Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 25 junio |
San Juan Bautista
home iconEspiritualidad
line break icon

La fe da alas

Carlos Padilla Esteban - publicado el 27/05/16

Sólo necesito que alguien me vea, crea en mí, me sostenga

Creo que muchas veces no puedo hacer algo si otros no confían en mí. Acabo pensando que no soy capaz de lograr lo que sueño si otros antes ya me han condenado. Y curiosamente soy capaz de hacer algo cuando alguien antes ha creído en mí.

Cuenta Irene Tuset Relaño, madre de Andrés, diagnosticado de Síndrome de Down, la experiencia con su hijo.

A la pregunta: «Mamá, ¿yo puedo?» ella anima a su hijo a ser valiente y hacerlo: «Seguiré explicando una y otra vez que mi hijo sí puede, aunque a veces se equivoque, aunque alguna vez se desoriente. Seguiré dejándole subir solo por las escaleras y entrar solo al colegio. Seguiré haciendo pedagogía para que al menos nuestro mundo comprenda que ayudar no siempre ayuda, proteger a menudo debilita y la excesiva preocupación nos anula. Puedo decir que los hijos se suelen parecer bastante a lo que sus padres esperan de ellos, a lo que su mundo espera de ellos. Así que nuestros prejuicios alimentan la discapacidad. Nuestros miedos se convierten en sus muros. No pido más, sólo un poco de confianza, de empatía. Señales que nos alienten, que nos empoderen, que vayan en nuestra misma dirección y sentido. Porque en realidad todos pueden, claro que pueden. Pero les tendremos que dejar intentarlo y equivocarse, caerse y levantarse, tantas veces como sea necesario. Tendremos que tratarles con respeto, desde un plano de igualdad, el que les corresponde por derecho».

A veces soy esclavo de mis miedos o de la desconfianza de los otros en mí. Dejo de poder cuando otros dejan de creer que yo puedo. Se me contagia la misma falta de fe. No creo porque otros no creen.

Y mi falta de fe en los demás hace que ellos tampoco sean valientes y no avancen. Me fío mucho más de la mirada de los demás que de mi mirada. Desconfío de mi propia forma de ver las cosas.

Y ya no lucho cuando no veo posibilidad de triunfo al final del camino. Cuando otros no me animan. No me arriesgo donde otros me han dicho que es imposible llegar. Si ellos no han podido, yo tampoco puedo. Dejo de creer en lo imposible y me fío sólo de lo posible.

La fe del padre en el hijo lo capacita para la vida. Su falta de fe, lo imposibilita. Pero también la fe de los hijos en el padre lo hacen más capaz de ser padre. Decía Tim Guenard: «Si yo cambio, es porque mis hijos creen en mí, en que puedo cambiar».

El poder que tiene el mundo sobre mí es inmenso. Un comentario negativo tira por tierra mi alegría. Un comentario positivo me anima a subir más alto.

Una persona me decía: «Le dije que si me quejaba en alto era para ver si él decía algo, me preguntaba, se interesaba, mostraba preocupación y amor. Él no reacciona con nada, mira para otro lado, y es como si yo no existiera. Me siento invisible a su lado y reclamo su atención. ¿Tan raro es? Lo hacen los niños y es totalmente normal y lo que reciban influirá en su autoestima. Le dije que si por la mañana me preguntaba una sola vez: ¿Qué tal te encuentras hoy? Le contestaría y punto».

Quizás a veces basta con no parecer invisible delante de la persona que me ama, a la que amo.

Basta con una pregunta en medio de la vida para caminar ilusionado. Con un interés verdadero en medio de las dudas. Basta con mirar al otro y querer saber cómo se encuentra. Qué va a hacer. Cuál es su siguiente desafío.

Tal vez hace falta salir de uno mismo para creer en el otro, para pensar en el otro. Dejar de mirar mis preocupaciones y angustias para mirar más el alma de la persona que está a mi lado.

No hay nada peor que parecer invisible. No ser tomado en cuenta. No hay nada peor que ver que nadie cree en mí, nadie confía en mis posibilidades.

Puedo cambiar si creen en mí. Puedo levantarme cada mañana si me ven, si no soy invisible. Puedo dar más de mí mismo si no me ponen barreras limitantes.

Amurallan mi vida con imposibles. Con miedos, con prejuicios. Para que no caiga, para que no yerre. Pero yo sí puedo. Puedo lograr lo que temo. Puedo subir más alto.

Porque alguien cree en mí, me sostiene en mis límites, ve más allá de mis barreras.

Me gustaría no ser invisible para otros. Me gustaría que creyeran en mí cuando he caído, cuando no he tocado la meta, cuando me he frustrado en mi intento por llegar más lejos.

Mis miedos me limitan y limitan a otros. Me hacen mirar mi vida y la de los demás con miedo. Construyo barreras allí donde no hay barreras y no creo en las posibilidades de mi propia vida ni en las posibilidades de los demás.

Fe en el otro. Fe en mí mismo. En el poder escondido en mi corazón. Sólo necesito que alguien me vea, crea en mí, me sostenga. Se ría de mis enfados, le conmuevan mis inmadureces. Se tome a broma mis bloqueos y me saque de esa cueva en la que me encierro cuando dejo de creer en lo imposible.

Me gusta esa fe sencilla del que camina a mi lado. Esa fe que me levanta siempre cuando caigo. Esa fe que es como una roca en medio de mi camino y me hace confiar y ser valiente en la aventura de la vida.

Hace falta valor para jugar al borde del precipicio, para aventurarme en las cumbres más altas, para sentir que puedo vencer cuando todo está en mi contra, para navegar mar adentro sin miedo a lo desconocido.

Quiero creer en mí mismo para seguir caminando. Creer que puedo. Creer que es posible. Quiero creer en aquellos a los que amo. Quiero construir puentes y dar alas.

Tags:
almafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
4
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
5
BART DE WEDER
Aleteia Image Department
Custodio de un pequeño milagro
6
Redacción de Aleteia
Papa Francisco: Que sus hijos los vean besándose
7
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.