Aleteia

Este diccionario de latín está escribiéndose desde 1894.

Comparte

Y sus responsables aún van por la letra “N”. Probablemente esté concluido en 2050.

En una biblioteca, en Munich, aproximadamente 20 investigadores trabajan actualmente en un proyecto que otros comenzaron hace apenas 122 años: son los responsables del más completo diccionario de latín, tal y como fue hablado y escrito desde las primeras inscripciones, datadas en el VI AC hasta alrededor del 200 DC, cuando su uso como una lengua hablada, de uso corriente y cotidiano, comenzó a decaer.

“Si una palabra aparece sólo en un graffiti en la ruina de un inodoro en Pompeya, esa palabra estará en nuestro diccionario”, comentó la investigadora y editora Marijke Ottink a Byrd Pinkerton, para NPR.

El gobierno alemán otorgó esta misión a un grupo de expertos en 1894, y esta primera generación llenó infinidad de cajas con miles de láminas y recortes de papel: referencias extraídas de fragmentos de poesía, discursos, textos legales, referencias culinarias, lápidas, placas de calle y más. En este diccionario, cada palabra tiene al menos una caja llena de referencias; Para la palabra “res”, que significa “cosa”, hay 16. Foto cortesía de Nigel Holmes para NPR.
El gobierno alemán otorgó esta misión a un grupo de expertos en 1894, y esta primera generación llenó infinidad de cajas con miles de láminas y recortes de papel: referencias extraídas de fragmentos de poesía, discursos, textos legales, referencias culinarias, lápidas, placas de calle y más. En este diccionario, cada palabra tiene al menos una caja llena de referencias; Para la palabra “res”, que significa “cosa”, hay 16. Foto cortesía de Nigel Holmes para NPR.

El esfuerzo de estos investigadores incluye revisar exhaustivamente una cantidad de obras escritas en latín, catalogando cada palabra y cada pasaje conseguido en alguna hoja de papel, pergamino o inscripción, y luego crear una entrada detallada en el diccionario para cada palabra, con su significado y las inflexiones recogidas en cada documento. El gobierno alemán otorgó esta misión a un grupo de expertos en 1894, y esta primera generación llenó infinidad de cajas con miles de láminas y recortes de papel: referencias extraídas de fragmentos de poesía, discursos, textos legales, referencias culinarias, lápidas, placas de calle y más. En este diccionario, cada palabra tiene al menos una caja llena de referencias; Para la palabra “res”, que significa “cosa”, hay 16.

El Thesaurus Linguae Latinae, una vez terminado (en 2050, según algunos cálculos del equipo), tendrá un volumen completo para cada letra del alfabeto.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.