Aleteia

Colombia le da el sí definitivo al matrimonio gay

Comparte

La Corte Constitucional ratifica la decisión que tomó el pasado 8 de abril, se negará a los notarios la posibilidad de utilizar la objeción de conciencia

La Sala Plenaria de la Corte Constitucional de Colombia aprobó ayer con seis votos a favor y tres en contra la ponencia del magistrado Alberto Rojas Ríos que permite la unión entre personas del mismo sexo, publica El Colombiano.

Gracias a esta sentencia, que estará disponible en 15 días, los notarios están obligados a casar a las personas que así lo soliciten y las “uniones solemnes” (figura utilizada hasta ahora) entre parejas gay que se presentaron desde 2013 serán consideradas matrimonio.

Ratificó una decisión

El pasado 8 de abril la Corte negó una ponencia del magistrado Jorge Pretelt en la que señalaba que “las parejas gay no podían contraer matrimonio civil”.

A raíz del rechazo de esta ponencia se abrió paso a la elaboración de una nueva a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.

El encargado de realizarla fue el magistrado Alberto Rojas, quien elaboró una ponencia que recoge la posición a favor del matrimonio gay de la mayoría de los magistrados.

Entre los argumentos principales de la ponencia se destaca el hecho de que el Congreso de Colombia tuvo 21 proyectos de ley para hacer realidad el matrimonio homosexual y no lo hizo, destaca El Colombiano.

La Corte también indicó que actuó para proteger los derechos de la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (LGBTI) en el entendido de que la figura actual de unión solemne vulneraba estos derechos.

A todo esto, otra cosa que se desprende de la decisión de la Corte es que que se les negará a los notarios la posibilidad de utilizar la objeción de conciencia para no tramitar estos matrimonios.

“Con esta sentencia se asegura el goce efectivo a fundar una familia sin discriminación, en libertad y con dignidad. Los jueces, notarios y registradores del estado civil deben asegurar el ejercicio de los derechos fundamentales”, concluyó la presidenta de la Corte, María Victoria Calle.

Opositores

“La familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla”, afirmó el procurador general de Colombia, Alejandro Ordóñez, quien  a raíz de esta sentencia busca el apoyo en el Congreso para derribar a través de un acto legislativo lo dispuesto por la Corte y en base a lo que indica la propia Constitución  del país.

“Creo que hay una modificación de la Constitución introducida por un órgano que no tiene competencia para hacerlo. En este caso la Corte está modificando el artículo 42 de la Constitución, invadiendo el fuero del Congreso”, expresó a El Colombiano José Gregorio Hernández, exmagistrado de la Corte Constitucional.

En tanto, hay otras voces que defienden lo dispuesto por la Corte, como la del presidente del Senado, Luis Fernando Velasco, quien consideró que esta sentencia hizo efectivo un derecho que el ciudadano tiene. “No creo que haya invadido el fuero”, agregó.

A poco de Amoris Laetitia

La decisión  de la Corte el pasado 8 de abril que le abría las puertas al matrimonio homosexual en Colombia fue tomada a pocas horas de la publicación en Roma de la enclíclica pos-sinodal del papa Francisco Amoris laetitia (AL), La alegría del amor: Sobre el amor en la familia, donde en algunos pasajes (los puntos 250 y 251) se hace referencia a las personas con tendencias homosexuales.

“No existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia […]. Es inaceptable que las Iglesias locales sufran presiones en esta materia y que los organismos internacionales condicionen la ayuda financiera a los países pobres a la introducción de leyes que instituyan el “matrimonio” entre personas del mismo sexo”, expresa el Papa.

Colombia se transforma en el quinto país de América Latina que le abre las puertas al matrimonio entre personas del mismo sexo luego de Argentina, Uruguay, Brasil y México.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.