Aleteia

Diaconisas, el Vaticano frena y pide prudencia

MAZUR
Comparte

El Pontífice piensa establecer una Comisión que estudie el tema, pero….

“El Papa me ha llamado sorprendido sobre las diaconisas. Piensa en una Comisión. No aceleremos las conclusiones”, escribió en Twitter, monseñor Giovanni Angelo Becciu, Secretario para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado de la Santa Sede.

Becciu comentó este viernes, 13 de mayo la noticia, que ha dado la vuelta al mundo sobre la apertura de una comisión, autorizada por el Papa Francisco. Una comisión que estudie la cuestión del diaconado de las mujeres y aclare los motivos por los cuales no se les permite a las consagradas la homilía de la misa.

El contexto de la información fue la audiencia que el papa Francisco concedió este jueves 12 de mayo en el Vaticano a unas 900 religiosas de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG).

El Papa no ha dicho que tenga la intención de introducir una ordenación diaconal de las mujeres, y mucho menos ha hablado de ordenación sacerdotal para las mujeres”, aclaró Federico Lombardi, jefe de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

“Ha despertado mucho ruido el hecho de que el Papa, en respuesta a una pregunta, haya hablado de una Comisión para estudiar el tema del diaconado de las mujeres”, añadió para aclarar la posición del Papa respecto a la conversación de ayer con las religiosas en el aula Pablo VI del Vaticano.

“Es una cuestión de la que se ha hablado mucho en el pasado y que proviene del hecho de que en la iglesia primitiva habían mujeres llamadas «diaconisas», que llevaron a cabo ciertos servicios en la comunidad

También hicieron varios estudios históricos sobre este hecho, y el Papa lo mencionó brevemente», constató.

Además, explicó que «existe un importante documento de 2002 de la Comisión Teológica Internacional que toca el argumento».

Entretanto, aclaró: «El Papa dice que piensa establecer una Comisión que reconsidere estas temáticas para verlas con mayor claridad”.

El Vaticano es cauto a la hora de interpretar las palabras del Papa como una intención “de introducir la ordenación diaconal de las mujeres”. Por ello, el énfasis en la declaración del portavoz oficial del Pontífice de que “mucho menos aún ha hablado de la ordenación sacerdotal de las mujeres”.

Por el contrario, subraya que el Pontífice al hablar de la “predicación durante la celebración de la Eucaristía ha hecho entender que a esto no está pensado de hecho”.

Asimismo, invitó a no reducir las muchas cosas “importantes que el Papa dijo a las religiosas” respecto a “esta cuestión concreta”.

Desde el principio, Lombardi enmarcó su comentario en la preocupación del Papa sobre el papel de la mujer en la Iglesia, especialmente en el hecho de que pueda ocupar cargos importantes en los dicasterios vaticanos que no estén vinculados a la ordenación sacerdotal.

En este sentido, el Papa sí manifestó que después del largo proceso de reforma de la Curia Romana se cambiarán los criterios para dar mayor espacio a las mujeres y en especial a los laicos en las estructuras vaticanas.

Asimismo, en el texto integral, es evidente que se decanta un poco más el tema de las diaconisas, cuando el Papa asegura que hay dos tentaciones: el feminismo y el clericalismo.

En primer lugar, el Pontífice habla del papel de las mujeres en la Iglesia como un derecho y no como una conquista del feminismo y no considera que este sea un ‘peligro’ entre las religiosas.

Un derecho que tienen “las bautizadas con los carismas y los dones que el espíritu santo ha dado”. Esto sin “ceder al feminismo” porque esto “reduce la importancia de la mujer”.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.