Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 15 junio |
Santa María Micaela
home iconActualidad
line break icon

Primavera en Normandía. El hombre que le contaba historias a su perro

Ramón Monedero - publicado el 21/03/16

Un folletín de pasiones prohibidas, engaños y traiciones lejanamente inspirado en la novela de Gustave Flaubert, Madame Bovary

Crear lazos entre el cine y la literatura siempre ha sido una empresa complicada tanto cuando se intenta de forma directa, como cuando se hace de forma indirecta. Llevar una novela al cine es por definición una propuesta llena de riesgos, por esto cada vez con más frecuencia se están popularizando la cintas “inspiradas en” o incluso aquellos títulos que toman prestado el espíritu del original literario sin la necesidad de mencionarlo en sus créditos.

Esto simplifica las cosas porque cuando se adapta una novela al cine uno puede ser fiel a la letra o fiel al espíritu, de la combinación de ambas pueden surgir muy diferentes películas partiendo de la misma materia prima. Sin embargo, trasladando únicamente el espíritu uno se puede olvidar por completo de la letra y “sólo” debe preocuparse por sugerir un sentimiento o una sensación remotamente parecida o que por lo menos recuerde a la obra original.

Algo así es lo que intenta Gemma Bovary (en España Primavera en Normandía), en obvia referencia a la inmortal obra de Gustave Flaubert, Madame Bovary aunque eso sí, poniendo en medio una novela gráfica que ejerce de nexo entre lo primero (la novela) y lo último, (la película). Antes que una película, Gemma Bovary fue una tira de comics obra de Posy Simmonds que se publicó regularmente en el diario The Guardian y que terminó convirtiéndose en un libro en 1999, que es de donde el film de Anne Fontaine parte realmente.

De este modo y para no caer en malentendidos ante semejante escala de filtros, Fontaine ha decidido quedarse con dos o tres ideas generales sobre las que organizar su película para no perderse en la inmensidad que ofrece el texto de Flaubert. La primera ha sido el aire naturalista/realista que desprende la cinta, la segunda, la atmósfera folletinesca de romances prohibidos y trágico desenlace y en tercer lugar, la evidente tendencia feminista de la película poniendo en el centro de la trama a una joven dueña de sus actos y muy poco preocupada por las convicciones sociales o morales.

Como testigo de este laberinto de pasiones y traiciones está Martin Joubert (Fabrice Luchini) un profesor universitario que decide abandonar el estrés de la gran ciudad para hacerse cargo de la panadería de su padre en una pequeña localidad de Normandía. Joubert tiene una vida más o menos aburrida hasta que un día llegan a la casa de al lado una joven pareja británica, ella se apellida como el personaje principal de su más apreciada obra, Madame Bovary.

Joubert, como afirma él mismo, “tras diez años de absoluta tranquilidad sexual”, siente despertar en su interior una terrible atracción por Gemma Bovary. Sin embargo esta atracción no pasará de idílica. Joubert la desea con su mirada, imagina lo que pasa por su cabeza y casi la espía en sus fugaces encuentros con su amante, pero nada más pasa de allí. Joubert, en general, no será más que un mero testigo de los acontecimientos encargado de unir puentes entre lo que sucede a su alrededor y la obra de Flaubert.

Al final, la película de Fontaine se queda en una digestiva travesura de moral distraída y de un tragicómico sentido del humor no exento de cierto patetismo. En Gemma Bovary un laberinto de pasiones activó la imaginación de un viejo profesor universitario que había decidido buscar un lugar en el que tener la oportunidad de engordar. En realidad, la película de Fontaine no va tanto de Gemma Bovary sino de Martin Joubert, un hombre empeñado en aburrirse hasta tal punto que en vez contarle la más singular historia de aquella primavera en Normandia a su mujer, prefiere contársela a su perro Gus.

Tags:
cinecon criterio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.