Aleteia

Esculturas al aire libre, una fiesta para el alma

Comparte

La Bienal Internacional de las Esculturas reunirá a varios artistas en el Chaco

La ciudad de Resistencia, ubicada en la provincia del Chaco (Argentina), se transformó en un verdadero  museo al aire libre que cautiva a todo el mundo.  En esta ciudad se llevará a cabo en julio la Bienal Internacional de las Esculturas con la participación de múltiple artistas.

Es que esta ciudad se caracteriza por tener en su espacio público más de 600 obras escultóricas de múltiples artistas que desde el año 1988 fueron dejando su huella en el lugar a través de sus creaciones.

Se estima que la ciudad tiene una escultura en los espacios públicos por cada 353 habitantes.  No en vano se conoce a la capital chaqueña como la “Ciudad de las Esculturas”.

Al mismo tiempo, algunos se atreven a decir que se trata de un caso único en el mundo debido a que no hay otros lugares en donde se repita este fenómeno de reproducir esta experiencia al aire libre y sin rejas gracias a que son los propios chaqueños quienes se encargan de cuidarlas.

Se trata de piezas de diversos tamaños, dimensiones y materiales.

Fabriciano Gómez, presidente de la Fundación Urunday, que organiza la Bienal junto con el gobierno chaqueño, se encargó de confirmar este carácter patriótico en diálogo con la agencia ANSA.

«Los escultores y monumentos están al aire libre, sin rejas, y hay obras de dos o cuatro millones de dólares de valor», expresó.

La Bienal

«Esta es una fiesta para el alma con agenda cultural y en la cual se reúne un pueblo para recibir a los artistas», indicó Gómez.

Entre el 16 y 23 de julio el  se desarrollará la Bienal de las Esculturas en el Chaco bajo el lema “Equilibrium”. Tendrá la presencia de 11 escultores de Argentina, Alemania, Canadá, Bielorrusia, China, Ecuador, Irán, Israel, Rumania, Japón y Taiwan, elegidos entre 168 artistas de los cinco continentes, informa la web del evento.

La gente podrá ser testigo del trabajo de los escultores, que deberán crear y dar vida a sus proyectos sobre mármol en un predio al aire libre durante la semana que dura la Bienal. El jurado, integrado por expertos de todo el mundo, seleccionará a los ganadores y luego estas piezas serán puestas en el espacio público de la capital chaqueña.

Las obras deberán estar inspiradas en el equilibrio, tal cual expresa el lema, y en simultáneo con el concurso se llevará a cabo un encuentro de escultores de América Latina, además de intercambios con artistas de otras partes del mundo a través de instancias como talleres y cursos.

Al mismo tiempo habrá conferencias en torno al arte, exposiciones y espectáculos, como el de la Orquesta Sinfónica Nacional o el de Ballet Folklórico, prosigue la web del evento.

Por otro lado, la organización de la Bienal también confirmó que el Premio Desafío, que se otorga a estudiantes de escuelas de Bellas Artes en Argentina, en el año 2018 se extenderá a toda Sudamérica.

«Estamos orgullosos, lo que habitamos Chaco, de trascender a través del arte, los pueblos trascienden a través de la cultura. Nuestro pueblo tiene grandes necesidades, pero es rico espiritualmente», aseguró Gómez, quien hace  alusión a que se trata de la región argentina con menos recursos.

Pero más allá de estas limitaciones materiales, el espíritu de esta movida va más allá.

“La Bienal muestra lo que somos los argentinos, lo que es una provincia del norte como Chaco a través de la expresión escultórica, pero lo que se vive es mucho más amplio”, señaló  el gobernador de la provincia, Domingo Peppo, en declaraciones reproducidas por el sitio oficial.

“Cada vez que inauguramos un barrio lo acompañamos con una escultura de un artista local como una forma de difundir lo que es el emblema de Chaco”, agregó.

En tanto, el propio Gómez se encargó de manifestar una reflexión luego del lanzamiento de esta edición de la Bienal en diálogo con la agencia argentina Télam.

 “El arte se convierte en un agente transformador, en una herramienta para el bien común, para elevar la calidad de vida, donde se ensancha la experiencia espiritual y se amplía el mundo cotidiano”, sostuvo. 

Gómez agregó que el pueblo chaqueño a través de “su sensibilidad posibilita profundizar en el camino de la identidad y del ideario de hacer del arte un bien de todos”.

Declarar a la ciudad de Resistencia como “Patrimonio Cultural de la Humanidad”. Este es uno de los objetivos que se persiguen con esta Bienal, que cuenta con el auspicio de la Organización de Estados Americanos (OEA) y con un especial seguimiento de la Unesco desde el año 1998.

Los trámites están en marcha y el evento genera expectativa. Ahora solo resta esperar que una vez más estas esculturas al aire libra sigan representando para propios y ajenos una fiesta para el alma.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.