Aleteia

El drama silencioso de los desplazados internos

Comparte

El año pasado, 66.000 personas abandonaron diariamente sus hogares

El mundo ha conocido –y no siempre con interés—el éxodo masivo de millones de personas que han tenido que abandonar Siria e Irak, así como otras regiones del mundo por motivo de guerras o persecuciones. Pero no conoce el otro éxodo, el éxodo interno, que debido a los conflictos, la violencia y los desastres naturales obligó a 27.8 millones de personas en todo el mundo a desplazarse forzadamente dentro de sus propios países durante el 2015.

Este dato –asombroso y brutal—lo dieron a conocer conjuntamente el Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos (IDMC) y el Consejo Noruego para Refugiados (NRC) en un estudio en el que destaca que, por lo menos, un millón de personas en México y Centroamérica se vieron obligadas a dejar sus hogares debido a la violencia criminal, y millones más a causa de proyectos de desarrollo como la construcción de presas, proyectos de renovación urbana y mega eventos deportivos.

“Esta cantidad (27.8 millones de personas) equivale a las poblaciones combinadas de las ciudades de Nueva York, Londres, París y El Cairo, tomando todo lo que (se) puedan llevar, a menudo en un estado de pánico y emprendiendo un viaje lleno de incertidumbre”, señaló Jan Egeland, Secretario General del NCR.

“Si el total de los nuevos desplazados se suma a los registros de años anteriores, se alcanza una cantidad de 40.8 millones de afectados, la cifra más alta jamás registrada” en la historia de la humanidad, detalló Egeland.

También señaló que tan solo durante 2015 un promedio de 66.000 personas al día abandonaron sus hogares.

Oriente Medio y África del Norte son las regiones en las que más desplazamientos forzados hubo debido a los conflictos, con 4.8 millones de personas, de los que Siria, Yemen e Irak registraron más de la mitad.

Más indefensos por no reconocidos

De los diez países con mayor número de desplazados internos debido a los conflictos, cinco de ellos, Colombia, República Democrática del Congo, Irak, Sudán del Sur y Sudán, han estado en la lista de desplazamientos internos desde el 2003.

“Esto es una prueba más de que si no se proporciona la ayuda, el desplazamiento tiende a prologarse por años e inclusive décadas”, declaró Alexandra Bilak, directora de IDMC.

Durante el 2015 aproximadamente 8.6 millones de personas abandonaron sus hogares a raíz de la violencia criminal, las pandillas y los conflictos, mientras que unas 19.2 millones a causa de los desastres naturales como las sequías.

“La gran mayoría de los desplazamientos asociados a los desastres es provocada por riesgos meteorológicos como tormentas e inundaciones, pero los terremotos de Nepal fueron un duro recordatorio del potencial de los riesgos geofísicos”, detalló el informe.

Al igual que en años anteriores, Asía Oriental y Meridional fueron las zonas más afectadas, siendo India con 3.7 millones, China con 3.6 millones y Nepal con 2.6 millones de desplazados, los países más afectados.

La principal diferencia entre los desplazados internos y los refugiados es que los primeros permanecen dentro de las fronteras de su propio país, mientras que los segundos han cruzado una frontera internacional, lo que les otorga el estatus legal de refugiado y ciertos derechos y protección internacional.

Mientras que ser desplazado interno no es un estatus legal por lo que se está bajo la jurisdicción de su propio gobierno y no pueden reclamar ningún derecho adicional a los que comparte con los demás ciudadanos.

Es decir, están más indefensos que quienes abandonan su nación, aunque cuenten con “la ventaja” del idioma, las costumbres y las leyes propias. Pero que es un drama silencioso y no tomado en cuenta, lo es.

Con información de Cerigua

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.