Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cada vez más refugiados musulmanes se hacen cristianos en Austria

Stephen Ryan - IFRC -cc
FYR Macedonia: Gevgelija, 08 August 2015 ??A father carries his daughter to Gevgelija train station where they will register with the authorities before proceeding north towards Serbia. Like many others here, this family is from Syria. ??Hundreds of thousands of migrants have made the perilous crossing of the Mediterranean already this year, many fleeing conflict, insecurity and persecution in their home countries in the search for refuge in Europe. ??Photo: Stephen Ryan / IFRC
Comparte

"Esto podría ser mi sentencia de muerte"

Una noticia asombrosa del periódico de Reino Unido Catholic Herald:

Según el sitio web austriaco Kurier, 83 adultos fueron aprobados para su bautismo en Viena en 2016, de los cuales Friederike Dostal, de la conferencia episcopal austriaca, estima que cerca de la mitad eran musulmanes, la mayoría provenientes de Siria, Afganistán e Irán. Esta cifra aumentó desde un tercio en 2015.

La historia en Kurier nos habla de un refugiado preparándose para la conversión:

Gafas de sol oscuras cubren sus ojos, no quiere revelar su nombre, pues teme por su familia. “Puedes llamarme Christoph, es mi nombre cristiano”.

Christoph es un anciano refugiado de Afganistán que lleva viviendo en Austria desde 2012. A finales de este año, será un católico bautizado en una iglesia de Viena: “Esto podría ser mi sentencia de muerte”.

Es difícil conocer a personas como Christoph. La Iglesia católica está muy preocupada por la seguridad de los candidatos al bautismo, dadas las repetidas manifestaciones de amenazas en Austria, informa el periódico.

Muchos están inquietos por los miembros de su familia que aún permanecen en sus países de origen. Pasan casi dos meses hasta que aparece un catecúmeno dispuesto a hablar con un periodista.

Ahora Christoph está sentado en una pequeña sala de reuniones de la archidiócesis, detrás de St. Stephen. De su cuello cuelga una cruz beige enganchada a un cordón de cuero, y delante de él hay una Biblia verde.

En un inglés fluido, este afgano de pelo oscuro nos habla de su fe y de su huida hacia Austria. “Un amigo me trajo desde Pakistán con la Biblia. La leo en secreto y sólo dentro de casa. Pero la leo todos los días”.

Sobre el papel, en Afganistán hay libertad religiosa desde 2004. Pero hay informes de cristianos que han sido encarcelados, condenados o linchados. “Aquel que se convierte, es asesinado”, asevera Christoph.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.