Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
San Luis Versiglia y san Calixto Caravario
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo cambio cuando tengo a Dios

Carlos Padilla Esteban - publicado el 19/05/16

Él saca la mejor versión de mí

No entiendo cómo he podido vivir sin llevar a Dios dentro como en un sagrario. Cómo he podido meterlo sólo en un rato, en un día. Él llena la sed de toda mi historia, llena las fuentes de mis dones, sana mis carencias de amor, saca lo mejor de mí.

Lo hace el Espíritu de Dios. Saca la mejor versión de mí. Inspira mi alma, me hace creativo, habla con sus palabras en mis labios, toca con sus manos en mis manos. Me hace de nuevo. Me recrea.

Ojalá pueda siempre escuchar las sugerencias de Dios y hacerlas normas de mi vida. A veces no es lo más lógico, lo que más me cuadra, lo más habitual. Pero siempre su amor me dará vida, me sacará de mí como hizo ese día con los apóstoles.

A ellos los cambió para siempre. A mí también puede hacerlo. Un antes y un después. Los apóstoles cambian por dentro, reciben el aliento de Jesús, el amor del Padre, el Espíritu, se vuelven valientes. El Espíritu llenó su casa, su alma, su vida, y todo fue diferente.

Antes estaban vacíos. Sin Jesús, vacíos. Su corazón estaba anhelante. Aguardaron. Pentecostés los encontró anhelantes, unidos orando con María, en vigilia. Jesús había vivido a su lado y se sintieron amados, y lo amaron. Pero seguían siendo los mismos, hasta hoy.

Jesús aún no habitaba en su alma. Desconocían la fuerza que podían llegar a tener en su interior si creían, si perseveraban. Si tenían a Jesús podrían hacer milagros. Pero sin Jesús se sentían débiles, pequeños, desvalidos. Jesús cumple su promesa y vuelve, y se queda en ellos para siempre. No los deja solos.

Llega en su Espíritu. Nunca más voy a estar sin Él. Dios me transforma por dentro. Ya nunca más volveré a esconderme de Él, de los hombres.

Es necesario ser transformado para poder cambiar a otros. Decía el Padre José Kentenich: Reformaré la comunidad en la medida en que me reforme a mí mismo”[1]. Y así, restaurado, reformado, todo cambia.

Quizás fue necesaria la ausencia de Jesús para que madurara la tierra de su corazón. Desde ese día, se hicieron como Jesús, amaban como Jesús, curaban como Jesús, hablaban del amor de Dios Padre como lo hizo Jesús. El Espíritu modeló desde dentro su corazón en el molde de Jesús.

Eso hace hoy conmigo. Llena mi alma. ¿Me lo creo? ¿Imploro el Espíritu Santo? ¿Qué dones he pedido hoy? Dios puede llenar mi alma si yo le dejo. ¿Se lo pido?

Sin su presencia mi alma está muerta, seca, baldía. Con Él todo empieza de nuevo y me convierto en una nueva persona. Una nueva creatura. Me hace de nuevo con la fuerza de su amor. Ilumina mi oscuridad. Endereza lo torcido. Riega mi alma árida. Reconduce mi camino. Aplaca mi sed. Calma mi violencia. Levanta mi tristeza. Da calor a mi vida. Sana mi enfermedad. Alegra mi mirada.

Cambia mi vida para siempre y pone en mi boca sus palabras. Ya nada temo. Confío. Ya nada me falta. Jesús vive en mi alma. Y yo descanso.

[1] J. Kentenich, Niños ante Dios

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.