Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 27 octubre |
San Evaristo, papa
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Lecciones sobre maternidad de la madre de santa Teresita

Philip Kosloski - publicado el 10/05/16

Educar a Teresita y a sus 8 hermanos no siempre fue fácil

¿Te sientes abrumada como madre? ¿Te frustra que tus hijos no te presten atención? ¿Luchas por equilibrar trabajo, vida familiar y oración? ¿Te preocupa la salvación de tus tercos hijos?

Si respondiste afirmativamente a alguna de estas preguntas, ya tienes mucho en común con Santa Celia Guérin, madre de “la santa más grande de los tiempos modernos”: Santa Teresa de Lisieux, Santa Teresa del Niño Jesús.

Y es que no todo fueron rosas a la hora de criar a la Pequeña Flor y a sus ocho hermanos (no todos sobrevivieron a la infancia). Celia quería lo mejor para sus hijas y se sentía decepcionada cuando el comportamiento que percibía en ellas era menos que santo.

Por ejemplo, Celia relata un incidente con Teresa que resultará muy familiar a cualquier madre:

“Una mañana, antes de ir a la planta baja, quise dar un beso a Teresa… así que me incliné para besarla, pero inmediatamente se escondió bajo la ropa, diciendo con tono de niña mimada, ‘No quiero que nadie me mire’. No me agradó su comportamiento y así se lo dije” (The Mother of the Little Flower [La Madre de la Pequeña Flor]).

Un tiempo más tarde, Celia escribió sobre sus preocupaciones en relación a Teresa y su futuro:

“En lo que concierne a Teresa, es imposible asegurar cómo terminará, es tan joven y despreocupada… su tozudez es casi indomable. Una vez que ha dicho no, nada le hará cambiar de opinión; podrías dejarla todo el día en el sótano sin conseguir que dijera sí. Antes preferiría dormir allí mismo” (Story of a Family [Historia de una familia]).

Sin embargo, Teresa no fue la única hija difícil. Celia encontró a la más obstinada y cabezota de todas en su hija Léonie, la tercera mayor. Según escribe:

“No estoy disgustada con mi Léonie. Si tan sólo se pudiera conseguir sacar lo mejor de su cabezonería y volver su carácter más flexible, haríamos de ella una buena hija. (…) Tiene una voluntad de hierro. Cuando quiere algo, triunfa sobre cualquier obstáculo para conseguir sus fines. Pero no es en absoluto religiosa. Dice sus oraciones sólo cuando no le queda más remedio” (Story of a Family).

Celia tenía tantos problemas con Léonie que llegó a escribir, “Es el futuro de Léonie el que más me preocupa. Me pregunto, ¿qué será de ella cuando yo ya no esté? ¡Me aterra pensarlo! Si fuera necesario sacrificar mi vida para hacer de ella una santa, me ofrecería encantada” (The Mother of the Little Flower).

No fue sencillo para esta madre criar a cinco hijas, y le pasó factura. Expresaba su agotamiento en una carta a su hija Pauline, diciendo, “Ansío el descanso. No me queda valor para seguir bregando. Siento la necesidad de reflexionar en calma para pensar en la salvación, algo que las complicaciones de este mundo me han hecho descuidar” (The Mother of the Little Flower).

En medio de tantas dificultades, Celia mantuvo un espíritu de esperanza y oración y trabajaba diariamente por la salvación de sus hijas. Quería que fueran santas y las consagró a Dios en el momento de su nacimiento.

Con el tiempo, su esfuerzo dio fruto, y abundante, ya que todas sus hijas, las cinco, entraron en la vida religiosa. Inesperadamente, las dos hijas por las que Celia se preocupaba más (Teresa y Léonie) disfrutan hoy del reconocimiento por sus vidas heroicas y virtuosas. Teresa fue canonizada como santa en 1925 y Léonie fue declarada Sierva de Dios en 2015.

Sobre todo, Celia nos ofrece una visión muy humana y cercana de la maternidad y expresa los mismos miedos y esperanzas de todas las madres. Nos aporta la confianza de que, si de verdad deseamos la santidad de nuestros hijos, tal vez no salgan tan mal después de todo. ¿Quién sabe? Nuestro hijo más terco podría convertirse en el mayor santo de su generación.

Santa Celia Guérin, ¡reza por nosotros y por todas las madres!

Tags:
educaciónmaternidadsantosTeresa de Lisieux
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.