Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo corregir a alguien sin que se sienta juzgado?

© YouthQuake Live

Toscana Oggi - publicado el 23/05/16

Hasta la Biblia dice que no es fácil...

Jesús nos dice: “No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados, perdonad y seréis perdonados” (Lucas 6,37). Pero nos invita también a la “corrección fraterna” y a amonestar a quien comete un acto malo. ¿Cómo se pueden seguir estas dos enseñanzas? (Carta firmada)

Responde Francesco Carensi, profesor de Sagrada Escritura en la Facultad teológica de Italia central.

El evangelio de Lucas 6,37 delinea cuál debe ser el comportamiento del discípulo de todo tiempo, llamado a vivir la misericordia. Esa es “la sustancia misma del evangelio”, dice el papa Francisco. Y afirma también que si no sabemos unir la compasión a la justicia, acabamos siendo “inútilmente severos y profundamente injustos”.

Pero debemos confesar que lo que de Jesús escandaliza aún no son las palabras de juicio, no son sus actos, porque se reconoce que “hace el bien” (Mc 7,37). Lo que en realidad escandaliza es la misericordia interpretada por Jesús de un modo que es opuesto a lo que piensan las personas religiosas, en las que podemos reconocernos cada uno de nosotros.

En esta actitud de amor se inserta el tema de la corrección fraterna. Muchos pueden pensar que la misericordia consiste en permitir todo, casi desinteresándose de la vida del otro. Pero esta no es la misericordia evangélica, que en cambio se confronta con la vida del otro, que toma en serio la historia de los hombres, sobre todo de los que se cansan en el camino, y que, por la fragilidad común a todos, pueden equivocarse, vivir una experiencia de fracaso, ser incluso causa de caída para otras personas.

La corrección fraterna en cambio es la superación de la indiferencia, y es una de las actitudes cristianas más decisivas para la salvación del individuo y de la misma comunidad cristiana, la Iglesia. Si uno no se siente guardián, responsable del hermano, del otro (Gen.4,9), entonces se vive para uno mismo, sin mirar a los demás, y de hecho se colabora al crecimiento del mal.

Entre las obras de misericordia, que este año estamos llamados a descubrir, está “amonestar a los pecadores”. Así que la corrección fraterna está en el corazón de la vida eclesial, e incluso está indicada como necesaria por las palabras de Jesús, contenidas en el evangelio.

Pero ¿cómo practicarla? Ante todo prestando atención unos a otros (Hb,10,24), Pero sólo si se mira con atención al Señor, uno es capaz de acompañar con cuidado a los hermanos, y ver al otro en la verdad, intentando separar el mal realizado de la persona que lo ha cometido (el viejo dicho, no es lo mismo el pecado que el pecador).

Corregir, por tanto, es una dimensión de la caridad cristiana. No hay que callar ante el mal. En el evangelio de Mateo, al capítulo 18,15-17, leemos algunas indicaciones dadas por Jesús: la corrección tiene que hacerse en tres etapas: “entre tu y tu hermano”, para que el hermano se revise y el mal no sea conocido por otros; después, si es necesario, la corrección deben hacerla dos o tres, para que quien se ha equivocado sea ayudado por más personas a arrepentirse; si esto no es suficiente, hay que recurrir a la corrección en medio de la asamblea.

Si no, trátalo como a un pecador; es decir, ve a estar con él, quédate en su casa, come con él y conviértelo con tu amor, como hizo Jesús con los publicanos y pecadores (Mc 2,13-17.).

En el nuevo testamento se pide muchas veces practicar la corrección fraterna (Rm 15,14; 2 Cor 2,6-8; Tt 3,10-11;), pero se observa cuán difícil es de llevar a cabo. Ara corregir es necesaria la humildad y el amor sincero, nunca se debe juzgar, como se lee en el texto de Lc 6,37: esto significa no considerarse nunca superiores a aquel al que se corrige, pues todos somos frágiles y necesitados del perdón del Señor. Por tanto, la corrección fraterna es una declinación de la misericordia que hay que vivir en la Iglesia y en medio de todos los hombres.

Tags:
errorperdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.