Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 21 junio |
Santa Florentina
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué este suicidio? «Señor, si tú hubieras estado ahí…»

Judy Landrieu Klein - publicado el 29/03/16

A menudo podemos sentir la ausencia de Dios, pero quizá nunca tanto como cuando lidiamos con el suicidio de un ser querido

Muchas veces he culpado al Señor de la muerte de mi hermano Scott. Señor, si hubieras estado ahí, mi hermano no habría muerto. Sabía que mi hermanito de 35 años estaba metido en serios problemas y yo ayunaba y rezaba por su liberación de la adicción, por una intervención divina, por un milagro. Y aun así la llamada se produjo.

“Judy, siento mucho tener que decírtelo”, decía entre sollozos mi hermano Kenny, “pero Scott se ha pegado un tiro y se ha suicidado”.

Antes de la llamada de teléfono, esa misma mañana, la mañana de un perfecto día de primavera fresco y radiante, había estado rezando en la última banca de la iglesia. Diecisiete palabras más tarde, el día se volvió negro.

Señor, si hubieras estado allí, me lamentaba una y otra vez. ¿Dónde estabas, Señor?, preguntaba, cegada por el dolor.

Pero otra llamada inesperada me devolvió la vista, esta vez en relación a un perfecto extraño. “Judy, por favor, ¿puedes ir a la casa de Miriam y hablar con ella?”, me pidió un amigo.

Su hermano se ha suicidado y está completamente paralizada de dolor. Pensé que si alguien podía entender por lo que está pasando, esa debías de ser tú. Aquí tienes su dirección. Te está esperando ahora”.

Me metí de inmediato en el coche, atravesé toda la ciudad hasta la casa de Miriam y toqué el timbre. Me abrió la puerta una mujer delgada, frágil, como de cuarenta años, y me acompañó al interior. Después de sentarme a su lado en el sofá, empezó a contarme su historia.

“Había pasado toda la noche con Connor y sólo me fui un minuto para traer algo de beber”, me explicó con lágrimas y con unos círculos negros bajo los ojos que delataban su tormento interior. “Cuando volví, el cerrojo de la puerta estaba echado. Y luego escuché el disparo. Escuché el disparo y todavía sigue resonando en mis oídos, dijo entre sollozos.

Había rezado tantísimo por él, quería ayudarle tanto, y aun así murió solo”. Su angustiada voz se estremecía de pena. “¿Dónde estaba Dios?”.

Incapaz de retener mis lágrimas, lloré junto a ella sin reservas. Dos desconocidas totales, Miriam y yo; dos corazones abrasados juntos por la tragedia y el dolor.

Tomé sus manos entre las mías y comencé a rezar a Dios para que la sanara y le concediera consuelo, y por la gracia de una nueva y mejor comprensión de lo que había sucedido. Y entonces recibí una visión etérea que lo cambió todo.

Vi a Nuestra Señora junto a su hermano, igual que cuando permaneció al pie de la cruz el día que asistió a la muerte de su propio hijo; igual que había permanecido al lado de mi Scott. Y Jesús estaba al otro lado del hermano roto, meciendo con ternura su alma desecha y sosteniéndola contra su propio corazón crucificado.

Así comprendí de nuevo que las oraciones que decimos por los demás nos conectan con el paraíso, que se encuentra fuera del tiempo.

Las oraciones que dijimos ayer, o las de hoy, o las que diremos mañana, pueden regresar para curarnos; pueden adelantarse para ser nuestro sostén. Las oraciones que dijimos por nuestros afligidos hermanos no fueron en vano. Fueron escuchadas.

Connor no murió solo, Miriam”, dije con una extraña seguridad. Mientras le relataba lo que acababa de ver, una nueva luz amaneció en sus ojos. “Jesús y su Madre estaban a su lado, estrechándolo junto a ellos».

«Y cada una de las oraciones que dedicaste a Connor, cada una de las lágrimas que has llorado —incluso las de ahora— es una hermosa ofrenda de gracia que le han sostenido en el momento de su muerte, justo cuando era más necesario”.

El rostro de Miriam se transformó con una paz radiante, el milagro de la misericordia disipó el hedor de la muerte.

Sonreímos y nos abrazamos y luego seguimos cada una nuestro camino, pero ambas cambiadas para siempre por el misterio de la presencia de Cristo, presente ante todos nosotros y ante todas las cosas.

Tags:
diosmuerteoracionsuicidiotestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
4
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
5
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
6
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
7
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.