Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué hay cristianos “por tradición”? ¿Seré uno de ellos?

Henry Vargas Holguín - publicado el 24/05/16

Cuando se desconoce la verdad se hacen las cosas por obligación y se puede acabar odiándolas

A lo largo de la historia de la Iglesia siempre ha habido cristianos que se confiesan como tal, pero son cristianos por costumbre, por tradición.

Son cristianos que se contentan con una mínima formación y viven una fe reducida a la mínima expresión; muchos incluso tienen una relación con Dios y con la Iglesia sólo teórica.

¿Por qué pasa esto? Por muchos motivos, principalmente porque se camina por la vida creyendo que Dios no está a nuestro lado.

A muchos les pasa como a los discípulos de Emaús, que caminaban ignorando que Jesús iba con ellos, “algo impedía que sus ojos lo reconocieran” (Lc 24, 16).

Pero si muchas veces uno se olvida de caminar con el Señor, tenga en cuenta que Él no se olvida de caminar con nosotros.

Recordemos que el Señor en persona se acercó a aquellos discípulos y se puso a caminar con ellos, sin importar el ánimo con el que estos iban o si estos le reconocían o no.

No importan pues nuestros ánimos; dejemos que Él nos acompañe y nos guíe siempre, porque, al final de cuentas, Él es “el camino, la verdad y la vida” (Jn 14, 6).

Jesús quiere caminar con nosotros y acompañarnos en persona de forma real, eficaz, total y no a medias. Se hace el encontradizo, va con nosotros y parece que nos preguntara: “¿En qué te puedo ayudar?”.

O, como le dijo al ciego Bartimeo: “¿Qué quieres que yo haga por ti?” (Mc 10, 51). Respondámosle también como Bartimeo: “Maestro, que yo vea” (San Mc 10, 51). Y no solo Bartimeo recobra la vista sino que sigue a Jesús con todo lo que implica.

Estamos invitados a tomar conciencia de la presencia del Señor que camina a nuestro lado, a no cerrarle el corazón, a eliminar los impedimentos para verlo al lado.

Y si, no obstante esto, no le vemos, pidámosle a Él más fe para verle y para reconocerle; que nos cure de la ceguera espiritual. «Maestro que yo te vea»: esto nunca deja de ser una bonita oración.

A muchísimas personas, la luz de Cristo no les llega -“Jesús les habló otra vez diciendo: «Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn 8,12)- y sin esta luz es como caminar ciegos, caminar en la oscuridad.

Ayuda, a que esta luz divina entre a los ojos, el testimonio de los que «ven». Este testimonio forma parte intrínseca de la luz de Cristo.

De hecho, todos estamos llamados a ser también «luz» mediante las buenas obras: “Vosotros sois la luz del mundo” (Mt 5, 14). “Hagan, pues, que brille su luz ante los hombres; que vean estas buenas obras, y por ello den gloria al Padre de ustedes que está en los Cielos” (Mt 5, 16).

¿Por qué la gran mayoría de personas no ven al Señor? Porque no hay la luz del testimonio de los fieles.

De manera pues que los cristianos convencidos y coherentes no se deben esconder, no se deben avergonzar, no pueden apagar su luz con el pecado.

La misión de los fieles que sí «ven» al Señor que camina a su lado es la de ser lazarillos de los ciegos espirituales, haciéndoles ver que Jesús realmente está a nuestro lado; y cumplir esta misión con la esperanza de que ellos abran sus ojos espirituales.

Démonos cuenta de la importancia de las obras; las buenas obras forman parte de la luz de Cristo, de la luz de la vida.

Jesús habla de la importancia de las obras como consecuencia lógica de una fe auténtica.

¿De qué buenas obras habla el Señor? Esencialmente ser coherente con la fe, nunca avergonzarnos de confesar nuestra fidelidad a Cristo, vivir un cristianismo lleno de gozo, estar dispuestos a dar razón de nuestra fe a quien la pida aunque no sea de manera explícita, y finalmente ser perseverantes: “Con vuestra perseverancia salvareis vuestras almas” (Lc 21, 19).

¿Qué se entiende por ser perseverantes? Esto no significa una fe llevada por inercia o casi pasividad sino que implica una fe activa, despierta, una fe que madura poco a poco.

Perseverar es un proceso de conversión continuo hasta lograr el ideal del cristiano: la santidad. Se trata pues de estar en condiciones de transmitir las verdades de fe con los que cojean o no caminan en la fe.

Para esto es importante conocer los contenidos de nuestra fe y la capacidad y/o la disposición al diálogo sin dejarnos confundir.

Ayuda a ver a Jesús que camina a nuestro lado la oración, la conciencia de la realidad terrenal, la vivencia de los valores del evangelio, y la formación. Son elementos que nos ayudan a cimentarnos en la fe.

Todo cristiano está invitado a ahondar en las verdades dogmáticas; evitando, eso sí, todo extremismo.

La fe es un don que si no alimentamos se queda solo en potencia y no da los frutos que debe dar.

Hay que tener una fe que venza al mundo (1 Jn 5, 4). ¿Qué significa esto? Significa que si, por ejemplo, creemos de verdad que Cristo vivo hace su presencia en la Eucaristía, no dejaríamos de participar en la celebración eucarística con la debida frecuencia.

Y así como no podemos de ninguna manera enfrentar la vida sólo con los conocimientos que recibimos de niños o con las experiencias de la infancia tampoco podemos quedarnos con las tres verdades de fe que nos enseñaron para recibir los sacramentos de iniciación cristiana.

Jesús, que es la verdad, nos dice que si nos mantenemos fieles a su palabra conoceremos la verdad y esta nos hará libres (Jn 8, 31-32). Él nos hace libres, pues su palabra es verdad.

Nunca podemos seguir a Jesús sólo porque los demás lo hacen o solo por costumbre, pues se cae en un doble error: en hipocresía (por quedar bien ante los demás) y hacer las cosas de mala gana, lo cual llevará, más temprano que tarde, a abandonar todo por cansancio.

Seguimos a Jesucristo, con todo lo que implica –la cruz-, y nos relacionamos con Él y, en Él, con Dios Trinidad en la vida de la Iglesia, estamos llamados a caminar en la verdad.

Con Jesucristo entendemos que los padecimientos que podamos soportar aquí en la tierra para hacer el bien son recompensados. “Estimo que los sufrimientos de la vida presente no se pueden comparar con la Gloria que nos espera y que ha de manifestarse” (Rm 8, 18).

Cuando el propósito no es estimulante (cuando los cristianos desconocen la verdad) se hacen las cosas por obligación, como algo que preferiríamos no hacer, pero que lo hacemos porque no tenemos otra opción.En estos casos se acaba por odiar aquello que hacemos.

Para hacer las cosas relacionadas con Dios a conciencia, convencidos y alegres es bueno entender y valorar lo que Él ha hecho por nosotros: “Si ni siquiera perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos va a dar con Él todo lo demás?” (Rm 8, 32).

El amor a Jesús hace que nada nos aleje de Él: “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada? (Rm 8, 35)”.

Tags:
dummies feevangelizacionfe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.