Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 27 octubre |
San Evaristo, papa
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Sientes desánimo? Acude a Dios

Carlos Padilla Esteban - publicado el 12/04/16

Tendemos a pensar en lo que podemos o no podemos hacer, y nos olvidamos de estar con el otro

Comenta el papa Francisco: “A quienes en nuestras sociedades han perdido toda esperanza y el gusto de vivir, les digo: – Dios hace nuevas todas las cosas. Que nos ayude a reanudar con más coraje, esperanza y amor caminos de reconciliación con Dios y con los hermanos”.

El otro día leía: “El sentimiento de desesperanza que todos experimentamos nace en realidad de nuestra tendencia a introducir demasiado de nuestro yo en la escena. Al hacerlo así, es fácil que nos sintamos invadidos por sentimientos personales de impotencia o de pura incapacidad física cuando constatamos la aparente insignificancia de un solo hombre en un mundo corrompido. Tendemos a concentrarnos en nosotros, a pensar en lo que podemos o no podemos hacer, y nos olvidamos de Dios, de su voluntad y de su providencia. Dios, sin embargo, no se olvida nunca de la importancia de cada uno, de su dignidad y su valor y del papel que nos pide que desempeñemos en la obra de la providencia”[1].

Dios puede hacer nuevas todas las cosas. Y yo me olvido. Puede cambiar la oscuridad en luz y puede quitar los obstáculos que no me permiten avanzar. No puedo dejar de creer. No puedo dejar de confiar.

Tiene la vida mucho de ese estar de Jesús con sus discípulos sin decir nada. Aparentemente perdiendo el tiempo. Dejando pasar la vida sin hacer nada verdaderamente importante. Estamos tan acostumbrados a producir y aprovechar el tiempo.

Ese estar con el otro es algo que se pierde cuando sólo buscamos la productividad. Estamos con alguien para hacer algo. Vamos a un lugar para hacer algo. Y olvidamos que ese estar con el otro es algo sagrado.

Creo que nuestra vida va demasiado deprisa. Vamos de un lado a otro. Solucionando problemas. Llegando tarde a los sitios. Respondiendo a expectativas. Con prisas. Sin pausa. No nos detenemos a mirar, a descansar.

Siempre tenemos la cabeza centrada en ese móvil que nos cuenta lo que está por venir, lo que ya ha ocurrido, lo que tenemos que hacer, lo que sucede en otras partes.

Nos centramos en tantos gritos de los ausentes a los que tenemos que responder. Porque todo va muy rápido. Y siempre nos demandan en algún sitio diferente. Una llamada perdida. Un mensaje sin contestar. Una cita que se viene encima.

No alzamos la mirada para buscar a Jesús, para buscar a los hombres. No es tan sencillo estar con Jesús sin hacer nada. Estamos muy ocupados. ¡Cuánto nos cuesta parar!

Por eso nos encontramos con un mundo en el que el hombre pierde las ganas de luchar, de vivir. Pierde la esperanza.

La Pascua nos muestra a Jesús resucitado que viene a comer conmigo, a perder el tiempo a mi lado.

Jesús que se aparece en mi vida cuando menos lo espero. Viene a darme ánimos, a darle sentido a mi pesca, a mostrarme por dónde caminar y echar las redes. Viene para estar a mi lado en el dolor y la ausencia.

Cuando desconfío de la vida. Viene tantas veces y yo dudo. O no estoy presente cuando llega. O miro en otra dirección.

Una persona rezaba: Me gustaría verte siempre, pero no lo consigo. Verte en la ausencia cuando pierdo y no logro lo que sueño. Verte en la abundancia de la vida cuando todo me sonríe. Vienes sin reproches a mi vida. No me echas nada en cara. Y haces milagros conmigo. Yo no hago esfuerzos y los frutos son tuyos. A veces me empeño tanto en sacar todo adelante yo solo. Quiero confiar siempre en ti. Yo me fío. Me quiero fiar. Aunque parezca absurdoconfiar. Quiero tener fe en tus promesas. Sentarme callado junto a ti, con mis hermanos, en silencio. Sabiendo que eres Tú el que vienes a quedarte a mi lado”.

Es la confianza en ese Jesús que viene a hacer en mí todo nuevo. Él hace todas las cosas nuevas. Cambia mi forma de mirar, de hablar, de confiar, de creer.

Me cuesta pensar en ese poder imposible. ¿Cómo va a cambiar mi forma de mirar la vida? ¿Cómo va a enseñarme a amar superando todas mis barreras?

Cuando no creo en su poder cierro la puerta de entrada. No le dejo actuar. No me fío. No hago caso a sus deseos y Él no logra transformar mi corazón.

Jesús quiere que eche las redes donde Él me pide y yo no me dejo. Quiere que camine en la dirección que me señala. Yo dudo. Quiere entrar en mi barca. Quiero confiar.

[1] Walter Ciszek, Caminando por valles oscuros

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.