Aleteia

Papa Francisco: “No buscar el propio prestigio, sino el bien de los demás”

Comparte

El Pontífice recibe en audiencia a los miembros del Círculo de San Pedro, que lleva consuelo y ayuda a los más pobres en Roma

El papa Francisco en este Año de la Misericordia no se cansa de insistir en el «Evangelio de la caridad», ese de llevar a Dios a los pobres de espíritu, pero también a los abandonados por la sociedad que sufren hambre, frío, sed, están desnudos, encarcelados, entre otros males.

Precisamente, “no buscar el propio prestigio, sino el bien de los demás”, pidió el papa Francisco, al recibir en audiencia a los miembros del Círculo de San Pedro este lunes 9 de mayo en la sala Clementina del Vaticano.

Forma parte de él la Comisión de “Cocinas Económicas” distribuye unas 50.000 comidas al año en tres comedores situados en varias zonas de la ciudad eterna.

Asimismo, resaltó cómo el Círculo de San Pedro representa a esa “Iglesia en salida”, presente en las periferias romanas y que trabaja a favor de “los sectores más débiles de la población de nuestra ciudad”.

La comisión “Asilos Nocturnos”, con 50 camas, concede refugio digno durante la noche.

El Obispo de Roma reconoció el trabajo diario del Círculo a favor de los más débiles de la sociedad de su diócesis: una iglesia que sale a las calles para “caminar, crecer, visitar, encontrar, escuchar, compartir y estar con la población más pobre”.

Francisco ha apoyado diversas obras a favor de los pobres, con la construcción de las duchas para mendigos adyacente a la columnata de Bernini en la plaza de San Pedro, el servicio de barbería, podología, el ambulatorio médico y el hostal para personas que viven en la calle, entre otras iniciativas que administra don Corrado, el limosnero pontificio.

Es una Iglesia conformada por discípulos “amigos del Señor” que comparten su palabra y llevan a las «periferias» un Evangelio que se renueva “con gestos” de “perdón, amor, don”.

La Virgen fue mostrada por el papa Francisco como ejemplo para los servidores de los pobres delante a Dios. Al celebrarse el mes mariano de mayo, Ella no se cansa de «iniciar», de salir deprisa para cumplir y llevar a Dios (cf. Lc 1,39). “Ella trae la visita de Dios porque está en profunda comunión con Él”, expresó.

“En este Año Santo…, mientras nos esforzamos por seguir el camino de las obras de misericordia, estamos llamados a renovarnos en la fe para llevar la visita del Señor a aquellos que sufren en el cuerpo y el espíritu”, añadió.

© FaceMePLS | Flickr (CC BY 2.0)

El Pontífice les invitó a continuar llevando a cabo el Evangelio de la caridad, y saludó “con afecto” a todos los miembros del Círculo de San Pedro y dio gracias a su presidente general, Duque Leopoldo Torlonia por “sus amables palabras”.

Según señala el Vaticano, el Círculo de San Pedro, fundado en Roma en 1869 por iniciativa de un grupo de jóvenes dirigidos por el cardenal Iacobini, forma parte de la historia de Roma, ha atravesado dos guerras mundiales, calamidades, pobrezas siempre nuevas, intentando en cada momento dar consuelo y ayuda a los más pobres.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.