¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un restaurante italiano por el que vale la pena ir a la cárcel

Comparte

InGalera procura devolver la dignidad a la población carcelaria

Para conseguir empleo en este restaurante, bien sea como camarero, lavaplatos o ayudante de cocina, hay que satisfacer un requisito indispensable: ser uno de los 1.100 detenidos que cumplen condena en la prisión de Bollate, la cárcel modelo de Milán, donde, desde octubre del año pasado, funciona InGalera, “el restaurante de la cárcel con más estrellas en Italia”, como reza su eslogan promocional.

El chef Ivan Manzo, una de las cabezas del proyecto
El chef Ivan Manzo, una de las cabezas del proyecto

Ivan Manzo, el chef del restaurant, junto a Silvia Polleri, la presidenta de la cooperativa que regenta el proyecto, explican las razones que motivaron la apertura de InGalera: “nuestro deseo es que (los convictos) vuelvan a la sociedad con la dignidad de quien respeta las reglas. Las recaídas en el delito disminuyen cuando la cárcel favorece ocasiones de formación profesional y ocupación de trabajo verdadero”.

En efecto, los empleados de InGalera ganan entre 800 y 1.000 euros mensuales con los que, de acuerdo a sus propios testimonios, no sólo mejoran sus condiciones de vida en las celdas, sino que además pueden ayudar a sus familias, e incluso pagar los pasajes para que vayan a visitarlos.

Según cifras de la prisión de Bollate, menos del 20 por ciento de sus ex detenidos reincide en el delito.
Según cifras de la prisión de Bollate, menos del 20 por ciento de sus ex detenidos reincide en el delito.

El restaurant tiene, además, otro valor adicional: no sólo permite a los convictos tener un trabajo digno que los capacita para conseguir empleo al reinsertarse a la vida social, amén de tener contacto diario con los comensales que visitan la cárcel, sino que a la vez permite a quienes van a comer a InGalera superar los prejuicios con los que usualmente se acercan a la población carcelaria, sumándose al proyecto social que sustenta esta iniciativa.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.