¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

7 motivos para no casarse

Comparte

Si te identificas con alguno de estos puntos, por tu propio bien, aplaza los planes de unirte permanentemente con alguien

La de casarse es la mayor decisión que la mayoría de las personas toma en su vida. Por eso, es necesario tener prudencia. A continuación indicamos algunas señales de peligro: si algunas de ellas está presente en tu relación ahora, es mejor aplazar la boda hasta que la cuestión se resuelva. El matrimonio definitivamente no puede verse como un instrumento para resolver problemas.

  1. Casarse para salir de casa

Eso es intercambiar un conjunto de problemas por otro. Existen opciones menos comprometedoras para salir de un hogar problemático, como hacer un viaje largo, rentar un cuarto o ir a vivir con una amiga u amigo por un tiempo.

  1. “Nadie mejor va a aparecer”

Este tipo de pensamiento sugiere que no te ves muy bien a ti mismo, y la falta de autoestima es un ingrediente esencial para un matrimonio infeliz. Si esta es tu mayor motivación para unirte de forma permanente a alguien, que sepas que el camino te llevará a una tristeza mayor, no al alivio.

  1. Es simplemente la hora de casarse

Si no existe la persona adecuada, simplemente no existe la hora adecuada. Casarse por prisa, con cualquiera, es atropellar la propia felicidad.

  1. Ser amenazado, forzado o intimidado por el compañero para hacer cosas que tú no quieres

No te puedes resignar a ser tratado así. No es el modo normal como una pareja se relaciona. El matrimonio está basado en el respeto, no en el miedo o en la fuerza. No te dejes engañar por la promesa de tu pareja de dejarte. Si las amenazas e intimidaciones aparecen en el noviazgo, la tendencia es que empeoren tras el matrimonio.

  1. Tú o tu pareja es adicto a la alcohol o a las drogas

Ten cuidado si uno de ustedes usa drogas o alcohol para consolarse de frustraciones o no logra divertirse o relajarse sin ello. Una persona con esas adicciones no es libre. O tu relación amorosa terminará siendo con el alcohol o la droga y no contigo.

  1. Tú o tu pareja tienen serias divergencias sobre cuestiones importantes y no hablan sobre ello para no molestarse

Huir de conversaciones tensas resulta vivir en un mundo de ilusiones. En algún momento, temas controversiales aparecerán, tales como tener o no hijos, la mejor forma de administrar el dinero de la casa, la división más justa de las tareas, la educación religiosa de los niños, etc. Es necesario conversar sobre esto antes del matrimonio.

  1. El matrimonio simplemente parece ser el próximo paso

Esto sucede a veces con las parejas que ya viven juntas. Se casan no porque reflexionaron mucho sobre la idea de un compromiso permanente, sobre la constitución de una familia y sobre una elección libre de uno por el otro. Como ya comparten el mismo techo, simplemente consideran que oficializar la unión es una etapa burocrática “normal” que consideran lo siguiente. Si tú te identificas con eso, ve con calma y piensa más seriamente sobre lo que es un matrimonio, especialmente cuando llegan los hijos. ¿Estás realmente preparado, apto y dispuesto a encarar las responsabilidades?

 

Por Sempre Família

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.