Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 24 julio |
Santa Brígida de Suecia
home iconDesde Roma
line break icon

Turquía y las relaciones esperanzadoras entre católicos y musulmanes

Vatican Insider - publicado el 27/05/16

«Me ocupo del diálogo islámico-cristiano desde hace más de veinte años y, a menudo, un poco provocatoriamente, digo que este diálogo no existe, si lo concebimos como relación entre ‘universos religiosos’. Y con mayor razón aquí en Turquía, en donde el Islam es muy complejo y variado, y el cristianismo, reducido a una velita, está particularmente fragmentado: hay católicos de cuatro ritos, protestantes, anglicanos, ortodoxos. En conjunto, los cristianos son menos del 0,1% de la población. En cambio, siempre digo que existen relaciones entre personas de fe cristiana e islámica, y pueden ser buenas y fecundas». Con estas palabras comenzó la conversación con el padre Claudio Monge, dominico piamontés de 48 años, quien vive desde hace trece en Estambul, después de haber estudiado un master en Lengua y cultura turco-otomana y el doctorado en Teología de las Religiones en la Universidad de Estrasburgo. Es párroco de la Iglesia dedicada a los santos Pedro y Pablo, además de ser responsable del Centro de Estudios DoSt-i (Dominicans Study Istanbul, acrónimo que significa amistad en turco), ambos ubicados en el barrio de Gálata, en donde los dominicos están presentes desde 1223. Asisten a la parroquia católicos locales (pocos), además de algunos trabajadores extranjeros, turistas y un grupo de chicos africanos que estudian en la universidad con becas.

Las relaciones cotidianas

«En Turquía, y es un problema de no poca relevancia, la Iglesia católica no tiene reconocimiento jurídico, por lo que no tienen ni siquiera las órdenes religiosas», prosigue el padre Claudio. «Es una situación que impone dificultades y limitaciones objetivas; sin embargo, en este marco difícil, no falta señales de aliento y de buena convivencia con los musulmanes. Estambul es una megalópolis cosmopolita en la que viven millones de personas de diferentes países: la diversidad, pues, no suscita hostilidades o desconfianzas, como en otras zonas de Turquía. En la mayor parte de los casos vivimos vidas paralelas, pero tanto mis parroquianos como los chicos africanos han construido buenas amistades con musulmanes. Los barrios ciudadanos son como pequeñas aldeas; un poco nos conocemos todos y las relaciones, aunque sean superficiales, son generalmente cordiales, también gracias al carácter acogedor del pueblo turco. Pongo un pequeño ejemplo: la primera cosa que hace el peluquero musulmán cuando entro a su peluquería es ofrecerme una taza de té y ponerse a platicar».

La Iglesia y la gran biblioteca

Cada sábado, la Iglesia se abre por la tarde y los chicos africanos organizan una visita guiada para los turistas, principalmente turcos musulmanes: los visitantes se revelan interesados y respetuosos, demuestran admiración por las obras pictóricas (presencia para ello inusual en lugares de culto) y manifiestan gran curiosidad por todo lo que hay en la iglesia (desde las velas hasta del tabernáculo), haciendo muchas preguntas. «Yo y mis dos hermanos estamos muy contentos de ello —dice el padre Monge—, porque hemos creado esta iniciativa justamente para ofrecer una ocasión de encuentro y animar al conocimiento mutuo, sobre todo en relación con los contenidos de la fe».

Y luego está el Centro de Estudios con la biblioteca, la más rica de todo el país en materia de cristianismo: 35.000 volúmenes que van desde la historia de la Iglesia hasta la teología, desde el diálogo interreligioso hasta la filosofía, sobre todo medieval y tomista. «Muchos profesores universitarios musulmanes, con los que tengo relaciones frecuentes y de amistad, mandan aquí a sus estudiantes e investigadores», dice el padre Claudio. «Mi tarea es acompañarlos en el estudio. El Centro permite tender vínculos significativos: el saber  y la pasión por el saber unen, favoreciendo el conocimiento y la estima recíproca y, a veces, incluso profundas amistades. La obra de evangelización se expresa no solo con el anuncio explícito, sino con una presencia que acompaña a las culturas y a las personas».

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
2
Verificat
¿Es peligrosa la nanotecnología usada en las vacunas anti covid?
3
nun
Larry Peterson
Jesús le regaló a esta religiosa esta oración de 8 palabras
4
WATER
Philip Kosloski
¿Por qué el sacerdote se lava las manos durante la misa?
5
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
6
MEN METAL DETECTING
Zoe Romanovsky
Un hombre encuentra la Medalla Milagrosa en el océano después de ...
7
MONICA ASTORGA
Esteban Pittaro
Una monja carmelita logró la casa propia para 12 personas trans
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.