Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
home iconEspiritualidad
line break icon

¡Ha resucitado! ¡Es una niña!

Judy Landrieu Klein - publicado el 17/04/16

El difícil nacimiento de un bebé el sábado santo nos recuerda la paradoja de la Cruz

Tu muerte, Señor Jesús, es nuestra vida. Tu sepulcro matriz de radiante luz. — Himno para la noche del Sábado Santo, Vigilia de Resurrección.

Ojalá hubiera capturado aquel momento a tiempo. Para siempre. Fue como un sacramental silencioso, sagrado.

Me encontraba al lado de mi hija, Gaby, en la mañana del Sábado Santo, mientras se preparaba para dar a luz. La habitación era fresca y tenuemente iluminada, rebosante de la expectación ante una nueva vida.

Cuando cerré los ojos para rezar por un parto seguro, entre las esforzadas respiraciones aprendidas de Gaby, me adentré en el silencio sacrosanto de la habitación, la tranquila quietud de asombro y reverencia que acompaña a la espera del nacimiento de un bebé.

Sólo un sonido perforaba aquel silencio: el constante pitido del monitor registrando el pulso del bebé de forma rítmica, tut, tut, tut…

Allí con mis ojos fuertemente cerrados, escuchando atentamente los latidos del bebé, sentí el pulso de amor por el mundo del corazón de Jesús. Tut, tut, tut, sonaba el corazón del Dios-hombre.

Me detuve a pensar sobre el significado del Sábado Santo, un día de expectación, un periodo de inminente renacimiento, de espera al afloramiento completo y enérgico el amor del corazón de Dios, el mismo corazón que había sido silenciado el Viernes Santo.

Era un día apropiado para que naciera Rose Grayson.

La anunciación de Rose llegó la semana anterior a que su padre descubriera que tenía cáncer, dando comienzo a lo que sería un “Triduo” de año.

Una joven familia que, en una única y radical exhalación, descubrieron que esperaban una niña al tiempo que se enfrentaban a la realidad de la mortalidad humana, saltando del feliz entusiasmo al miedo y el dolor, recibiendo en el mismo abrazo los misterios de la vida y la muerte.

La expectación esperanzadora de un nuevo bebé se hizo manifiesta junto a la agonía de no saber el resultado de un diagnóstico de cáncer.

Acompañando a la preparación del bebé, la tarea de las pruebas, las cirugías y la espera de los resultados del cáncer. La paradoja de la cruz presente con una claridad penetrante.

Luego llegó el pronóstico final: ¡libre de cáncer! Y las noticias de los ultrasonidos: ¡una chica, la primera de cuatro hermanos!

Vi cómo la pequeña familia salía del Viernes Santo, como de entre luces sanadoras, para retomar el curso de su vida con vigor y resolución renovados. Y ahora era Sábado Santo, el día del nacimiento de Rose Grayson.

El útero no es diferente del sepulcro de Jesús, reflexionaba yo mientras esperaba a ver la diminuta cara de Rose.

En un lugar de oscuro silencio, una barrera establece un claro límite con el mundo, entonces la vida hace cumplir secretamente su voluntad hasta que la oscuridad es derrotada por un estallido de brillante luz.

El sufrimiento ofrecido y los dolores del alumbramiento se convierten en llantos de alegría: ¡Ha resucitado! ¡Es una niña!

En el recinto silencioso de una sala de parto, di gracias a Dios. La gracia ha dado paso a la resurrección. Dios nos ha dado a Rosie en gracia.

Tags:
cruzpaternidadresurrecciónsemana santatestimoniovida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.