Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cuánto dependemos del celular?

Duncan-Hull-CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 08/04/16

Las redes sociales me han acostumbrado a una forma superficial de contar mi vida

Han inventado un teléfono para hablar sólo por teléfono. Un teléfono que no permite nada más que la posibilidad de hacer y contestar llamadas. Ni whatsapp, ni mails, ni internet. Un teléfono aparentemente inútil en los tiempos que corren, pero muy práctico en realidad.

Hay personas que pagan altas cantidades de dinero por tener un teléfono como los de antes. ¡Qué paradoja! Uno de esos teléfonos que antes costaban tan poco ahora valen mucho. ¿Qué ha cambiado?

Tal vez hemos cambiado nosotros y nos hemos dado cuenta de que hemos perdido algo importante en la vida. Hemos dejado de estar presentes donde tenemos que estar. Nos ausentamos del lugar en el que nos encontramos.

Dejamos de escuchar a las personas con las que hablamos. Dejamos de mirar al que tenemos delante. Tal vez hemos perdido el aquí y el ahora. Recuperar ese tesoro resulta caro.

Me doy cuenta de que con frecuencia no estoy con la persona con la que me toca estar. El móvil tiene la capacidad de trasladarme a otro lugar. Lejos, muy lejos.

El cuerpo está ahí, donde estoy, con las personas a las que quiero. Tal vez cenando, o simplemente esperando la cola del médico, o caminando por la calle. No importa dónde. El móvil me traslada a otra parte, a otro mundo. Estoy, pero no estoy realmente. Estoy ausente estando presente.

Tal vez por eso uno ahora está dispuesto a pagar lo que sea por volver a lo de antes. A esa libertad sin llamadas, sin mensajes. Libres de esa necesidad que nos hemos creado de estar siempre localizados, siempre disponibles, siempre conectados. Siempre respondiendo a todo lo que nos piden. Nos parece muy difícil liberarnos.

Dicen que lo que más nos cuesta hoy es superar el síndrome de abstinencia cuando tenemos que renunciar por algún motivo a estar conectados a todas las redes sociales posibles.

Conectados pero desconectados de nuestra realidad. Conectados con los que no están. Desconectados de los que sí que están.

Sería bueno que me preguntara cuánta dependencia real tengo del móvil y de internet. Nos parece imposible cambiar. Nos hemos introducido en un mundo que no conocíamos y nos hemos vuelto esclavos.

¿Es posible crecer en libertad en ese mundo desconocido? Sería bueno examinarme al final del día y preguntarme si he dependido mucho o poco de lo que me entra por la pantalla del móvil. Es una buena pregunta al final del día, al final de la semana. La independencia de esa necesidad de estar siempre ahí.

A veces pienso que si no estoy conectado es como si no existiera. Y no es verdad. Pero el mundo me hace creer que sí.

Por eso me pregunto cómo están mis relaciones, mis vínculos de verdad. Cómo está mi capacidad de amar y comunicarme en el día a día. Con aquellos con los que comparto la vida.

A veces puedo comunicar cosas, contar anécdotas, inventar cuentos. Mandar fotos, decir lo que he hecho. Pero en el fondo nunca hablo de mí, de lo que estoy viviendo. Las redes sociales me han acostumbrado a una forma superficial de contar mi vida.

Cuento lo que me ha pasado, pero no cómo lo he vivido. Cuento lo que he hecho, lo que he dicho, pero no lo que hay en lo más hondo del corazón. Tal vez ni yo mismo he pensado en ello. Vivo superficialmente mi vida pasando de una escena a otra. Sin profundidad, sin hondura.

Y tampoco me preocupo de verdad por lo que ocurre en el corazón de los que están más cerca. No me detengo a mirar a los ojos de las personas. Creo que están bien. No pregunto mucho porque tampoco busco esa intimidad.

Y me quedo a mitad de camino al encuentro del otro. En tierra de nadie. No pregunto. No cuento. No me abro. No escucho. No percibo la vida que hay en los demás. Pienso sólo en lo que a mí me ocurre. En lo que me preocupa. Me cuesta buscar en los ojos de aquellos que me aman y a los que amo la paz para seguir caminando.

Tags:
almaredes sociales
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.