Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 enero |
Santo Tomás de Aquino
home iconActualidad
line break icon

Infierno verde: Civilización versus naturaleza

Ramón Monedero - publicado el 01/04/16

Un grupo de jóvenes cae en mitad de la selva peruana para ser retenidos por una tribu de caníbales: no apta para todos los estómagos

Hace unos meses tuve la oportunidad de hablar en estas mismas páginas de otra película de Eli Roth, Knock, Knock.

Curiosamente, aunque aquella película se produjo en 2015 su estreno en buena parte del planeta sigue siendo una incógnita. Probablemente le termine pasando lo que a Infierno verde, que tres años después de haber sido rodada ha conseguido estrenarse en España.

No en vano, vale la pena admitirlo, esta última cinta tenía más razones para encontrar determinados obstáculos a la hora de encontrar un circuito comercial. Sin ser la película más sangrienta de la historia estamos, en efecto, ante una cinta gore. Ahora bien.

Históricamente el cine gore ha fundamentado su propia existencia en el exceso. Es decir, las películas gore no tenían otro sentido que su propia sobreabundancia visceral. El cine gore existe porque es excesivo, punto.

No obstante, a veces podemos encontrarnos con películas que aunque contienen escenas de desmedida crudeza su propia razón de ser tiene algún sentido más que simplemente escandalizar.

Eli Roth, director de Cabin Fever y Hostel es un experto en esto de revolver los estómagos dejando caer ciertos discursos en segundo plano. Sus películas suelen ser tachadas de basura insufrible aun cuando muchos ni las han visto.

Sin embargo, sin dejar de admitir que Roth es un cineasta difícil y que sus películas no tienen por qué gustar a todo el mundo, yo soy de los que sostiene que bajo su pueril apariencia de director gore y excesivo se esconde un mensaje, una intención, un cineasta.

Infierno verde, que es la película que acaba de llegar a los cines españoles no es quizá el mejor ejemplo para enumerar las virtudes de Eli Roth.

Y no porque sea una película particularmente mala sino porque el contenido moral que solía acompañar a todas sus películas aquí queda un tanto desdibujado entre su mensaje ecologista.

Aun así, Roth sabe cómo incomodar al espectador –y no solo con la sangre- cuando sitúa a un grupo de jóvenes con escasas convicciones éticas o morales (se engañan y traicionan entre ellos) en el corazón mismo de la naturaleza más salvaje, tanto como cuando un león devora a una gacela.

La única esperanza de estos jóvenes acorralados por una tribu de caníbales es que lleguen las excavadoras que están talando los mismos árboles que ellos habían venido a salvar.

Al final, Infierno verde se convierte en una brutal metáfora sobre la civilización y la naturaleza en sus extremos más opuestos. La civilización que devasta bosques enteros y la naturaleza que desciende a la antropofagia.

Tanto uno como otros son monstruos, la civilización y la naturaleza, en el fondo, víctimas de su propia naturaleza.

El hombre debe de ser abiertamente inepto cuando está aniquilando su propio planeta sin descanso de modo que culparlo a él quizá no sea el camino.

Pero es que los caníbales no son lo que son porque quieran ser malos o crueles, es que como el tigre en su vejez, no conocen otra forma de subsistencia, de manera que tampoco tendría mucho sentido condenarlos a ellos.

Infierno verde no es una película fácil y desde luego es muy complicada de recomendar. Los que no puedan soportar determinados niveles de violencia que ni se acerquen a ella.

No es tan excesiva como se ha dicho por ahí pero sí que es cierto que tiene dos o tres escenas verdaderamente crueles. Aun así, como decíamos al principio, la razón de Infierno verde no reside en estas escenas.

Los momentos más salvajes sirven para encandilar a determinado tipo de público y para hacerle un guiño a un pseudoclásico del cine gore titulado Holocausto caníbal. Esta sí, sin paliativos, realmente mala.

En cualquier caso, esta historia de un grupo de ecologistas que viajan al corazón de la jungla para protestar por la tala de árboles y que de vuelta se estrellan en mitad de ninguna parte tiene más puntos de interés que escenas de sangre.

El problema es que la intensidad de la sangre es considerablemente mayor que la de sus puntos de interés.

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
2
WOMAN ANXIETY
Blake Robinson
¿Tienes ansiedad? Aquí un consejo de San Francisco de Sales para ...
3
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
4
Aleteia Team
El ejemplo de Kobe Bryant: por qué una familia santa no está hech...
5
Cerith Gardiner
Escucha a esta familia irlandesa y tendrás ganas de bailar
6
Orfa Astorga
¿Por qué y para qué transmitir la herencia en vida?
7
SPAIN
Inma Álvarez
La religión ya no significa nada para casi la mitad de los jóvene...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.