Aleteia

El tiburón que quería ser una mascota

Comparte

Un tiburón limón saluda todos los días, en las costas de Florida, a su buzo favorito

Desde hace más de un año, Randy Jordan, uno de los instructores de submarinismo de Emerald Charters, en el pueblo de Jupiter, al norte del condado de Palm Beach en Florida, tiene una mascota inusual: un tiburón limón.

A diario, Jordan y aquellos que toman el curso de submarinismo que él imparte, son saludados por un grupo de tiburones limón –llamados así por el color de su piel al acercarse a la superficie del mar, en contacto con la luz solar-. De entre ellos, una hembra que han apodado “Blondie” es la más afectuosa.

En una entrevista concedida a The Dodo, Jordan explicó que si bien varios tiburones del grupo se acercan a recibir caricias, Blondie es la que más insiste: “apenas entro al agua me reconoce y viene corriendo hacia mí. Es casi como si estuviese sonriendo. No quiere comida, sólo quiere que la acaricie. Si no le presto atención, insiste hasta que lo logra. Tengo que acariciarla como a un gato. Ella es así”.

Cada año, los seres humanos matamos más de 100 millones de tiburones. “Si todos supiésemos realmente que, como especie, los tiburones no son en absoluto agresivos, podríamos cambiar las cosas. Espero que cuando la gente vea este video, les empiecen a gustar los tiburones”, comentó el submarinista.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.