Aleteia

5 películas que tienen relación (secretamente) con el discernimiento vocacional

Comparte

Cómo descubrí que Dios me quería sacerdote viendo la película «Spiderman 2»

Cuando empecé a discernir una llamada a la vida religiosa hace tres años, lo hice como haría cualquier persona reacia, sondeando YouTube en busca de cualquier cosa vinculada al discernimiento.

De los videos promocionales de alta calidad a las sesiones soporíferas de preguntas y respuestas, llené mi cerebro indeciso de toda la guía digito-espiritual que podía contener.

Sentía que Dios me estaba llamando a la vida consagrada, pero alimentaba aún algo de aprensión.

Luego, un día de agosto, pocas semanas antes de ir a una zona rural en Pennsylvania para empezar mi postulantado de nueve meses, estaba viendo la televisión.

Al ir cambiando de canal me detuve en Spiderman 2, una de mis películas preferidas, y la vi de principio a fin. Cuando empezaron a aparecer los créditos finales sabía que Dios me estaba llamando a ser sacerdote.

No eran necesarias ni las catequesis ni las conferencia motivacionales de un sacerdote renombrado: sólo el Espíritu Santo que trabajaba, como lo hace a menudo, en las cosas ordinarias.

Todo esto me hizo pensar: ¿qué películas de éxito de Hollywood hablan de temas relacionados con el discernimiento? Después de un rato de lluvia de ideas personales, y de haber hablado con mis hermanos, hice una lista de cinco películas que creo que debería ver quien quiera que esté discerniendo una vocación religiosa.

  1. Men in Black

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=Wmrwj6DDt-4&w=560&h=315]

Columbia Pictures

No sé si el director de Men in Black, Barry Sonnenfeld, quería hacer una película de fantasía sobre la vida religiosa, pero lo hizo realmente.

Tras un encuentro decisivo con lo inexplicable, un policía que es una bomba de relojería (Will Smith) se enfrenta con la realidad de que el universo no puede ser lo que parece.

Cediendo a una llamada más profunda, deja atrás el mundo que conocía para unirse a una organización que pasa sus días de manera tranquila y humilde defendiendo la tierra de los enemigos en cuya existencia no cree la mayor parte de la gente.

Como si los paralelismos con la vida religiosa no fueran bastante inquietantes, nuestro perspicaz héroe no logra alcanzar la plena iniciación entre los misteriosos Men in Black hasta que su superior no le coloca la ropa “que será la última que se pondrá” (su hábito).

Y recibe también un nuevo nombre, J, que estoy seguro al 90% que es por Jerónimo o Jeremías. Al final, el personaje de Smith conduce una vida oscura y a menudo ingrata como hombre que, aunque forma parte del mundo, no pertenece a él.

  1. Spiderman 2

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=8Iogfb1Kgow&w=560&h=315]

Columbia Pictures

En esta película de Marvel del 2004, aclamada por la crítica, Peter Parker, alias Spiderman, enfrenta un dilema común: descubrir que es más fácil ser una persona normal que un superhéroe. ¿Quién lo diría?

Tras una escena en que el héroe antes conocido como Spiderman se come un hot dog en lugar de combatir el crimen, Parker entiende que los malos del mundo no se combatirán por sí solos.

Si la vida normal tiene sus beneficios –en el caso de escalar la vía del prestigio académico y flirtear con Kirsten Dunst-, es más importante ser el hombre que el destino quiere que seas.

El Spiderman de San Raimi nos recuerda que no somos nosotros quienes escogemos la vocación, sino que es la vocación quien nos escoge.

Como dice la tía May, “creo que hay un héroe en todos nosotros, que nos mantiene honestos, nos da fuerza, nos vuelve nobles y al final nos permite morir con orgullo, aunque a veces tengamos que renunciar a lo que más queremos. Incluso a nuestros sueños”.

  1. La Comunidad del Anillo

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=olngo26CSiw&w=560&h=315]

New Line Cinema

La leyenda literaria católica J.R.R. Tolkien merece un crédito inconmensurable por haber delineado un universo ficticio tan sutilmente cristocéntrico que incluso los no creyentes han sido completamente capturados, pero para aquellos de nosotros que somos perezosos para leer sus libros (que tienen al menos 1.500 páginas), la trilogía de El Señor de los Anillos del director neocelandés Peter Jackson lleva el mismo mundo a la pantalla.

