Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Francisco y el líder de los Bektashi: la vía del diálogo para los Balcanes

Vatican Insider - publicado el 12/05/16

Una audiencia al líder de la fraternidad religiosa sufí con la que la Santa Sede desde hace tiempo tiene relaciones de amistad. Proviene de aquella Albania que durante el viaje de septiembre de 2014 Francisco citó expresamente como ejemplo de convivencia pacífica entre cristianos y musulmanes. Son los rasgos esenciales que explican el encuentro entre el Pontífice y Baba Edmond Brahimaj (el líder espiritual de los Bektashi) que se llevó a cabo esta mañana en el estudio del Aula Pablo VI, antes de la Audiencia general.Un encuentro que no sorprende: el líder de los Bektashi ya había participado en los encuentros religiosos de Asís y también en la ceremonia de beatificación de la Madre Teresa de Calcuta. Sim embargo se trató de un hecho muy significativo, sobre todo si se observa a la luz del contexto general del mundo musulmán del presente. Porque justamente las corrientes sufíes son de los fieles que más detesta el islam radical de la actualidad; y, particularmente, las comunidades como la de los Bektashi, cuya doctrina tiene puntos de contacto importantes con el islam chiita.No es casual que el EI (tanto en Siria como en Libia) haya destrozado los lugares de culto de las fraternidades sufíes, considerados «lugares de apostasía» de la misma manera que las iglesias. Pero más allá de la más cruel violencia del auto proclamado Califato, la intolerancia hacia los sufíes está aumentando también en zonas como los Balcanes. Las diferencias no radican solo en el misticismo ni en las doctrinas de la fraternidad, sino también en aspectos exteriores muy visibles: los lugares de culto de los Bektashi, por ejemplo, no tienen minaretes ni almuédanos, las mujeres no usan el velo y participan en la oración en el mismo lugar que los hombres. Estos aspectos existen desde hace siglos, pero ahora en un Oriente cada vez más alérgico a las diferencias, son señalados como un escándalo por todos los que quisieran imponer el wahabismo como la única y muy rígida visión del islam.No es una historia nueva. La historia de los Bektashi comenzó en el siglo XIII en un ámbito otomano, pero su desplazamiento definitivo de su centro de Turquía a Tirana fue en 1925, cuando en un periodo de homogeneización forzada puesto en marcha por los Jóvenes Turcos, después de los armenios y los asirios, acabaron en la mira de Ataturk también los kurdos y las fraternidades sufíes, demasiado poco ortodoxas con respecto al islam sunita.Los Bektashi sobrevivieron en Albania, a pesar de la dura prueba que pasaron durante el régimen comunista de Enver Hoxha. En la actualidad, en el contexto albanés, sus relaciones con los sufíes se caracterizan generalmente por la amistad. Pero no es así en otros países vecinos, en donde el wahabismo que llevaron los mujaidines que llegaron para combatir en la ex Yugoslavia, ya comenzaron a verlos como un objetivo. El caso más clamoroso fue en 2002 en Macedonia: la ocupación del santuario de Harabati, en la ciudad de Tetova, uno de los sitios más importantes para su tradición; los grupos locales de sunitas radicales ocuparon el santuario y lo transformaron por la fuerza en una mezquita. Y no sirvieron para nada las protestas de la comunidad bektashi. Y no hay que olvidar que a menudo los Bektashi son considerados por muchos estudiosos de las fraternidades sufíes como Alevíes, una minoría turca numéricamente muy significativa, pero que en los últimos años ha acabado bajo la mira de Erdogan.«El Papa, dejando a un lado el protocolo, se acercó de hermano a hermano, con una gran cordialidad —dijo Baba Edmond Brahimaj a la Radio Vaticana al narrar su encuentro de hoy. El suyo fue un mensaje de fraternidad; reafirmamos valor del diálogo, del encuentro fraterno y de la importancia que las comunidades religiosas tienen para la sociedad de hoy. El Papa —continuó— recordó el encuentro que él tuvo con todas las comunidades religiosas en Albania, en donde vio una firme voluntad del encuentro, del diálogo fraterno, sincero, franco, para transmitir a todos los creyentes la vía del amor, del encuentro y de la paz que el Señor nos dejó, porque no hay alternativas a la vía de la paz y del encuentro». Un mensaje que para los Balcanes (verdadera frontera europea de la lucha contra el Califato) es de particular importancia. 

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.