Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEspiritualidad
line break icon

Esa duda sobre Dios que te paraliza

Carlos Padilla Esteban - publicado el 05/05/16 - actualizado el 07/11/18

Le digo que sí, pero en cuanto la enfermedad golpea mi carne quiero un milagro: me falta fe

Sé que si confío más en Dios no tendré tantos miedos metidos en el corazón. Sé que Jesús no quiere que tiemble mi corazón ante las adversidades de la vida: «Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde».

No quiere que me acobarde. Pero yo muchas veces tengo miedo y me acobardo. Dejo de hacer cosas por miedo. Dudo, me detengo. Quiero seguir creyendo, pero dudo.

Siento que a veces tiembla mi corazón ante las dificultades. Tiembla y se acobarda. No confío en ese amor infinito que me sostiene.

Tal vez es porque quiero controlar la vida y no lo consigo. Digo que sí a Dios, pero en cuanto la enfermedad golpea mi carne quiero un milagro, deseo un cambio de rumbo, un nuevo camino, una solución que me dé una paz nueva.

Y le pido a Dios milagros. No le pido fuerza para llevar la enfermedad. No le pido paz en medio del sufrimiento. Le pido que me quite la cruz, que aleje el sufrimiento, que acabe con mi dolor.

Sí, me falta fe. Quiero pedirle que viva conmigo mi cruz, que permanezca dándome la mano en medio de mi dolor. Pronunciando palabras de amor para que sepa sostener el cáliz que he de beber. Me falta fe.

El otro día leía: «Creemos que dependemos de Dios, que su voluntad nos sostiene en cada instante de nuestra vida. Pero nos da miedo comprobarlo. En lo más hondo de cada uno de nosotros queda una pequeña duda persistente, un pequeño nudo de temor al que nos negamos a enfrentarnos o que no reconocemos ni siquiera ante nosotros mismos, y que nos dice: – ¿Y si no es así? Nos da miedo abandonarnos totalmente en las manos de Dios por temor a que no nos sujete cuando caigamos»[1].

Quiero tener esa fe que me permita seguir creyendo cuando aparentemente todo esté perdido. Que me permita soltarme en manos de mi Padre y confiar de verdad en su amor.

No quiero que se pierda mi fe en mitad de mi camino. Quiero ser capaz de amarle siempre, también cuando no note su mano suave sobre mi vida. Pero me falta la fuerza.

Quiero confiar en todo momento. También cuando parezca que caigo y no hay nadie esperándome al final de mi caída. No quiero temblar ante las dificultades de la vida. Cuando no salga todo como yo quiero.

Decía el padre José Kentenich: «Oh, mi Dios y Señor, despréndeme de mí mismo y hazme enteramente tuyo. He aquí la cima de la sencillez. Si nos animásemos a orar de una manera similar, habría entonces que estar dispuestos a asumir lo que venga con mucha seriedad. Seamos veraces en la oración, aun cuando nuestro pobre corazón tiemble de miedo»[2].

Quiero ser fiel a la palabra dada y repetir esa oración sencilla. Que me desprenda de mí mismo. Que mi palabra dada valga siempre. Que no se lleve el viento mis buenas intenciones. Quiero permanecer a su lado aun cuando otros se alejen de su amor.

Que su Espíritu me recuerde cada día todo lo que Jesús me dice, cuánto me quiere, cómo me acompaña siempre. Me recuerde la plenitud a la que estoy llamado. Que Jesús camine a mi lado. Abrazándome despacio.


[1]
J. Kentenich, Niños ante Dios

[2] Walter Ciszek, Caminando por valles oscuros

Tags:
almafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.