¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ir a un centro comercial… y confesarse

Comparte

Sacar la misericordia de Dios fuera de las parroquias

Quien fuera mediador de la pretendida tregua entre las pandillas salvadoreñas, el obispo castrense de El Salvador, monseñor Fabio Colindres, ha emprendido, junto con una buena cantidad de sacerdotes (cerca de 40), una serie de jornadas de confesión masiva en centros comerciales y en sitio extramuros de las parroquias en diversas partes de la pequeña república centroamericana.

Lo hicieron ya en el Centro Comercial Galerías de la capital salvadoreña en donde, en una sola jornada –de diez a doce de la mañana– se confesaron cerca de 400 fieles que, desde luego, no tenían pensado acudir a esa superficie para recibir el sacramento de la reconciliación, sino que estaban ahí para comprar o pasear.

Respuesta al pedido del Papa

Monseñor Colindres, quien además de obispo castrense está encargado de la Parroquia de San Juan Bautista, explicó que la iniciativa surgió para atender la invitación que el Papa Francisco ha lanzado a los cristianos y que está encaminada a que la Iglesia católica sea una Iglesia de salida, que no esté encerrada, sino que sea capaz de tener un acercamiento con la gente.

“(Estamos) dando respuesta a la invitación del Papa de ir a las periferias, sobre todo en el Año Extraordinario de la Misericordia, que es el que estamos viviendo. Hemos querido dar respuesta también a las necesidades del mundo actual, de muchísima gente que no está llegando a nuestras iglesias y que definitivamente hay que salir al encuentro de ellas”, dijo monseñor Colindres en una nota difundida por el periódico digital católico Laus Deo.

El obispo castrense dijo que es la primera vez que se tiene la iniciativa de salir al encuentro de la gente más necesitada y aclaró que se hizo en el Centro comercial Galerías “porque fue el primero que abrió las puertas para ello.” Así está a la espera que otras superficies comerciales y de servicios en el país dejen a los sacerdotes confesar a quien así lo pida.

Mostrar el rostro de la Misericordia

Según detalló el obispo Colindres, “el objetivo fundamental de salir en busca de las personas es que la gente comprenda que Dios es un padre bueno y misericordioso, que está preocupado de sus problemas, de sus necesidades, de sus angustias, de sus temores y que no necesita ir a buscar a Dios porque es tan bueno y misericordioso que Él sale al encuentro de los que más lo necesitan”.

Más adelante, tras la primera jornada de confesiones masivas, el prelado salvadoreño mostró su optimismo por la respuesta recibida por parte de la población , dejando en claro que “la necesidad que tiene el pueblo de confesarse es honda, sobre todo cuando un país vive golpeado por la pobreza, por la violencia, por la miseria y por la desintegración familiar.”

“El sacramento de la confesión resulta una verdadera medicina para los que no sólo han pecado, sino para los que se sienten más solos, más tristes, más pobres y agobiados por todo tipo de dificultades”, expuso, tras comentar que se hizo antes de Semana Santa para dar oportunidad a que mucha gente se prepare para vivir dignamente la Semana Mayor de la cristiandad.

Seguir con otros espacios

Según ha comentado monseñor Colindres, un comité de la Iglesia salvadoreña realiza gestiones con los responsables de otros centros comerciales para continuar con las confesiones, pero también tienen la intención de ir a plazas, parques, colonias pobres o comunidades humildes.

El padre Fernando Orellana, quien participó en esta primera jornada, calificó la experiencia como “maravillosa” e insistió en que es un esfuerzo para llevar la iglesia a la periferia, “es decir hasta las personas que por distintas razones se han mantenido alejadas de ella.”

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.