¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La lista negra de países que más piratean

Marko-CC
Comparte

Ambigüedad legal, marcas similares o casi idénticas e incluso proyección de películas piratas en algunos cines, internet es jauja

Argentina, Chile y Venezuela. Estos son los tres países de América Latina que aparecen en la “lista negra” de los 11 del mundo que más piratean.

El ranking fue elaborado por la Oficina de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR), que hizo público su “Reporte Especial 301” sobre las violaciones de los derechos de propiedad intelectual y patentes a nivel mundial.

Los temas varían entre películas pirata y las licencias farmacéuticas, por ejemplo.

Este reporte no conlleva sanciones por parte de Estados Unidos, pero significa un llamado de atención para aumentar los esfuerzos contra la piratería, aunque no estén de acuerdo, publica BBC Mundo.

En este caso aparecen otros países del continente como Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Guatemala, Jamaica, México y Perú.

Los tres más comprometidos

El informe del organismo estadounidense reconoce el esfuerzo de Chile para “reducir los tiempos de registro de las patentes, el incremento en las acciones de protección intelectual” y la baja de “la tasa de uso de software sin licencia”.

Sin embargo, sigue en la lista negra, principalmente por el tema de los decodificadores piratas, que son aparatos de bajo costo que permiten mirar canales satelitales, privados, Premium y hasta de alta definición.

Una  vez conocido este informe, la cancillería chilena salió a responder rápido afirmando que el informe ofrece una “visión unilateral” sobre el derecho de propiedad intelectual y que el país está tomando medidas al respecto de forma genérica.

En ese sentido,  este sistema sobre propiedad intelectual que fue creado por Chile cumple “el doble objetivo de fomentar la innovación y garantizar el debido acceso al conocimiento, la cultura y los medicamentos a toda la población”.

Otro de los países en la mira es Argentina, que, según el informe, “sigue presentando un número de deficiencias conocidas y de larga data en la protección de los derechos de propiedad intelectual”.

En el caso de este país, el organismo estadounidense hace referencia especialmente a la falta de protección de patentes farmacéuticas, biotecnológicas y químicos agropecuarios.

Y pone como ejemplo una famosa feria regional denominada La Salada, en Buenos Aires, que brinda “productos falsificados y pirateados”.

“Mientras que la piratería de CD con derechos de autor está muy extendida, la piratería en internet es una preocupación creciente. Las tasas de piratería de internet se aproximan al 100% en varias áreas de contenido“, prosigue el informe.

Varios especialistas locales coinciden en que la legislación argentina necesita actualizarse. Como indicó a BBC Mundo el abogado argentino especializado en derecho y nuevas tecnología Fernando Tomeo, “la ley de propiedad intelectual es muy antigua”.

El último de los países de América Latina que integra esta lista es Venezuela, que permanece en el ranking por ausencia de esfuerzos aparentes y la “falta de un sistema efectivo” para hacer frente a la piratería.

Ambigüedad legal, marcas similares o casi idénticas e incluso proyección de películas piratas en algunos cines son algunos ejemplos que marca el “Reporte Especial 301”.

Un caso a considerar es el de Ecuador, que logró salir de esta “lista negra”. El informe dice lo siguiente sobre este país:

“Aunque la protección de los derechos sigue siendo débil (incluidos los mercados como el de La Bahía en Guayaquil), las reformas en el código penal en 2015 que restauró algunos procedimientos y sanciones penales contra la falsificación y piratería a escala comercial, así como la voluntad de Ecuador para colaborar con EEUU son pasos positivos”.

“No robarás”

Los obispos miembros de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS) de España, han firmado un documento titulado La piratería en el cine. Una mirada desde la Doctrina Social de la Iglesia con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

La intención de los obispos a través de su mensaje ha sido “iluminar esta realidad de la piratería en el cine, que frecuentemente recibe una consideración relativista y utilitarista, desde una conciencia moral que busca el bien de los individuos.”

En ese sentido, los obispos aspiran a que “el fenómeno de la piratería en el mundo del cine disminuya hasta desaparecer”.

El documento también explica el legítimo derecho de la propiedad tanto en los bienes intelectuales como culturales, entre otras cosas.

En cuanto al punto de vista moral indican de forma contundente que la piratería se enfrenta a tres puntos esenciales.

“Incurre en un pecado contra el 7º mandamiento de la Ley de Dios que dice “no robarás”, así comienza el análisis moral en el que además muestran que “el daño que se realiza a la parte que distribuye los contenidos cinematográficos se extiende también a la parte de la industria dedicada a la creación”.

La mirada de los obispos españoles sobre la piratería se centra fundamentalmente en el cine, pero el fenómeno abarca otros ítems que van desde marcas hasta temas tecnológicos. El desafío de América Latina está en redoblar esfuerzos para combatirla.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.