Aleteia

Ecuador convive con la amenaza de nuevas réplicas

Comparte

Nuevos movimientos telúricos golpearon en medio de la reconstrucción

“Sabrán que hemos tenido nuevas réplicas, la verdad es que queríamos haber publicado ya algún testimonio del trabajo que estamos realizando gracias a todas las amigas y amigos que están colaborando. Pero cuando nos vamos a tomar un tiempo las cosas se caen al piso y debemos reiniciar, somos un buen equipo, 19 más el «Flaco» (Jesús), que desde arriba nos ayuda, pero a veces faltan manos. En breve indicaremos en qué empleamos nuestras fuerzas y su ayuda. GRACIAS POR NO OLVIDARNOS”.

Este mensaje fue escrito en la red social Facebook por un misionero que vive en la zona de Esmeraldas (una de las más afectadas): José Antonio Maeso González.

A través de estas escuetas líneas, confirmó el momento de incertidumbre que están viviendo miles de ecuatorianos ante la amenaza de nuevas réplicas tras el fuerte terremoto del pasado 16 de abril.

Es que cuando los ecuatorianos estaban intentando rehacer sus vidas y encaminando la reconstrucción, una nueva réplica del terremoto el pasado miércoles dejó como saldo un muerto y más de 80 heridos.

El temblor se sintió con fuerza también en otros lugares como Quito y Guayaquil.

Pero estas réplicas se dieron justamente en las regiones de Esmeraldas y Manabí. El propio presidente Rafael Correa confirmó la muerte de “un adulto mayor”, además de los heridos, en su mayoría con heridas leves.

Inmediatamente Correa lanzó un llamado a la “calma” recordando que el país está bajo “estado de excepción”.

En cuanto a la zona de Esmeraldas, donde reside el misionero hace nueve años, el sismo, de 6.8 grados en la escala de Richter, dejó huellas en los vidrios de las casas, infraestructura a punto de colapsar, etcétera.

Los habitantes de la zona pasaron esa noche con temor a nuevas réplicas.

Según la Unidad de Gestión de Riesgos de Esmeraldas (UGR-E), los dos sismos del miércoles dejaron 76 casas afectadas y 19 viviendas que ya no podrán ser habitadas.

Dos de ellas fueron demolidas por seguridad; una en las calles 9 de Octubre y 6 de Diciembre, y la otra en la calle JR Coronel, barrio Toba (norte de la ciudad), confirmó El Comercio de Quito.

¿Cómo convivir con el miedo a nuevas réplicas?

Sin lugar a dudas se trata de una de las grandes preguntas y desafíos que tendrán por delante los ecuatorianos habida cuenta que los informes sobre movimientos sísmicos no son muy alentadores y prevén que se pueden seguir registrando réplicas a lo largo de un año.

Correa se encargó de dejar en claro que el país debe estar preparado para seguir sufriendo réplicas superiores a 6 en la escala Richter, eco del sismo de 7.8 grados que sacudió al país el pasado 16 de abril.

Según los primeros cálculos, desde aquel momento a la fecha se han producido más de 1.000 réplicas, aunque de menor consideración.

La situación no es para nada sencilla y el miedo está presente en la vida cotidiana de los ciudadanos de las zonas afectadas.

Por ejemplo, los comercios no se animan a abrir sus puertas. Tal es el caso de José Cevallos, propietario de una papelería, quien entiende que no es seguro reabrir su local pues su estructura quedó dañada.

Él y su esposa temen que en cualquier momento se genere una nueva réplica y no puedan salir a tiempo, confirmó en diálogo con El Comercio.

Algo parecido le pasa a un grupo de albañiles que trabaja en la reconstrucción de Ecuador. El miedo a nuevas réplicas y a que se les caigan encima los andamios los tiene paralizados.

Pero esto se repite en otras actividades de la zona, por ejemplo en la educación, por el daño que han sufrido escuelas. Otro sector muy afectado es el vinculado al turismo, actividad que sirve de sustento económico a la provincia.

Mientras tanto, para favorecer la reconstrucción de las zonas afectadas, el Gobierno impulsa la Ley de Solidaridad y Corresponsabilidad Ciudadana que tiene que ver con impuestos.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.