Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 16 septiembre |
San Cornelio y san Cipriano
home iconCultura e Historia
line break icon

“¡Dios mío! Déjame sumergirme, de aquí a la eternidad” (Imre Kertéz)

Balazs Gardi

Jaime Septién - publicado el 02/04/16

El famoso escritor húngaro, Nobel de Literatura y sobreviviente del Holocausto, muere a los 86 años

Como otros grandes escritores húngaros del siglo XX -pienso en Sándor Márai, Peter Esterházy, Dezsó Kosztolányi o László Földényi-, el tema del totalitarismo está presente en la obra completa de Imre Kertész, fallecido este jueves 31 de marzo, a los 86 años de edad, en la ciudad que lo vio nacer: Budapest.

Para un lector asiduo de la obra de Kertész habrá siempre algún título que le conmueva hasta las entrañas (el famoso “hachazo” del que hablaba Kafka).  O varias.  Yo tengo dos.

Desde luego Sin destino, la primera de sus novelas (publicada en 1975 y que tardó 12 años en escribir), y Kaddish por el hijo no nacido (1990), que leí de un tirón, en la excelente traducción al español de Adan Kovacsics (Acantilado, 2002, justamente el año en el que le fue concedido el Premio Nobel de Literatura).

Hay un ensayo estremecedor, que no pude terminar por el horror que me produjo: Un instante de silencio en el paredón.

Kertész configuró el hecho del exterminio nazi y del régimen dictatorial comunista como una continuación de los “valores” con que educa a sus hijos la actual civilización, representado en el olor “dulzón y pegajoso” de los hornos crematorios (el niño Kértez fue deportado en 1944 –por su ascendencia judía—primero a Auschwitz y luego a Buchenwald).

Ese olor de muerte programada, de banalidad del mal que estuvo detrás de su obra.

Desde luego, Kertész no es un escritor fácil.  Como el poeta judío-rumano-francés Paul Celan -quien escribía en alemán no obstante su madre hubiese sido asesinada por los nazis-, la relación de aquel con Alemania era dual.

Mucho tiempo vivió en Berlín.  Mucho de su trabajo como traductor, en los duros años de dominación comunista de Hungría, fue con autores alemanes.

Y su sentimiento no es el odio visceral de quien sufrió los campos de exterminio.  Es la lúcida reflexión de quien no quiere desligar la barbarie nazi de la barbarie occidental en su conjunto.

El Kaddish, la oración judía de los difuntos, sirve a Kertész para hablar del hijo que se negó a tener porque haberlo concebido era “hacerle el juego” a Auschwitz.

No transmitirle a un nuevo ser esa sensación de estar vivos, sí, pero de tener la certeza de que “los alemanes pueden volver en cualquier momento.”

Y si no los alemanes, los soviéticos, los del ISIS o cualquiera otro.  “Nadie se recupera de la enfermedad que es Auschwitz.”

¿Cuál podrá ser la esencia de una obra no demasiado extensa pero brutalmente certera al señalar la herida de occidente?

El mismo Kertész respondió en alguna ocasión: “La esencia de mi obra es trasladar lo ocurrido a una dimensión espiritual”. Aún Auschwitz tiene eso, la capacidad de suscitar en el individuo una capacidad de sumergirse en la eternidad.

Así termina el Kasddish por el hijo que jamás nació y que lo hacía desearlo mientras se arrastraba por la ciudad “como una comadreja roñosa después del gran exterminio”:

«Con un último gran esfuerzo he mostrado todavía mi vida caduca y tozuda –la he mostrado para emprender luego el camino, llevando el hato de la vida en las manos levantadas, y como si fuese en las aguas negras y crecidas de un río oscuro,

sumergirme,                      

¡Dios mío!

 Déjame sumergirme

De aquí a la eternidad

Amén».

Tags:
culturaescritorliteraturamuerte

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Arthur Herlin
Una biblia hallada en un infierno
2
Claudio de Castro
La oración que rezo después de comulgar
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Este vuelo tiene algo de despedida…»
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.