Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 10 mayo |
San Juan de Ávila
home iconViajes
line break icon

Las ruinas de la iglesia más antigua del mundo tienen 1800 años

DCF 1.0

Daniel R. Esparza - publicado el 10/05/16 - actualizado el 16/02/20

Conocida como la “casa de la iglesia de Dura-Europos”, en Siria, alguna vez albergó algunas de las primeras imágenes cristianas de la historia.

Vistas desde fuera, las ruinas de la casa de la iglesia de Dura-Europos, no tienen nada de especial. De hecho, la edificación, en sí misma, no es en absoluto llamativa. Es, en efecto, una casa, como la de cualquier vecino, en la que, como era la costumbre en los primeros siglos del cristianismo, se reunía la comunidad de creyentes a orar, leer las Escrituras y celebrar la Eucaristía.

Vistas desde fuera, las ruinas de la casa de la iglesia de Dura-Europos, no tienen nada de especial.
Vistas desde fuera, las ruinas de la casa de la iglesia de Dura-Europos, no tienen nada de especial.

Ubicada en Dura-Europos, en Siria, los arqueólogos calculan que debe haberse construido cerca del año 229, y que se utilizó como sitio de congregación de la comunidad cristiana siria entre el 233 y el 256, por lo que es la edificación más antigua conocida en la que se hubiese celebrado algún tipo de liturgia cristiana.

En la casa se consiguieron fragmentos de los que podrían estar entre los primeros frescos con imágenes bíblicas de la historia del cristianismo.
En la casa se consiguieron fragmentos de los que podrían estar entre los primeros frescos con imágenes bíblicas de la historia del cristianismo.

Pero lo especial de esta “iglesia-casa”, de la que sólo quedan algunas paredes, no es sólo esto. En efecto, el que la comunidad se reuniese en casa era, como queda dicho, común, al no tener lugares oficiales de culto.

Esto hacía de la casa un espacio litúrgico, y esta no era la excepción: en ella se consiguieron fragmentos de los que podrían estar entre los primeros frescos con imágenes bíblicas de la historia del cristianismo y, junto a ellos, fragmentos de pergaminos con oraciones eucarísticas pertenecientes a la tradición de la Didaché, un texto doctrinario del siglo I.

Tags:
arqueologiaoriente medioprimeros cristianossiria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
5
Patricia Navas
Oración para que vuelva a la Iglesia alguien que quieres
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.