¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿En qué orden leer la Biblia?

Kjetil Kolbjornsrud
Comparte

Muchas personas se ponen a leer y se desaniman en seguida, por no tener una guía

 

La Biblia no es un simple libro. Es una biblioteca de 73 libros. Son muy diferentes unos de otros, tienen estilos muy distintos, fueron escritos en épocas muy distantes y en situaciones muy diferentes.

Imagínate llegando a una biblioteca como esa y empezando a leer el primer libro que encuentras en el estante, pasando al segundo y así en adelante. ¡Esa lectura no puede funcionar! Hay personas que abren la Biblia desde el principio y empiezan a leer a partir del Génesis. En general, no pasan del quinto libro. Se desaniman y no vuelven más. Y, lo que es peor, acaban diciendo que es imposible, que no se consigue entender la Biblia. ¡Pero eso pasaría con cualquier biblioteca del mundo!

Es necesario un Plan de lectura. Al principio, hay muchas cosas que no se entienden, lo que es muy natural. También en la lectura de una novela pasa eso. ¡No te pares por eso, prosigue! A medida que se va leyendo, las cosas se van aclarando. Es una regla de oro: la Biblia se explica por si misma. Por eso, es tan importante un plan de lectura.

Existen varios planes de lectura. Todos ellos son buenos, porque se basan en un principio. Aquí presento un plan concreto. Está destinado a aquellos que desean empezar a leer la Biblia y no tienen otros recursos, que no sean conocer la Biblia a través de ella misma. Sigue el orden indicado aquí, forma parte del método.

 

Plan de lectura del Nuevo Testamento:

1          1ª Carta de San Juan (2 veces)

2          Evangelio de San Juan

3          Evangelio de San Marcos

4          Las pequeñas cartas de San Pablo: Galatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1ª y 2ª Tesalonicenses, 1ª y 2ª Timoteo, Tito, Filemón

5          Evangelio de San Lucas

6          Hechos de los Apóstoles

7          Carta a los Romanos

8          Evangelio de San Mateo

9          1ª y 2ª Carta a los Corintios

10       Hebreos

11       Carta de Santiago

12       1ª y 2ª Carta de San Pedro

13       2ª y 3ª Carta de San Juan

14       Carta de San Judas

15       Apocalipsis

16       1ª Carta de San Juan (3ª vez)

17       Evangelio de San Juan (2ª vez)

 

¿Por qué comenzar por la 1ª carta de San Juan?

La primera necesidad de un cristiano es tener la certeza de su salvación. Es saber que Dios le ama y le ha elegido. Gratuitamente, sin ningún merecimiento. Dios te puso en la lista de esos a los que quiere salvar. ¡Fue una elección gratuita! ¡Amorosa! ¡Sin merecimiento! Saber eso nos da la certeza de la salvación. Y todo cristiano la necesita.

De los 73 libros de la Biblia, sólo esa pequeña carta fue escrita con ese propósito: darnos la certeza de la salvación. En la conclusión de su carta, San Juan dice: “Les he escrito estas cosas, a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen la Vida eterna” (1 Jn 5, 13). Leyendo y releyendo, te vas convenciendo de esta feliz realidad: ¡Estas salvado! ¡Eres elegido!

Lecturas de los libros del Antiguo Testamento

“Que el libro de esta Ley nunca se aparte de ti: medítalo día y noche, para obrar fielmente en todo conforme a lo que está escrito en él. Así harás prosperar tus empresas y tendrás éxito” (Josué 1,8).

Una recomendación es comenzar la lectura por los tres libros sapienciales: Sabiduría, Eclesiástico y Proverbios. Son libros muy próximos al Nuevo Testamento y fuentes de ricas enseñanzas. Lee, al mismo tiempo, el libro de los Salmos. La puerta de entrada del Antiguo Testamento son los Salmos. Haz de ellos tu libro de cabecera.

En cualquier caso, lo que quiero acentuar aquí es que tienes que trabajar con los Salmos independientemente de algún orden específica. Siempre que te sientas impelido a ello, lee un Salmo. Haz tu diario sobre él, sin miedo a interrumpir el trabajo que estés haciendo en ese momento. El Salmo es como la fruta: la comemos a cualquier hora, sin importar las comidas. Y nunca hace mal. Siempre hace bien.

Aparte de ello, los libros del Antiguo Testamento deberían leerse en orden cronológico: desde los orígenes hasta la venida de Cristo.

 

Plan de lectura del Antiguo Testamento

1          Génesis                     24       Esdras

2          Éxodo                       25       Nehemías

3          Números                  26       Ageo

4          Josué                         27       Zacarías

5          Jueces                       28       Isaías (56-66)

6          1° Samuel                29       Malaquías

7          2º Samuel                30       Joel

8          1º Reyes                   31       Jonás

9          2º Reyes                   32       Rut

10       Amós                         33       Tobías

11       Oseas                        34       Judit

12       Isaías (1-39)                        35       Ester

13       Miqueas                   36       Eclesiástico

14       Nahúm                     37       Cantar de los Cantares

15       Sofonías                    38       Job

16       Habacuc                   39       Eclesiastés

17       Jeremías                   40       1º Macabeos

18       Lamentaciones        41       2º Macabeos

19       Ezequiel                   42       Baruc

20       Abdías                      43       Daniel

21       Isaías (40-55)         44       Sabiduría

22       1º Crónicas              45       Levítico

23       2º Crónicas              46       Deuteronomio

 

Artículo extraído del libro ‘A Bíblia no meu dia-a-dia‘ de monseñor Jonas Abib.

Tags:
biblia
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.