Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lucía Galán (Pimpinela): “Aprendemos a perdonar cuando crecemos”

Comparte

La cantante del famoso dúo argentino destapa su alma

Lucía Galán, cantante del famoso dúo argentino Pimpinela, destapa en esta entrevista con Aleteia en Roma su alma y confiesa qué piensa del perdón, el desamor y el olvido.

Las canciones que teatraliza con su hermano han acompañado a millones de persones durante casi tres décadas.

¿Es una persona tenaz y resolutiva, como aparenta?

Soy muy positiva, muy optimista, y trabajo mucho: cuando me pongo un objetivo, cuando quiero algo, trabajo mucho para lograrlo. Cualquier aspecto: personal o profesional. Y trato de mejorarme como persona día a día.

Creo que cuando uno trabaja mucho con sus sueños o para que sus sueños se cumplan no solamente te quedas con soñar, sino que trabajas para lograrlo, eres buena persona, ayudas a quien puedes ayudar, no le das la espalda al otro, creo que hay algo arriba que mueve los hilos para que las cosas vayan andando.

Los celos y la envidia centran muchas de sus canciones. ¿De Caín y Abel a Pimpinela?

Confieso que he tenido muchas veces ganas de asesinar a mi hermano, y él a mi también, pero creo que vamos evolucionando, el mundo es una balanza permanente.

¿El mundo digitalizado le asusta?

Por un lado tanta tecnología y tantas redes sociales, y comunicación, pero el mirarse a los ojos, tomarse un café, preguntar cómo estás, mirándose a los ojos… se está perdiendo el contacto humano, estamos involucionando, depende por supuesto como cada uno tome esta tecnología.

Nada es tan catastrófico, son ciclos, son momentos, y uno siempre tiene que poner trabajo, fe, confianza, alegría y mirar para al costado, y estar muy agradecido.

¿Es más fácil cantar al desamor que al amor?

Cantar al desamor te da esa posibilidad de sacar esa parte de actriz. Yo en realidad no pensaba cantar, pensaba actuar. Estudié desde los 8 años teatro, y mi vocación iba para ese lado.

Con el estilo nuestro, de teatralizar y de canciones dialogadas es completo: no hay nada artístico frustrado en mí. El desamor ayuda mucho a las caras, a los gestos, a las actitudes… nuestros conciertos son con escenografía.

Le cantamos a la familia, cantamos a los hermanos, a los hijos… son las dos partes potentes nuestras: la actuación, lo histriónico, y la cosa familiar.

Ha podido hablar con el papa Francisco. ¿Qué le ha dicho?

Él tiene una presencia tan fuerte … que uno no puede dejar que “choquearse”. Y fue muy fuerte, las dos veces distintas en las que hemos hablado, se ha referido al Hogar de niños que tenemos en Argentina, y nos ha alentado: que siguiéramos cantándole a la familia, y que siguiéramos trabajando con la niñez, y que rezáramos mucho.

Un mensaje muy impactante.

¿Por qué sus canciones llegan tanto a personas con distintas capacidades?

Trabajamos mucho con discapacidad y nuestras canciones tienen como una frecuencia, esto nos han dicho psicoterapeutas y gente que trabaja con la música y la terapia de reacción o estímulo con niños autistas.

No sé si será por mis agudos, alguna frecuencia que les pega en algún lado, pero sí, nos han comentado este aspecto desde muchos centros de discapacitados.

¿Perdona y no olvida?

Uy el perdón… el perdón, una palabra tan corta y tan densa y compleja.

Creo que uno aprende a perdonar a medida que va creciendo: cuando uno es más joven todo parece mucho más dramático y extremo, como si las cosas no tuvieran una salida o solución. Y uno le pone una densidad que quizá no tiene.

Y cuando vas creciendo te van pasando cosas y en mi caso, como he tenido problemas de salud y he salido adelante, empiezas ya como a sacarte las capas de la cebolla: “esto es una estupidez, lo habrá hecho por algo…” y empiezas como a entender más a la otra persona y el perdón es mucho más fácil.

Cuando eres joven todo te parece una crueldad y “por qué me han hecho esto a mi”, uno está por delante y por encima de todo.

Trato de emplearlo (el perdón) muchas veces. A veces puedo y a veces no. A veces me sale naturalmente.

Yo olvido. Es más, saludo gente que digo…¿pero este no me había hecho algo o había tenido algún problema?

Trato de alivianarme, es como una carga, sacarme mochilas de encima, más allá de que yo tenga razón soy yo la que trato de acercarme y solventar las cosas. Me olvido, si perdono o no… pero sí, me olvido.

¿Cómo se imagina de mayor?

Ay gracias, ahora que soy joven (se ríe). De mayor me imagino muy cascarrabias, como en mis canciones.

Quizá escribiendo. Me veo cantando, me veo actuando.

Dios me dio un don, que es mi garganta. Y lo de cantar, lo de Pimpinela, es una excusa para todo lo que se puede hacer con este don.

¿Reza?

Me gusta mucho todo lo que es espiritual, la vida, la muerte, si existe la vida después de la muerte…y todas esas preguntas que la gente se hace y que en general en una entrevista no se tocan.

Y sí, rezo, para el día en que me vaya pueda ver de nuevo a mi papá y a mi abuela; no a todos los que se fueron (se ríe), pero a algunos sí me gustaría.

Es una mezcla de necesidad, espiritualidad, con la fe y la necesidad de creer que esto no termina acá. Esto tiene un porqué y nos encontraremos en algún lado.

Cuando tengo alguna tristeza o alguna angustia pienso en ellos. Y automáticamente me entra como una paz…

http://www.pimpinela.net/

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.