Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 18 junio |
Santos Marco y Marcelino
home iconEspiritualidad
line break icon

La Eucaristía y las personas homosexuales

Alfa y Omega - publicado el 20/04/16

Heridas que sanan al tocar el Cuerpo de Cristo

«¿Van a pensar de mí que soy un puritano, un santurrón, por haber encontrado algo realmente significativo en mi vida? Que piensen lo que quieran, yo no puedo controlar eso»: así habla Dan en el video Deseo de los collados eternos (Desire of the Everlasting Hills), de la plataforma Courage, un apostolado con origen en Estados Unidos para ayudar a personas que manifiestan atracción hacia el mismo sexo (AMS). «Todos tenemos una profunda necesidad de amor y la encontramos donde podemos».

No se trata un video triunfalista de conversión al uso, sino un testimonio que permite a quien lo ve comprender las heridas que arrastran muchas personas, y comprobar cómo estas heridas sanan al contacto con el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

La historia de Paul

DeseodeloscolladoseternosPaulPaul fue modelo internacional, y vivió el estilo de vida de sexo, drogas y música disco en los años 70 en Nueva York. Llevaba una vida abiertamente gay y le gustaba practicar cruising: buscar hombres desconocidos en lugares públicos para tener sexo. Un día quiso practicarlo en Roma, donde se encontraba de viaje de negocios, y en su guía gay de Roma le recomendaban los alrededores del Coliseo para poder conocer hombres. «Llegué allí con la intención de pasar una hermosa noche en Roma y me encontré con un montón de gente –dice Paul–. De repente, delante de mí me encontré con una imagen que me cuesta describir: ahí estaba Juan Pablo II con una cruz enorme. Me había olvidado de que era Viernes Santo. Cuando vi a ese hombre llevando la cruz, desapareció mi libido y dejé de intentar hacer lo que estaba buscando. Sin embargo, horas después me puse a buscar a mi italiano perfecto para esa noche…».

Llegaron los tiempos del sida, y Paul recuerda que «el 90% de las personas con las que me relacionaba en aquellos años contrajeron sida y murieron«. Hasta que un día apareció haciendo zapping en la tele la Madre Angélica, «la monja pirata, me reí, porque tenía un parche en el ojo y la cara distorsionada por un derrame cerebral». Pero escucharla día tras día le cambió la vida, hasta que un día decidió ir a una iglesia. Y volvió otro día. Y volvió a ir. Hasta que un día decidió entrar en el confesionario: «”Padre he roto los Diez Mandamientos”, le dije al sacerdote, pero ni siquiera recordaba cuáles eran. Me sentía mal no por mi sexualidad o por mi homosexualidad, sino por la cantidad de décadas en las que había estado viviendo para mí, solo para mí, a expensas de los demás. El sacerdote no me dijo nada negativo, sino que me animó y me dijo que solo Dios pudo hacerme volver».

Hoy Paul reconoce que «toda la euforia que sentía en las fiestas en los rascacielos de Nueva York palidece ante la alegría que me da el recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Comunión«.

La historia de Rilene

DeseodeloscolladoseternosRilene«Vengo de una familia católica. Era muy religiosa de pequeña. En mi adolescencia quería ser amada por un hombre, pero con el tiempo me sentía muy frustrada. No podía entenderlo, no sabía lo que estaba mal, pero nadie me invitaba a salir. En una fiesta una chica se me acercó, y al principio la alejé. Pero al cabo de un tiempo empecé a pensar: “Quizá es esto lo que soy. Tal vez ella ve algo en mí que yo no reconozco. A lo mejor es por esto por lo que nadie me invita a salir. Quizá soy lesbiana”. Más tarde conocí a otra mujer y estuvimos juntas 25 años. Ella me deseaba, y yo necesitaba que alguien me deseara», reconoce Rilene en el video.

Un cambio de trabajo, una mala racha y una conversación con un terapeuta católico le animaron a colarse en una iglesia un domingo. Al ver a la gente ir a comulgar sintió «la urgencia de ir a recibir la Comunión», lo que fue «el deseo más fuerte que probablemente he tenido en mi vida». Y poco más tarde, 35 años después de hacerlo por última vez, se confesó.

Hoy dice que «todos tenemos una profunda necesidad de amor y la encontramos donde podemos«. Y tras volver de nuevo a la Iglesia, reconoce: «Hoy estoy a salvo, estoy en casa«.

La historia de Dan

DeseodeloscolladoseternosDanCuando era joven, para Dan la homosexualidad «era un tema intocable, era mejor ser un leproso que sentir atracción por los hombres». Pero él tenía «una gran necesidad de conectar con alguien», y debido a esta necesidad pasó «por momentos en los que morir no me parecía tan malo».

Dan recuerda: «Empecé a rezar con urgencia y sin cesar para que esas atracciones desaparecieran… pero no lo hicieron. Y pensé: “Si este es el amor de Dios por mí, yo no quiero saber nada de Él”. Elegí darle la espalda a Dios. Al cabo de un tiempo, cada vez que pasaba al lado de una iglesia le hacía una “peineta”. Dios era un mentiroso, y quería que muriera. Fui tan lejos como pude: busqué un hombre para tener relaciones con Él, y las tuve. Fue poco memorable, y después solo sentí mucha culpa y vergüenza. Yo solo quería alguien a quien llamar cuando algo iba mal. Alguien a quien cuidar y que cuidara también de mí».

Tras pasar por varias relaciones y por un camino de vuelta a la Iglesia, Dan dice: «No quiero volver atrás, pero tampoco quiero reescribir mi pasado. Hoy me maravillo de lo bueno que es Dios».


Por Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

Mira el video completo aquí

Artículo originalmente publicado por Alfa y Omega

Tags:
eucaristiahomosexualidadtestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
6
SERCE JEZUSA W AUSCHWITZ
J.P. Mauro
La celda 21 de Auschwitz todavía tiene grabado un Sagrado Corazón
7
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.