¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Sabes lo que Dios te está diciendo a ti?

© Kuznetcov_Konstantin / Shutterstock
Comparte

Sé que estás ahí oculto hablándome, abrazándome y entonces dejo de temer y sueño

Quiero guardar la palabra de Dios en mi corazón para que Jesús venga a mí. Creo que si las guardo en mi alma, ellas se irán haciendo vida. Su palabra es la llave para entrar a mi vida. La Palabra que escucho cada vez que abro la Biblia y me detengo.

La palabra de Dios es esa semilla que germina en tierra buena y da su fruto. ¡Cuánto bien me hace meditar la palabra de Dios! Guardarla en mi alma como algo sagrado. Repetirla una y otra vez.

Hoy quiero guardar las palabras que Jesús me dice. Me gusta pensar que me ha dicho palabras únicas. Las guardo desde siempre. Son palabras que tocan mi alma. Me conmuevo al escucharlas de nuevo.

Tienen que ver con lo que soy, con mi herida, con la predilección particular de Jesús por mí. Un día me las dijo. Yo no las olvido. Quiero guardarlas y no olvidarlas nunca. Quiero que me ayuden a recordar siempre lo que estoy llamado a ser. Quiero que mi corazón sea su morada.

Le pido a Jesús que pase por mi vida y me hable. Sé que Él está a la puerta, esperando y llama. Y yo a veces no le abro. Hoy le pido que pase y me diga mis palabras. Las que me hacen reír, las que me emocionan hasta las lágrimas.

¿Cuándo me habla a mí Jesús? ¿Qué palabras son las que guardo dentro? Es difícil guardar todas las palabras de Jesús en mi vida.

Las palabras que me ha dicho a mí personalmente han sido muchas. Desde que me enamoré de Él me ha ido diciendo palabras. Me ha ido guiando con su voz. Me ha desvelado el misterio de mi alma.

Jesús me habla. Lo sé. Me habla cuando no lo escucho. Me habla cuando no le entiendo. Me habla cuando recibo tanto amor de sus manos. Son palabras en las que me dice que me quiere. Para toda la vida. Desde siempre.

Una persona rezaba: Tengo una hondura que yo mismo desconozco. Y a veces, cuando me callo, me hundo en ella y me pierdo. Y sé que estás ahí oculto hablándome, abrazándome y entonces dejo de temer y sueño. Y veo imposibles que se tejen en torno a mis manos. Y quiero hacerlo todo real de forma inmediata. Me falta la paciencia. Callo y escucho. Y me hablas en torrentes. Y de repente te callas. Siento que tu presencia infinita calma mi deseo de tener todo al instante contenido en mi mirada. Quiero abrazarte. Quiero tenerte. Retengo aquello que Tú me has dado. Conservo lo que recibo. No quiero perder ya nada. Y anhelo lo que no tengo. Pero sé que si me abrazas todo lo demás no importa. Y sé que si me sonríes tu sonrisa me da paz. Caminamos juntos. Delante o detrás me importa. A tu lado. Me sostienes. Y siento muy de repente que todo cobra sentido”.

Me gusta esa mirada puesta en Jesús. En sus palabras. En lo que me dice en el corazón. Al volverlas a escuchar en el Evangelio el corazón se emociona.

Son esas palabras que resuenan y el alma vibra. Como las cuerdas de la guitarra al decir con voz aguda una nota determinada. Esa nota provoca que las cuerdas vibren. Esa resonancia la vivo yo muy dentro.

Esa palabra que resuena en el corazón cuando la vuelvo a escuchar o a decir y toco el amor de Dios vibrando en mi vida. Porque le amo guardo sus palabras… Porque me ama guardo sus palabras.

¿Cuáles son esas palabras que han marcado mi camino? ¿Cuáles son esos momentos del Evangelio que guardo como un tesoro? ¿Cuál es esa imagen de Jesús que me hace vibrar y me conmueve? Esa imagen de Jesús en la que toco su amor.

Pienso entonces en María que acogió la palabra de Dios en su alma y la palabra se hizo carne en Ella. Escuchó de rodillas, como una niña anonadada ante tanto amor. Pienso en su mirada virginal. En la pureza de su alma.

Pienso en Ella que tenía el corazón abierto para acoger su palabra. Y Dios hace morada en Ella de repente, y para siempre. Lo mismo pasa en mi vida si yo me dejo.

Miro a María y le pido que me haga capaz de abrazar esa palabra de Dios que me transforma. Le pido que limpie mi corazón de impurezas. Que lo abra en su cerrazón. Que elimine sus durezas.

Le pido que me enseñe a amar como Ella ama para acoger, para no rechazar. Y ya no estoy solo. Su palabra me da la vida. Se hace amor tangible, amor que me abraza.

Tags:
alma
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.