¿Y a quién no le gustan los hobbits? Como a nosotros, a ellos les gustan las bellas chimeneas, una fiesta agradable y un segundo desayuno. Quizá esto es lo que vuelve el viaje de Frodo Baggins tan inspirador.

Tomando en cuanta la notable tarea de llevar el anillo del poder a Mordor, Frodo lamenta el hecho de tener que transcurrir sus días combatiendo contra los orcos y las arañas gigantes cuando habría podido tener un itinerario más fácil en la comarca.

A este propósito, el joven hobbit ilustra la realidad más extraordinaria del discernimiento: nuestro deseo de seguir la voluntad de Dios a menudo nos lleva lejos de casa, pero las aventuras que enfrentamos en el camino vuelve el viaje digno de ser realizado.

Quizá el momento decisivo del viaje épico de Frodo llega al final de La Compañía del Anillo. Frente a la decisión de seguir o no hacia el Monte Fato, Frodo recuerda una conversación que tuvo con su amigo mago, Gandalf:

“Quisiera que el anillo nunca hubiera llegado a mí; quisiera que no hubiera sucedido nada”, dice Frodo.

Gandalf responde: “Vale para todos aquellos que viven en tiempos como este, pero no respecta a ellos decidir, podemos sólo decidir qué hacer con el tiempo que nos es concedido”.

  1. The Matrix

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=hh78U3V2UPg&w=560&h=315]

Warner Bros

Quienquiera que haya sentido una llamada al sacerdocio, al diaconado o a la vida consagrada ha tenido sin lugar a dudas un pensamiento común: en este mundo existe algo más de lo que logramos percibir con nuestros sentidos.

En la obra maestra fantástica del 1999 The Matrix, el programador Thomas Anderson pondera la misma verdad, lo que lleva a una batalla de 136 minutos contra los programas de computadora humanoides superinteligentes que vigilan su falsa realidad para evitar que descubra que la humanidad es almacenada como Cyborg.

Lo que vuelve a Neo más interesante es que está seguro que esta no es su batalla.

Algunos de los que luchan con él están de acuerdo en el hecho de haber escogido al hombre equivocado para esa tarea, pero tras unos cuantos miles de puñetazos en la cara y las balas esquivadas, Neo decide que no hay manera de volver su existencia ordinaria ahora que conoce la verdad.

Con el futuro de la humanidad en un hilo, sigue adelante, entendiendo al final que es realmente el hombre de quien se había profetizado que habría destruido al malvado Matrix.

  1. La Guerra de las Galaxias: El despertar de la fuerza

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=5eKLdSDGh9k&w=560&h=315]

Walt Disney Studios Motion Pictures

¿Qué es un Jedi si no un monje con una espada láser?

¡Incluso visten túnicas!

Mi esperanza secreta es que el próximo episodio de La Guerra de las Galaxias pueda dar el paso lógico sucesivo y mostrar a un Jedi que lleva un cordón con tres nudos que representan los votos de pobreza, castidad y obediencia.

Por todas las veces en que me han confundido por un personaje de La Guerra de las Galaxias en público, sería justo.

La última película de La Guerra de las Galaxias es profundamente una historia de discernimiento. ¿Rey tomará conciencia de la Fuerza que hay en ella o negará su poder? ¿Perseguirá su verdadera identidad como Jedi poderosa o rechazará la responsabilidad?

¿La espada láser de Luke Skywalker tendrá su justo heredero o se quedará sin usar mientras la Nueva República será sistemáticamente aniquilada?

La fuerza –alias el Espíritu Santo– siempre está en acción, incluso en una galaxia muy lejana.

En cuanto a Rey, muestra siempre gran humildad. Después de haber comprendido el poder de la Fuerza que hay en ella, un personaje le pregunta su nombre. Rey responde simplemente: “no soy nadie”.

¿Qué filme añadirías a la lista? Compártelo con nosotros en los comentarios.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.