¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Ábrete a lo nuevo

Philippe Put-CC
Comparte

A veces creo que lo sé todo de Dios...

Creo que siempre oscilo entre lo nuevo y lo de siempre. Entre la novedad y la rutina.

Tengo personas de siempre, las que me han hecho ser quien soy y siempre han estado ahí. Y tengo personas nuevas, que conozco cada día.

Tengo pensamientos de siempre que se han hecho roca con el tiempo. Y pensamientos nuevos que rompen mis esquemas.

Me gusta lo que conozco. Me emociona lo nuevo. Esa tensión me da vida. Pero me puede suceder que me asuste la novedad. ¿Tengo cabida para ideas nuevas? O puede ocurrir que me hastíe lo de siempre.

Los extremos me hacen daño. Vivir la novedad y la rutina es el camino. Mis maneras de hacer las cosas de toda la vida. Mi apertura a posibilidades nuevas. Las raíces y las alas. Son mi equipaje en la vida. Los sueños y las nostalgias. El paso nuevo, el paso de siempre.

Pienso que camino así, mirando hacia delante y recogiendo mis pasos. A veces creo que lo sé todo de Dios. Y me turbo ante lo nuevo. Me quedo rígido apegado a mis costumbres viejas. Hábitos sagrados que me encantan.

Pero no quiero renunciar al asombro ante todo lo que aún me queda por aprender. No quiero perder la posibilidad de recordar. Pero tampoco la de empezar de nuevo y ser creativo. Revivir. Cambiar. Aprender y ser fiel.

Conservar lo que merece la pena y liberarme de cosas de siempre que quizás no son tan mías y están pegadas en mi alma.

Sobre todo, le pido a Dios que me dé cada día una mirada nueva, capaz de mirar con trasparencia la vida, sin mis prejuicios y mis rencores viejos. Sin mis esquemas sobre los demás.

Así lo hizo Jesús. Me mostró una forma nueva de vivir, de amar. De mirar. Jesús cambió todo desde que acampó entre nosotros. Todo lo hizo nuevo. Jesús ha cambiado mi mirada. Veo lo que antes no veía.

Veo un amor de Dios cercano, tierno, misericordioso, que me abraza, que me espera. Dios va conmigo. Sosteniéndome.

Pienso muchas veces en que mi encuentro con Jesús tiene que renovar mi vida del todo. Mi corazón. Mi pensamiento. Mi forma de mirar. Me gustaría dejarme hacer de nuevo por Él, cada día, a cada paso.

A veces soy tan duro, tan rígido. Le pido que me ablande, me modele según Él, no según mis esquemas de siempre. ¿Cuál es el bagaje de cosas viejas y nuevas que llevo conmigo?

Hay personas que cambian todo el rato, les gusta ir probando, experimentando, saltando. Quizás les falta profundidad.

Otros al revés, son rígidos y cerrados y lo nuevo les da miedo. Lo que siempre han pensado o hecho es la norma que cuenta.

Hoy pienso en la tierra de mi corazón. Le pido a Dios que la haga de nuevo.

Tags:
alma
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.