Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 08 mayo |
Nuestra Señora de Luján
home iconActualidad
line break icon

High-Rise, miedo a las alturas

Ramón Monedero - publicado el 16/05/16 - actualizado el 20/05/16

El hombre no está hecho para vivir en un edificio frío y sin alma

Robert Laing (Tom Hiddelston) se acaba de mudar a un impresionante rascacielos. Durante todo el metraje su salón está salpicado de cajas que nunca se abrirán. En un momento un personaje le pregunta a Laing, “¿qué hay en esas cajas?” y éste responderá, “sexo y paranoia”.

High-Rise está basada en la novela del mismo título del siempre intrigante J. G. Ballard. Se ha dicho que este escritor británico fue el maestro de las distopías, tal vez porque siempre percibió el mundo con el desazón lógico de alguien que se hizo adulto en un campo de concentración. De hecho, aquella experiencia primigenia, Ballard la llevó a un libro que posteriormente se hizo una película, nada menos que de Steven Spielberg, El imperio del sol.

Sin embargo, Ballard es conocido por sus relatos de ciencia ficción o de situaciones límites que a veces ocurren en nuestro tiempo pero que nos hacen comportarnos como seres extraños, casi como aliens. En High-Rise, Ballard imaginó un rascacielos en el que la gente se iba, poco a poco, descomponiendo porque en muchos sentidos el edificio protagonista no es más que un cuerpo humano que late, que sangra y que por lo visto debe de estar muerto porque se está pudriendo por dentro. Es en ese punto, cuando lo vivo está a un paso de convertirse en algo inerte, es entonces cuando la razón se difumina.

En High-Rise todo parece tan perfecto y tan ideal que, desde el primer momento, sabemos que nada va a salir bien. Los vecinos se acumulan como hormigas en una mole de cemento y hierro sin darse cuenta de que las cosas frías hacen que los humanos nos volvamos fríos. Este edificio lo tiene todo, incluido un supermercado enrarecidamente plano. Sus estanterías están llenas de productos pero da la sensación de que no se vende nada a sus clientes que pasean por sus pasillos como zombis. Puede que se deba a esto que sus habitantes tenga cada vez menos sentido como individuos y que se vayan adulterando hasta que el caos se apodere de ellos.

Poco a poco las intrigas se van acrecentando y los espacios se van haciendo más claustrofóbicos y las personas también. High-Rise, la película de Ben Wheatley, ha sabido discurrir muy bien su película por esos derroteros de obsesión y turbación que empapan el relato de Ballard. Sin embargo, que nadie espere una cinta al uso. Aunque su línea argumental se puede resumir en un par de líneas la forma en la que Wheatley nos lleva a esta especie de infierno de Dante urbano encaja muy bien con los parámetros narrativos y hasta éticos de Ballard. High-Rise no es una historia convencional ni está planteada como tal.

Se ha dicho que High-Rise es La naranja mecánica del siglo XXI aunque no creo que existan muchos paralelismos. A mí High-Rise me recuerda a Kubrick, de eso no cabe duda, aunque creo que se acerca más la abstracción de 2001 que a las formas obsesivas de La naranja mecánica. De hecho, el film de Wheatley conserva en su puesta en escena ese gusto por la simetría y por la estética, cierto regusto en su tempo y las aparentes salidas de tono que tan bien sabía conjugar el director de Eyes Wide Shut.

Aun así, High-Rise es una película que respira sola y lo hace con bocanas que dejan sin aliento. El film no dejará indiferente a nadie por algunas de sus escenas pero también por su mensaje final que resulta casi enfermizo y muy poco esperanzador quizá porque el hombre, parece decirnos Whatley y de fondo Ballard, no está hecho para estas moles frías, vacías altas probablemente porque el ser humano, en el fondo, siempre ha tenido miedo a las alturas.

Tags:
cinegrandes producciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
SARAH VOSS
Dolors Massot
Las gimnastas alemanas cubren sus piernas contra la sexualización
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.