Aleteia

El regalo de un «samaritano en mar» que conmovió al Papa

Comparte

El socorrista Òscar Camps le cuenta a Francisco que en Lesbos le escondieron parte de la realidad

El papa Francisco recibió un chaleco «salvavidas» de una niña siria de 6 años muerta en el mar Egeo junto a su familia. Lo llevó hasta la plaza de San Pedro Òscar Camps, representante de la asociación española Proactiva open arms que está socorriendo a los refugiados ante las costas de la isla griega de Lesbos.

“El Papa era consciente de la situación en Lesbos, sabía de nuestro trabajo y nos ha animado a seguir”, explicó Camps después de la audiencia general de este miércoles 26 de mayo de 2016 en la plaza de San Pedro.

La imagen del cuerpo del pequeño Aylan conmovió conciencias. Sin embargo, en cada una de las incontables chalupas, botes o barquitos destartalados que no cesan de llegar a la costa de Lesbos hay decenas de niños como él.

Òscar Camps, testimonio directo de ese holocausto de inocentes, le entregó también ayer una carta al papa Francisco con un resumen de lo que ha visto y le solicitó que visite Bruselas, sede de la Unión Europea, para “hacer lo mismo que hizo en Lesbos”.

El símbolo del chaleco 

En entrevista con Aleteia, Camps, de 53 años, aseguró que el chaleco es, precisamente, un homenaje “a esa realidad que seguramente evitaron en la versión oficial que le dieron los políticos (al Papa) durante su visita (a Lesbos)”.

“Le hemos podido enseñar, mostrar, decirle que era de una niña siria de 6 años que murió ahogada con el resto de su familia… Ya no llegamos a tiempo. Y le hemos pedido que siga apoyando esta causa y si un día puede viajar a Bruselas a convencer a los políticos”, dijo.

El Papa recordó, horas antes durante la audiencia general, que “es un deber de todos proteger a los niños, sobre todo a los que están expuestos a un elevado riesgo de explotación, trata y conductas desviantes”.

WEB-RESCUE-SEA-REFUGEES-OSCAR CAMPS-Facebook Proactiva open arms
Òscar Camps, socorrista de Proactiva open arms, entregó al papa Francisco un chaleco salvavidas símbolo de las muertes inocentes y evitables en el mar Egeo en medio de la crisis humanitaria de refugiados que Europa aún no logra resolver

En este escenario hay hombres y mujeres «buenos samaritanos» que están aplicando las obras de misericordia sin ideologías o prejuicios de raza, condición social o religión, explorando el Mar Egeo para salvar vidas en los márgenes en las costas de Lesbos.

Camps denunció la tardanza en los auxilios y la ineficacia de las políticas europeas y tildó de «inhumano el acuerdo con Turquía».

“Se ve demasiado interés por poner recursos para deportar o para poner debajo de la alfombra una realidad”, dijo.

Según el socorrista sobre mar, los políticos “no saben gestionar y luego no hay recursos para la seguridad o para un pasaje seguro”.

Al Papa en Lesbos le escondieron parte de la realidad 

En este sentido, sostuvo que traía una versión fuera de la oficial. “A veces las versiones oficiales se separan de la realidad, camuflan la realidad o la esconden”, insistió el español.

“En este caso, en el viaje (del Papa) a Lesbos, le arreglaron los campos de refugiados, se los pintaron, se los limpiaron y eligieron las calles, lo compusieron todo. Para nosotros eso es una versión oficial”, denunció.

En efecto la crónica del día 26 de abril, revela que hubo revueltas en el campo de refugiados de Lesbos con el reinicio de las deportaciones a Turquía. Los menores no acompañados abrieron un agujero en la valla para exigir su liberación.

Por si acaso, nosotros hemos traído nuestra versión y se la hemos podido entregar en mano por escrito para que sea consciente y pueda tener esta información para su buen uso”, abundó Camps.

El representante de la asociación Proactiva open arms no quita ningún mérito al viaje del Papa a Lesbos, por el contrario…

“El hecho de él llegar allí de una manera tan rápida, improvisada y en poco tiempo demuestra que era para poner, precisamente, los ojos del mundo allí en el lugar donde se había fraguado el tratado entre Europa y Turquía”, apuntó.

El compromiso del papa Francisco con los refugiados 

El tratado “no respeta los derechos humanos y no creemos que sea legal. Así, el papa Francisco llegó, mostró y se llevó a unas cuantas familias de Lesbos demostrando a todo el mundo que eso es lo que hay que hacer”, opinó.

“Sueño una Europa donde ser emigrante no sea un delito, sino una invitación a un mayor compromiso con la dignidad de todo ser humano”, había expresado el papa Francisco al recibir el premio Carlomagno en el Vaticano el viernes 6 de mayo 2016 en el Vaticano.

Camps destacó la “capacidad de influencia importantísima” del papa Francisco, más allá de ser el “representante de una religión”, en la causa de la protección de la vida y los derechos humanos.

Las personas tras la tragedia

“Nosotros vemos a los refugiados como personas, no los vemos como musulmanes, ni de otra nacionalidad. Nosotros vemos a personas que sufren, padecen, mueren. Auxiliamos personas que se ahogan y no vemos más allá que personas”, dijo.

“Y esta es la visión – añadió – que el papa Francisco transmite y que nosotros agradecemos. Pues que alguien alce la cabeza y diga: ¿Qué estamos haciendo? Y que se lo diga a todos, ya que ninguno de los 28 es capaz de regalarse a los otros 27, quizá, tenemos esperanza, el Papa pueda ser un ejemplo”.

Según Camps, el grupo socorristas que representa, intentavelar por que se cumpla con los derechos humanos y que las administraciones sean consecuentes con sus compromisos y difundirlo y denunciarlo si no es así”.

“Y eso es lo que hacemos. Evidentemente no tenemos financiación de la Administración porque esta no tiene muchas ganas de que le leamos la cartilla”, añadió.

Ellos reciben ayuda de la población civil a través de donaciones que reciben en su página web.“Con ellas podemos subsistir porque nosotros somos una ONG que no tiene estructura y el personal trabaja en primera línea”, ponderó.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.