Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Mira con amabilidad, por favor

© Nicolas Fuentes / Flickr / CC

Niño

Carlos Padilla Esteban - publicado el 30/04/16

El que mira con amabilidad suele ser mirado de la misma manera

Pienso que Jesús me mira siempre. Así como lo hizo en su vida entre los hombres. Pasó mirando. Observaba la vida. Miraba a los hombres en su rutina diaria. Miraba la superficie. Y miraba el corazón. No se detenía en las apariencias. Sabía leer lo que había en cada uno.

Hay personas que reciben el don de Dios de leer las almas. Saben decirnos lo que nosotros mismos no logramos pronunciar. Ven mejor lo que no vemos. Ven lo que nos permanece oculto.

En psicología se habla de ese lado oculto de nuestra alma que sólo ven los demás y nosotros no logramos ver. Por eso nos ayuda mirarnos en el espejo de los otros para conocernos mejor.

No hace falta un don especial para ver esa parte oculta de mi alma. A veces es una parte oscura que me duele. A veces una parte llena de luz que yo no logro ver. Me hace bien que me hagan ver lo que no veo.

La mirada de los demás ha marcado mi vida. Lo sé. Desde niño. La mirada de mis padres, de mi hermana, de mis amigos. Soy fruto de muchas miradas. Algunas buenas, otras no tanto.

Decía Tim Guenard: “Doy fe de que una mirada amable puede cambiarte el destino. Es muy importante que te miren cuando tú no sabes ni mirarte a ti mismo”.

Este hombre tuvo una historia muy difícil. Un padre que lo maltrató desde niño. Fue abandonado por su madre. Padeció el rechazo y él mismo comenta cómo el odio en su corazón le dio fuerzas para vivir: “Lo que a mí me ayudó a sobrevivir no fue el amor, sino el odio”. El odio a sus padres, el odio a las personas que lo maltrataron y se aprovecharon de él. Ese odio a aquellos que lo habían mirado mal.

Y fue una mirada compasiva, amable, la que salvó su vida. Una mirada de un mendigo la que le permitió iniciar un camino de salvación. Una mirada diferente, compasiva, llena de misericordia. ¡Cuánto vale una mirada! Y a veces, ¡qué poco miro!

Comenta el papa Francisco: “El narcisismo vuelve a las personas incapaces de mirar más allá de sí mismas, de sus deseos y necesidades”.

Cuando vivo centrado en mis deseos, en mis proyectos, en mis planes, dejo de mirar. Entonces no logro mirar más allá del siguiente paso que voy a dar. Sigo mi agenda. Sigo mi vida. No miro nada más, a nadie más. O miro sin mirar.

Una persona rezaba: “Me gusta mirarte así, mirándome. Esperas que corra a abrazarte y de tanto que quiero amarte temo herirte en la fuerza de mi abrazo. Si en esa fuerza pudiera realmente mostrarte mi amor, ese amor que a veces temo no darte. Anhelo el día en que ese abrazo ya no acabe. Es imposible no hacerte presente en cada instante. Cierre los ojos o pierda la mirada en el infinito, estás presente, cada hora, en cada instante”.

La mirada mía sobre Jesús. La mirada mía sobre los hombres. Me cuesta mirar tan bien. Me gustaría mirar siempre como Jesús miró a los hombres. Como Jesús miró a la mujer adúltera, a la Magdalena, a Pedro, a los suyos, a su Madre.

Mirar como miró desde la cruz lleno de compasión, perdonando. Mirar con una amabilidad honda y verdadera. La amabilidad es un don que escasea. Esa capacidad para mirar bien al otro, para ver lo bueno que tiene y alegrarme. La capacidad para descubrir el blanco en el negro, la luz en la noche.

Hace falta una mirada especial.

Comenta el papa Francisco en la exhortación Amoris Laetitia: “Una mirada amable permite que no nos detengamos tanto en sus límites, y así podamos tolerarlo. Y unirnos en un proyecto común, aunque seamos diferentes. El amor amable genera vínculos, cultiva lazos. El que ama es capaz de decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan.Ser amable no es un estilo que un cristiano puede elegir o rechazar. La cortesía es una escuela de sensibilidad y desinterés, que exige a la persona cultivar su mente y sus sentidos, aprender a sentir, hablar y, en ciertos momentos, a callar[1]”.

La amabilidad es fuente de un amor verdadero. A veces no somos amables. Vamos por la vida exigiendo, pidiendo, reclamando, protestando. Nos quejamos y no somos amables. No vemos lo bueno que hay en los demás y vemos sólo sus deficiencias.

Nos cuesta ser amables. Nos cuesta mirar con esa amabilidad que acoge, respeta, espera y acepta. Esa amabilidad que no es frecuente en la vida cuando vamos pidiendo y exigiendo los primeros puestos.

El que mira con amabilidad suele ser mirado de la misma manera. Muchas veces, cuando me miran sin amabilidad, me cuesta a mí mismo ser amable. Y sé que me gustaría ser siempre amable. Siempre acogiendo, aceptando, abrazando.

No lo hago. O porque me hieren, o porque no se portan así conmigo y no me miran de esa manera. Es difícil responder con un bien cuando he recibido un mal en mi vida. Es difícil contestar bien cuando me gritan. Ser amable cuando me insultan y agreden.

Cuando no me quieren no puedo yo querer. Me parece imposible. Pero Dios puede hacerme de nuevo.

Anhelo mostrar un rostro afable. No hay nada peor que esos cristianos que espantan a los que se acercan con su mirada hostil, con su gesto adusto.

Decía san Francisco en la regla a sus hermanos: Los hermanos han de cuidar de no aparecer tristes o como hipócritas amargados, en su conducta exterior; deben comportarse como hombres que se alegran en el Señor, serenos y amables”.

Un rostro que refleje el amor de Dios. Un rostro amable. La Pascua es ese paso de Dios por mi corazón. Ese paso que todo lo transforma.

Él lo hace todo nuevo con su poder. También mi capacidad para mirar y abrazar a aquel que pone en mi camino. Me mira de una manera nueva y entonces aprendo yo a mirar como Él mira.

[1] Octavio Paz, La llama doble

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.