Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 20 junio |
Santa Florentina
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Se puede matar en defensa propia?

Editora Cléofas - publicado el 27/04/16

Un dilema moral especialmente para policías y miembros de los cuerpos de seguridad

Algunas personas me preguntan si matar a alguien para defenderse o para defender la vida de personas inocentes es pecado. La Iglesia dice que, no habiendo otra salida, se puede matar al agresor injusto para defender la propia vida y la de otras personas inocentes, especialmente es válido para los que trabajan en la policía.

Evidentemente que todo esfuerzo debe ser hecho en el sentido de no matar, pero si no hubiera otra salida, paciencia…

La Iglesia dice que:

“Si los medios incruentos bastan para defender las vidas humanas contra el agresor y para proteger de él el orden público y la seguridad de las personas, en tal caso la autoridad se limitará a emplear sólo esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana” (Juan Pablo II, Enc. EV, 56 (1995); CIC §2267).

El Catecismo de la Iglesia dice:

“La legítima defensa de las personas y las sociedades no es una excepción a la prohibición de la muerte del inocente que constituye el homicidio voluntario”. (§2263). “Ahora bien: del acto de la persona que se defiende a sí misma pueden seguirse dos efectos: uno, la conservación de la propia vida; y otro, la muerte del agresor… Tal acto, en lo que se refiere a la conservación de la propia vida, nada tiene de ilícito..” (Santo Tomás de Aquino,Summa theologiae, 2-2, q. 64, a. 7).

En este caso no se desea matar al agresor, sino defender la propia vida y la de inocentes. No hay intención maldosa de matar.

La Iglesia también dice que:

“El amor a sí mismo constituye un principio fundamental de la moralidad. Es, por tanto, legítimo hacer respetar el propio derecho a la vida. El que defiende su vida no es culpable de homicidio, incluso cuando se ve obligado a asestar a su agresor un golpe mortal” (§2264).

Lo que no se puede hacer es usar la violencia más de lo necesario. “Y no es necesario para la salvación que se omita este acto de protección mesurada a fin de evitar matar al otro, pues es mayor la obligación que se tiene de velar por la propia vida que por la de otro” (CIC §2264; Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 64, a. 7).

El Catecismo dice que: «La legítima defensa puede ser no solamente un derecho, sino un deber grave, para el que es responsable de la vida de otro. La defensa del bien común exige colocar al agresor en la situación de no poder causar prejuicio. Por este motivo, los que tienen autoridad legítima tienen también el derecho de rechazar, incluso con el uso de las armas, a los agresores de la sociedad civil confiada a su responsabilidad” (§2265).

Esto le deja claro a la Iglesia que los profesionales que trabajan por la seguridad de las personas deben defenderlas incluso haciendo uso de la violencia si fuera necesario para salvaguardar la vida de los inocentes.

Por lo tanto, hay que hacer de todo para no matar, incluso al agresor injusto, pero si no hubiera otra salida para defender la propia vida y la de las personas inocentes, la vida que se ha de sacrificar es la del agresor. Esto es lo que la moral católica enseña como “mal menor”. Sólo puede ser alegado cuando no se tiene otra alternativa para hacer el bien.

Tags:
agresióncatecismodefensaiglesiavida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
4
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
5
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
6
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
7
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.