Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 31 julio |
San Ignacio de Loyola
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Sabes lo que Dios te está diciendo a ti?

Carlos Padilla Esteban - publicado el 03/05/16

Sé que estás ahí oculto hablándome, abrazándome y entonces dejo de temer y sueño

Quiero guardar la palabra de Dios en mi corazón para que Jesús venga a mí. Creo que si las guardo en mi alma, ellas se irán haciendo vida. Su palabra es la llave para entrar a mi vida. La Palabra que escucho cada vez que abro la Biblia y me detengo.

La palabra de Dios es esa semilla que germina en tierra buena y da su fruto. ¡Cuánto bien me hace meditar la palabra de Dios! Guardarla en mi alma como algo sagrado. Repetirla una y otra vez.

Hoy quiero guardar las palabras que Jesús me dice. Me gusta pensar que me ha dicho palabras únicas. Las guardo desde siempre. Son palabras que tocan mi alma. Me conmuevo al escucharlas de nuevo.

Tienen que ver con lo que soy, con mi herida, con la predilección particular de Jesús por mí. Un día me las dijo. Yo no las olvido. Quiero guardarlas y no olvidarlas nunca. Quiero que me ayuden a recordar siempre lo que estoy llamado a ser. Quiero que mi corazón sea su morada.

Le pido a Jesús que pase por mi vida y me hable. Sé que Él está a la puerta, esperando y llama. Y yo a veces no le abro. Hoy le pido que pase y me diga mis palabras. Las que me hacen reír, las que me emocionan hasta las lágrimas.

¿Cuándo me habla a mí Jesús? ¿Qué palabras son las que guardo dentro? Es difícil guardar todas las palabras de Jesús en mi vida.

Las palabras que me ha dicho a mí personalmente han sido muchas. Desde que me enamoré de Él me ha ido diciendo palabras. Me ha ido guiando con su voz. Me ha desvelado el misterio de mi alma.

Jesús me habla. Lo sé. Me habla cuando no lo escucho. Me habla cuando no le entiendo. Me habla cuando recibo tanto amor de sus manos. Son palabras en las que me dice que me quiere. Para toda la vida. Desde siempre.

Una persona rezaba: Tengo una hondura que yo mismo desconozco. Y a veces, cuando me callo, me hundo en ella y me pierdo. Y sé que estás ahí oculto hablándome, abrazándome y entonces dejo de temer y sueño. Y veo imposibles que se tejen en torno a mis manos. Y quiero hacerlo todo real de forma inmediata. Me falta la paciencia. Callo y escucho. Y me hablas en torrentes. Y de repente te callas. Siento que tu presencia infinita calma mi deseo de tener todo al instante contenido en mi mirada. Quiero abrazarte. Quiero tenerte. Retengo aquello que Tú me has dado. Conservo lo que recibo. No quiero perder ya nada. Y anhelo lo que no tengo. Pero sé que si me abrazas todo lo demás no importa. Y sé que si me sonríes tu sonrisa me da paz. Caminamos juntos. Delante o detrás me importa. A tu lado. Me sostienes. Y siento muy de repente que todo cobra sentido”.

Me gusta esa mirada puesta en Jesús. En sus palabras. En lo que me dice en el corazón. Al volverlas a escuchar en el Evangelio el corazón se emociona.

Son esas palabras que resuenan y el alma vibra. Como las cuerdas de la guitarra al decir con voz aguda una nota determinada. Esa nota provoca que las cuerdas vibren. Esa resonancia la vivo yo muy dentro.

Esa palabra que resuena en el corazón cuando la vuelvo a escuchar o a decir y toco el amor de Dios vibrando en mi vida. Porque le amo guardo sus palabras… Porque me ama guardo sus palabras.

¿Cuáles son esas palabras que han marcado mi camino? ¿Cuáles son esos momentos del Evangelio que guardo como un tesoro? ¿Cuál es esa imagen de Jesús que me hace vibrar y me conmueve? Esa imagen de Jesús en la que toco su amor.

Pienso entonces en María que acogió la palabra de Dios en su alma y la palabra se hizo carne en Ella. Escuchó de rodillas, como una niña anonadada ante tanto amor. Pienso en su mirada virginal. En la pureza de su alma.

Pienso en Ella que tenía el corazón abierto para acoger su palabra. Y Dios hace morada en Ella de repente, y para siempre. Lo mismo pasa en mi vida si yo me dejo.

Miro a María y le pido que me haga capaz de abrazar esa palabra de Dios que me transforma. Le pido que limpie mi corazón de impurezas. Que lo abra en su cerrazón. Que elimine sus durezas.

Le pido que me enseñe a amar como Ella ama para acoger, para no rechazar. Y ya no estoy solo. Su palabra me da la vida. Se hace amor tangible, amor que me abraza.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
4
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
5
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
6
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
7
BECCIU
Ary Waldir Ramos Díaz
Comienza un juicio histórico por corrupción en el Vaticano
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.