Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Quieres creer en la resurrección?

© Marko Vombergar
Comparte

Jesús vivo puede darme la vida que ya no tengo, puede hacerme creer en mí mismo, en mi vida, en los hombres

En mi vida me cuesta creer tantas veces cuando no veo. Me cuesta tener esperanza en medio de la noche de un viernes santo. Atado a la cruz del momento no logro vislumbrar un poco de vida. Esa fe rompe los moldes y abre un horizonte nuevo.

Tengo sed. Una sed de infinito. Jesús también tiene sed y me grita desde la cruz. Tiene sed de mi amor, de mi vida, de mi entrega. Y a mí me cuesta creer en esa presencia sanadora de Dios en mi vida. Ese amor que me quita la sed.

Quiero creer en Jesús resucitado. Él puede sembrar luz en la noche, y dar vida a mi muerte. Él logra que mis pasos se detengan ante la tumba vacía de mi vida y crean. Estoy vacío. Dios me llena. Sólo necesito que Él corra la piedra, la losa que me cubre.

Tengo heridas de muerte. Profundas heridas que me recuerdan mi pobreza. En esas heridas puede florecer la vida esta noche santa. Parece mentira. Puede llenarse de luz mi noche sin vida. De palabras eternas mi más hondo silencio.

Jesús vivo puede darme la vida que ya no tengo. Puede hacerme creer en mí mismo, en mi vida, en los hombres. Creer en ese vacío seco que llevo en lo más hondo. Lo sé, me falta fe. No veo más allá de mi pobreza y no corro para ver un sepulcro vacío.

Hoy le pido fe a Dios. Una fe profunda que crea pese al aparente fracaso. Que abrace el cuerpo ausente de Jesús y bese sus heridas. Que no se conforme con la soledad de un sepulcro vacío. Que tenga esperanza en medio de la oscuridad. Y que sea capaz de amar hasta dar la vida.

En los próximos días Jesús se aparecerá a los suyos. Se dejará tocar. Tocará con amor. Serán días de fiesta, de resurrección, de Pascua. Días en los que el sepulcro del alma ya no estará vacío. Jesús lo llenará todo. Dará vida a todos mis rincones oscuros. Quiero creer. Quiero ser uno de esos que tanto quieren a Jesús.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.