Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué es tan bueno dar encargos -por edades- a los niños?

Comparte

Una de las mejores formas de educar el carácter

Los encargos por edades para responsabilizar a los niños hacen que el pequeño se sienta una parte importante de la familia.

Tener la responsabilidad de hacer algo y hacerlo bien contribuye a enseñar el sentido de la responsabilidad a los niños, ya que es una virtud que se adquiere y se aprende con la experiencia.

La vida familiar constituye la principal escuela para educar en la responsabilidad, desde los primeros años de vida, aunque es entre los 7 y los 11 años, cuando los pequeños encargos se convierten una forma estupenda de educar la responsabilidad.

Todos los niños necesitan un encargo

A todos los niños les hace falta responsabilizarse de algo en su hogar. Tener un encargo concreto a los 4 ó 5 años hace posible que, cuando nuestros hijos lleguen a esa edad más indolente de la pubertad o la adolescencia, vean como algo normal colaborar en la marcha del hogar.

El sentido de la responsabilidad infantil: “yo soy capaz”

Cuando a un niño se le encarga algo y ve que es capaz de hacerlo y contribuir al funcionamiento de su casa, se desarrolla un importante sentimiento de “competencia”; el niño experimenta la sensación de “yo soy capaz”.

Este sentimiento va a ser fundamental para el desarrollo de una buena autoestima, tan importante en el carácter de toda persona. Enseñar a los niños a ser responsables les da seguridad e incrementa su sensación de poder.

Al principio habrá que planteárselo como un juego. Poco a poco deberá ir aprendiendo a hacerlo no porque le divierte, sino también cuando no le apetezca, como un servicio a los demás.  Responsabilizarse.

Asimismo es importante que, una vez establecido el encargo, lo evaluemos periódicamente, poniendo especial atención en darle aprobación y reconocimiento cuando actúa de forma responsable. Hazle saber mediante elogios, qué cosas ha hecho bien.

Todo esto y mucho más aparece en la 11ª edición de Educar el carácter con ejemplos como estos:

Encargos por edades a los niños

1-2 años. Necesitará más ayuda, pero puede ir aprendiendo una serie de encargos fundamentalmente relacionados con el orden:

–   Tirar su pañal.
–   Echar la ropa en el cesto.
–   Poner la esponja en su sitio.
–   Colocar sus zapatos para el día siguiente.
–   Recoger los juguetes
–   Apagar la luz del cuarto
–   Sacar las galletas por las mañanas
–   Ayudar a guardar los cereales del desayuno.

3-4 años:
–   Ordenar libros por tamaños.
–   Colocar sus muñecos en la cama y estanterías.
–   Preparar su ropa para el día siguiente.
–   Poner las servilletas en la mesa.
–   Ayudar a poner la mesa.
–   Sacar la ropa de lavadora.
–   Guardar los cubiertos limpios del lavaplatos.
–   Recoger su cuarto.
–   Poner el agua del perro, u otro animal doméstico.

5-6 años:
–   Ordenar los cepillos de dientes de todos.
–   Poner los zapatos de mamá o los hermanos en el zapatero.
–   Revisar si hay papel higiénico en los baños.
–   Ayudar a tender.
–   Guardar su ropa planchada en las cajoneras.
–   Regar las plantas.
–   Ayudar a vaciar el lavaplatos.
–   Coger el teléfono.
–   Ayudar a lavar el coche.
–   Colocar los libros en su sitio una vez leídos.
–   Bañarse y vestirse sólo.

¿Quieres comprar el libro? Lo encuentras AQUI:

580
Tags:
libro
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.