Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 06 marzo |
Santa Rosa de Viterbo
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: Soberbia y orgullo, muros ante la misericordia

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 13/04/16

Audiencia general: “Iglesia no es una comunidad de perfectos, sino de discípulos en camino”, fariseos muy religiosos no conocen la misericordia

“Todos somos pecadores y necesitamos la misericordia de Dios (…), una vez he escuchado: no hay santo sin pasado, ni pecador sin futuro”, dijo el Papa Francisco este miércoles 13 de abril durante la audiencia general ante 30.000 fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro.

«Ser cristianos no nos hace impecables«, afirmó y exhortó a los seguidores de Jesús a no creerse mejores que los demás. La predicación se basó en la lectura evangélica:»Misericordia quiero, y no sacrificio» (Mt 9, 9.10b-13).

“La vida cristiana es, pues, una escuela de humildad que se abre a la gracia, en la que se aprende a ver a nuestros hermanos a la luz del amor y de la misericordia del Padre”, constató.

En su predicación luego de la narración evangélica de la llamada de Mateo, discípulo que fuera un publicano (un recaudador de impuestos en nombre del imperio romano), el Papa se refirió a los fariseos que no comparten la mesa con publicanos y pecadores y no conocen la misericordia de Dios.

La Iglesia no es una comunidad de perfectos

“Es suficiente responder a la invitación con el corazón humilde y sincero, la Iglesia no es una comunidad de perfectos, sino de discípulos en camino que siguen al Señor porque se reconocen pecadores y necesitados de su perdón”.

El papa Francisco habló de la vida cristiana que se abre a la gracia, algo incompresible para aquellos que se creen justos o mejores que los demás.

Soberbia y orgullo no permiten” a las personas reconocer que necesitan de la “salvación”. “Todo lo contrario –prosiguió–: impiden reconocer el rostro misericordioso de Dios y actuar con misericordia”.

“La soberbia y el orgullo son un muro que impide la relación con Dios”, insistió.

“Todavía, la misión de Jesús es esta: venir a buscar a cada uno de nosotros para sanar nuestras heridas y llamarnos a seguirlo con amor. Lo dice claramente: «no son los sanos los que necesitan del médico, sino los enfermos’. Jesús se presenta como un buen médico”, agregó.

Jesús el buen médico

El Pontífice, que en otras ocasiones ha presentado a la Iglesia como un “hospital de campaña”, así volvió a mostrar a Jesús como un “buen médico” de los enfermos del alma a través de signos “evidentes”. “Él libera del miedo, de la muerte, del demonio”.

Dejando a un lado las hojas preparadas, subrayó: “Delante de Jesús ningún pecador es excluido… ninguno”, reiteró.

El Papa habló de la esperanza en un Dios que sana todas las heridas y males. “El poder sanador de Dios no conoce enfermedades que no puedan ser curadas. Y esto nos debe dar confianza para abrir el corazón al Señor y que venga a curarnos”.

Citó a Isaías para indicar a los discípulos de Jesús que están llamados a recordar lo que los fariseos habían olvidado. “Todos están invitados al banquete de Dios”, incluso los pecadores.

Los fariseos rechazan compartir con los publicanos. “Jesús les recuerda que ellos (los pecadores) son comensales de Dios”.

Las medicinas o remedios del médico divino son: “la palabra de Dios” y la “Eucaristía”.

La Palabra

Con el primer remedio, “la palabra de Dios”, señaló que es “como un diálogo entre amigos”. Luego remarcó: “Jesús no tenía miedo de dialogar con los pecadores, los publicanos, las prostitutas. No tenía miedo. Amaba a todos”.

“La Palabra penetra en nosotros y como un bisturí obra en profundidad para liberarnos del mal que se anida en nuestra vida», dijo el Papa.

«A veces, esta Palabra es dolorosa, porque incide sobre las hipocresías, desenmascara las falsas excusas, desnuda las verdades escondidas», constató.

«Al mismo tiempo, ilumina; purifica, da fuerza, esperanza, es un reconstituyente precioso en nuestro camino de fe”, añadió.

La Eucaristía

Sucesivamente, explicó que la Eucaristía es como “un potente remedio” que “nos nutre de la vida de Jesús” de su “sangre” y de su “cuerpo”.

El Papa – cita al profeta Isaías – para recalcar la misericordia que solicita Dios. “La lealtad de un corazón que reconoce sus propios pecados, que se revisa y vuelve a ser fiel a la alianza con Dios. No sacrificios”.

Entretanto, sostuvo mirando al público presente: “sin un corazón arrepentido, toda acción religiosa es ineficaz” .

De esta manera, aplicó la enseñanza de Jesús a las relaciones humanas: “Esos fariseos eran muy religiosos en la forma, pero no estaban dispuestos a compartir la mesa con los publicanos y los pecadores […]”.

Los fariseos no creían en la medicina de la misericordia. “No reconocían la posibilidad de […] una curación y no ponían en primer lugar la misericordia; a pesar de ser fieles custodios de la ley demostraban no conocer el corazón de Dios”.

El regalo de la misericordia

Con una parábola moderna sobre la misericordia de Dios explicó: “Es como si te regalaran un paquete con un dulce regalo dentro, y tú, en cambio de ir a buscar el regalo miras sólo el papel en el cual está envuelto, solamente las apariencias, las formas…(en cambio de ver el) núcleo de la gracia que te viene donada”, dijo.

“Todos necesitamos de la misericordia de Dios”, concluyó.

Tags:
jesucristomisericordiapapa franciscopecado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
6
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
7
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.