Aleteia

Recomendaciones para desperdiciar menos comida

Comparte

Lo que desperdicia Colombia en comida podría alimentar a todo Bogotá

Por cada tres toneladas de comida disponible en Colombia, una va a la basura”, afirmó a El Colombiano Simón Gaviria, quien está a cargo del Departamento Nacional de Planeación (DNP) en Colombia.

“En Colombia se producen 28,5 millones de toneladas de alimentos, se pierde o desperdician 9,76 millones de toneladas de alimentos (el 34 % del total) destinados al consumo humano. Con esa cantidad de comida se puede alimentar a más de 8 millones de personas al año, lo que equivale a toda la población de Bogotá”, prosiguió.

Ineficiencia en la cadena de producción

Frente a las escandalosas cifras del desperdicio alimenticio, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) publicó los motivos por los cuales esos 9,76 millones de toneladas de comida terminan en la basura.

Se hace referencia a la ineficiencia en la cadena de producción ya que falta que muchos agricultores aprendan buenas prácticas que traigan beneficios en las etapas de cultivo y de cosecha, pues la pobre visión y poca preparación en enfoques de manejo preventivo de plagas, virus, bacterias y malezas no permiten el bienestar de los cultivos.

Por otro lado, las cosechas no reúnen las mínimas calidades que exige el comercio.

En las etapas de poscosecha, almacenamiento y proceso agroindustrial también se presentan muchas pérdidas por no adoptar las buenas prácticas de manufactura y sistemas de gestión de calidad e inocuidad, como el sistema de Análisis de Riesgos y Puntos de Control Críticos (HACCP, por su sigla en inglés), entre otras.

Así como también por no estudiar bien los aditivos, empaques, embalajes y materiales en contacto con alimentos.

El sistema de mercadeo también es culpable del desperdicio del 36% de los alimentos ya que se descartan con facilidad productos que tienen trazas de tierra, o deformidades.

A tomar cartas en el asunto

Gaviria Muñoz también realizó una serie de recomendaciones para que los responsables de cada una de las cinco etapas de la cadena alimenticia puedan contribuir en la reducción de comida desperdiciada.

En cuanto a la producción agropecuaria:

  • Adopción de buenas prácticas agrícolas, buenas prácticas pecuarias, buenas prácticas acuícolas, Manejo Integrado de Plagas (MIP) y Manejo Integrado de Cultivos (MIC).
  • Adopción de enfoques de manejo preventivo en sanidad agrícola y pecuaria, con el fin de disminuir la probabilidad de adquirir enfermedades y plagas.
  • Cumplimiento de normativa sanitaria aplicable al sistema de producción para garantizar la sanidad e inocuidad de la producción, reducir los porcentajes de pérdida.

En la etapa de poscocecha, almacenamiento y procesamiento industrial:

  • Adopción de buenas prácticas de manufactura y sistemas de gestión de calidad e inocuidad (E.j. Hazzard Analysis Critical Control Points (HACCP).
  • Cumplimiento de la normativa sanitaria vigente de acuerdo al tipo de producto (aditivos, empaques y materiales en contacto con alimentos, entre otros)

En el sistema de mercado:

  • Mejorar la logística de almacenamiento de alimentos, evitar el apilamiento y cualquier práctica que dañe los alimentos.
  • Distribuir los excedentes alimentarios de minoristas o fabricantes por vías alternativas (más baratas), mientras que los alimentos desperdiciados se utilizan como subproducto.
  • Hacer uso de los bancos de alimentos, cuando los alimentos estén prontos al vencimiento o ya no cumplan estándares de exhibición.
  • Impulsar la cultura de publicar datos sobre pérdidas o desperdicios de alimentos en su informe en materia de responsabilidad social empresarial.
  • Vincular a las cadenas de supermercados y distribuidores en iniciativas de sensibilización en materia de reducción del desperdicio por parte de los consumidores.

Para que los consumidores tengan en cuenta al momento previo de comprar, al hacerlas y después:

  • Planear las comidas que van a cocinar antes de comprarlas teniendo en cuenta número de personas y momento en el que se esperan consumir.

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.