Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconHistorias que inspiran
line break icon

El valor de ser madre, aun estando en la cárcel

Felipe Cortés Tique

Monica Ibáñez Sarco - publicado el 06/05/16

Voluntarias colombianas llevaron esperanza y alegría a reclusas que son madres

El pasado lunes, la cárcel de mujeres Pedregal, ubicada en el corregimiento de San Cristóbal, en Medellín, recibió a un grupo de voluntarias que quiso llevar alegría y esperanza a algunas reclusas madres de familia.

Fueron 60 las que participaron de la celebración y que en espíritu de oración y fraternidad no dejaban de expresar su gratitud. Eran varias las que comentaban: “Gracias por acordarse de nosotras”, “ustedes nos tratan como personas”.

Esta visita surgió como inquietud de las fraternas, laicas consagradas de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, que el año pasado habían realizado un retiro espiritual en la misma cárcel atendiendo a aproximadamente 80 mujeres.

A esta iniciativa se sumó la campaña solidaria “En compañía de María” que en el mes de mayo busca celebrar el día de la madre con quienes más lo necesitan, mujeres de bajos recursos y zonas vulnerables.

Este año quisieron recolectar bienes de aseo personal y destinarlos a las mujeres que pagan años de condena en la cárcel de Pedregal.

Ana Lucía Valencia, Directora General de la Fundación Solidaridad en Marcha en Colombia compartió su experiencia con Aleteia al haber participado como voluntaria en esta campaña.

“El haber participado de la actividad me ayudó a valorar el don de la reverencia en el servicio, aunque he podido participar de varias actividades solidarias, cada vez evidencio más la importancia de saber escuchar, de poder encontrar en este caso unos corazones esperanzados en mujeres que por alguna razón tomaron un camino equivocado, y que su castigo les permitió encontrarse con el Señor”.

Testimonios y esperanza

Muchos de los testimonios, aun en medio del dolor, eran verdaderamente esperanzadores al escuchar a las reclusas decir que estaban agradecidas con Dios.

“Me acuerdo mucho de Diana una mujer joven  de ojos tristes pero con un corazón muy grande que daba gracias a Dios de estar en la cárcel porque fue ahí donde lo encontró. Ella me compartió que no tiene ningún motivo de qué quejarse, que ya tiene lo más grande y es la confianza en el Señor. Sus actos generosos (como guardar un bocado para otra compañera del patio que no participó de la actividad) me llenan el corazón para dar gracias a Dios por todas las bendiciones recibidas, regresé a mi trabajo y a mi hogar con un corazón lleno de gratitud y el compromiso de continuar unida en oración para que Santa María interceda por ellas y sus familias”, compartió Ana Lucía Valencia, una de las voluntarias.

El derecho de vivir dignamente

Entre las participantes habían algunas que estaban pagando condena de varios años. Por ejemplo,  una había sido sentenciada a 60 años de cárcel. Evidentemente las mujeres que estaban ahí habían atentado en algún momento contra el bien común.

Algunas han sido cómplices en asesinatos, miembros de bandas criminales, participantes en redes de narcotráfico, asesinas, etcétera.

Sin embargo, frente a la justicia impuesta por la sociedad rebosa el amor de Dios que las sigue amando con su pecado y les ofrece una y otra vez su perdón.

Ha sido impactante, cuentan, verlas, mujeres común y corrientes que ahora cargan con el peso de sus culpas y sufrimientos de sus víctimas y de sus familiares.

“El día de la visita me sentí emocionada, al pensar en que esas mujeres tendrían un rato de alegría al escuchar el mensaje de Jesús. Ha sido un hermoso recuerdo”, cuenta María Elena González.

“Mi hija me preguntó: ¿es muy miedoso eso allá? Y yo le contesté que encontré mujeres que por un error están allí. Conversé con ellas, me reí con ellas y me abrace con ellas. Me enseñaron, me dieron más de lo que yo pude dar, verdaderamente vi el rostro de Jesús en cada una de ellas”, agregó.

Viviendo la maternidad

Cecilia Galloso, fraterna, de nacionalidad chilena, fue una de las consagradas que acompañó al grupo de las voluntarias. Y también quiso compartir con Aleteia su experiencia de celebrar con aquellas mujeres el don de la maternidad.

“Fue bueno recordarles cosas esenciales de humanidad, valores que son más fuertes que el mal que uno puede cometer. El don de la maternidad es valioso y habla de quienes son ellas y como María les muestra la manera de vivir su ser madres en el dolor”.

Casi todas, salvo una que saldría en libertad al día siguiente de la actividad, estarán lejos de sus familias en esa fecha tan especial.

Un día que para muchas mujeres es especial porque todos les recuerdan los valiosas que son, para ellas, las reclusas, es doloroso porque se vuelve en una ocasión para lamentarse por sus errores y cargarse de impotencia al ver que el tiempo no se puede devolver.

Son estas mujeres las que necesitan llenarse de esperanza.

Para Cecilia esta experiencia la ha renovado en su vocación a la vida consagrada puesto que le ha permitido “reconocer ese amor universal al que estamos llamadas a dar ya que ningún ser humano nos puede ser ajeno para ir anunciarle al Señor, con más razón en esas realidades que muestran de manera explícita la fuerza del  mal.”

“Esta ocasión de vivir la maternidad espiritual ha sido perfecta para ver también la acción del amor y la misericordia de Dios en la vida de ellas, y esa misma acción de Dios en nuestra vida», concluye Cecilia.

Tags:
carcelcolombiamaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.