio, con ocasión de la Jornada Internacional del Niño, las comunidades cristianas de Siria, tanto católicas como ortodoxas, rezarán juntas por la paz.

“Los niños sirios”, dijo el Papa, “invitan a los niños de todo el mundo a unirse a su oración por la paz”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.